Jugar con los minutos

Foto: http://manologo.wordpress.com
Foto: http://manologo.wordpress.com

Qué travesura más antojable: subirme al auto del tiempo, avanzar a voluntad, planear escalas en el camino o detenerme al primer impulso, volver los minutos o los años. En El Viajero del Tiempo (Hormiga Iracunda), el escritor mexicano Alberto Chimal cumple la fantasía y juega con los planos en microficciones ingeniosas, como ésta que da tono al sábado.

“El Viajero del Tiempo sirve el café, retrocede a toda velocidad y pone la taza a tiempo para recibir el líquido.

—¡Ocioso! —lo regaña su mamá”.

Qué cuentito más fecundo, me recuerda aquel juego de mi infancia en el que corría y llegaba apenas a tiempo para encontrar mi imagen en el espejo.

 

15 comentarios en “Jugar con los minutos”

  1. si bien el cuento de Chimal es fecundo, el tuyo querida lo supera tanto que ya quiero saber todos los mecanismos que te llevaban a encontrar tu imagen en el espejo y créeme que me he metido en una historia interminable

    abrazos y besos querida

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias, querido amigo, por la flor inmerecida, pero la acepto porque es un recuerdo de infancia que atesoro con cariño. A decir verdad no me acuerdo de cómo empezó el asunto, sólo que quizá tenía unos seis o siete años y por tardes enteras corría al espejo de mi cuarto tratando de no encontrar mi reflejo, pero siempre llegaba a tiempo. Viéndolo ahora es un tema más bien metafísico… como suelen ser los niños.
      Abrazo, amigo

      Me gusta

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s