Mi corazón, ese niño goloso

Captura de pantalla 2016-04-16 a las 10.30.19

No soy mesurada en el amor. No sé cómo se hace. Me da envidia la gente madura que decide no enamorarse y lo logra cómodamente. Yo hace un año decidí lo mismo y soy un sonoro fracaso, perdida en amores como si nunca antes.

Se supone que a esta edad yo debería haber aprendido pero mi corazón, niño goloso, regresa al bote de caramelos cuando nadie lo ve, se llena la boca y se va sonriendo la travesura. No obedece obligación ni busca retar a nadie. Es de puro irresponsable que sigue al instinto, porque esa alegría le compensa todas las penas. Porque sin esa adrenalina para qué lo demás.

 

16 pensamientos en “Mi corazón, ese niño goloso”

  1. Y cómo no caer? Sólo si cerramos los ojos, porque siempre habrá la posibilidad de que llegue por ahí. Negarle al olfato esos aromas que nos provocan. Y así, ir cerrando los sentidos. Pero cuidado, habrá que cancelar el tuit también porque por ahí, hay una hermosa golosa que arrebata suspiros con su palabra y su sonrisa luminosa.

    Le gusta a 1 persona

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s