Cuando García Lorca visitaba a Chavela

Hace un año, la huesuda se llevó a Chavela Vargas, cosa muy injusta: a gente así no debía tocarla (aquí lo escribí entonces: http://wp.me/p1POGd-hV). Lo cierto es que cuando visitó Madrid en 1993, Chavela se hospedó en la Residencia de Estudiantes, mismo lugar donde vivió Federico García Lorca (otro que no debía haber muerto y menos de la forma que lo hizo). Ella contó que el poeta la visitaba, convertido en un pájaro amarillo: así trabaron amistad. Cómo no iban a ser afines, ambos sensibles y desgarrados, ambos homosexuales, ambos hermosos.

Entonces nació la idea de hacer un homenaje al granadino, proyecto que se concretó en 2012, poco antes de la muerte de la cantante: es un disco llamado La luna grande, contiene versos y fragmentos de obras de teatro. Vaya como homenaje conjunto esta grabación de Chavela leyendo unas líneas de Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín, de Lorca (da click en el enlace superior para oírla).

PD Moriría por saber qué se decían cuando se encontraban…

Amor, amor,/
que estoy herido,/
herido,/
de amor huido./
Herido,/
muerto de amor./
Decid a todos que ha sido/
el ruiseñor./
Bisturí de cuatro filos,/
garganta rota,/
y olvido./
Cógeme la mano, amor,/
que vengo muy malherido,/
herido,/
de amor huido./
Herido,/
muerto de amor.//

8 comentarios en “Cuando García Lorca visitaba a Chavela”

  1. Gracias Danioska por esta entrada. Hace un año perdimos a la Chavela, que aun cuando no haya sido tratada tan bien en nuestro país, donde ambas nacimos (un 17 de abril de años distantes), en lo personal siento una gran admiración por ella. Su voz desgarrada que más que un canto es un lamento, una manifestación de la vida, de esos sentimientos que no nacen en el pecho sino en las vísceras…, su frente alta y su orgullo de ser quien era, de hacer lo que se le antojaba en el momento en que se le antojaba (por eso se fue de visita a España a pesar de su enfermedad).
    Lamento mucho no haber ido a verla presentarse en un auditorio de la universidad a la que recién había ingresado, en ese momento yo era muy joven y muy ignorante, así que me perdí de muchas cosas. Pero lo bueno es que gente como ella se queda con nosotros, cada vez que escuchamos sus grabaciones o cada vez que surge su recuerdo en nuestro día a día. Y se vuelve más agradable esa visita a su recuerdo, cuando la compartimos con alguien afín 😀

    Me gusta

    1. Recuerdo la primera vez que oí a Chavela, casi de pasada: no me gustó nada, me pareció muy fea su voz, no entendí porqué era famosa. Después la escuché con calma, a solas, y entonces su voz me llegó muy hondo, me ganó por completo. Como dices, ese lamento que nace de las entrañas me pareció hermoso, sentido, auténtico. Desde entonces me fascina, la disfruto mucho.
      Un abrazo de pura vida!

      Me gusta

  2. Siempre hubo un vinilo doble de Chavela, bastante joven, en casa de mis padres y aunque siempre tuve familiaridad con su voz y con su música recuerdo que fue en una heladísima noche en Glasgow, cuando mi amigo Richard hizo sonar la voz de la Vargas desde su hi-fi. M’u fuerte fue aquello. El grupo de personas (y nadie salvo Richard, servidor y mi pareja hablábamos español) nos quedamos electrizados, sacudidos por la misma corriente. Nadie abrió la boca hasta que terminó el primer lado del vinilo. Esa noche nació un grupo de acólitos de Chavela en Escocia que llegó a viajar a Madrid para verla en concierto. Tuve el privilegio, más de dos veces. No es casual que, fuera de retóricas, dos grandes de la escena española como Martirio y Miguel Poveda le hayan rendido sendos homenajes siempre que tuvieron ocasión, cuando aún estaba en vida. ¡Viva Chavela, chinga’os!
    PS De Lorca no hablo “porque no me cabe en el cuerpo”.

    Me gusta

    1. Puedo imaginar perfectamente la escena, con ese frío infernal en Glasgow (¿quién dice que en el infierno sólo hace calor?), la voz hirviente de Chavela debió quemarles los huesos. Qué maravilla que la viste en vivo, yo (hélas!) nunca, error imperdonable. Sí, viva Chavela, chingao!

      Me gusta

  3. Por alguna razón que desconozco, querida Danioska, por mucho que te siga, no me salen tus entradas en el Reader y me pierdo la mitad. No es justo.

    Además de eso, te diré que ya he hecho que tres personas lean “Las violetas son flores de deseo” de Clavel. ¡Estás creando un imperio! 😀

    Y sí, yo también moriría por saber qué versos le susurraba García Lorca a Vargas…

    Besos.

    Me gusta

    1. Me pasa igual con algunos blogs, por ejemplo, el de Triste Sina: simplemente no me aparece en el Reader. Ya ves, caprichos de wordpress, pero te agradezco mucho la tenacidad.
      Qué bien lo de Clavel, ojalá disfruten la novela. A mí me gustó mucho.
      PD Si un día un pajarito amarillo te cuenta qué le contaba a Chavela, por favor no olvides platicármelo. Prometo hacer lo propio.
      Abrazo

      Me gusta

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s