Gosto/gostoso

Esta es una palabra que, como diría el genial Alex Grijelmo, pertenece a la “familia” de las voces que los hispanohablantes podemos entender, aunque en estricto sentido no esté en español, sino en portugués. Y aunque me encanta su sonido, me gusta aún más el adjetivo que deriva de ella: “gostoso/a”.  Así, “um garoto gostoso” es un hombre que se antoja suculento, delicioso. Quizá la palabreja me fascine porque más de una vez he formulado ese tipo de juegos lingüísticos, que dan a una persona atributos similares a los de un platillo apetecible…

Entre mis palabras favoritas

Hace un tiempo me dio por pensar cuáles son mis palabras favoritas. Todavía no termino la lista pero ahí van algunas, con todo y las razones que las acompañan:

borborigmo: ruido de las tripas cuando hacen digestión. Me gusta que es casi una onomatopeya, la palabra misma es como lo que describe y al pronunciarla siento que algo en mi vientre se acomoda.

lavabo: su etimología es fascinante. Nace en la Edad Media: resulta que durante la misa, que se decía en latín, mientras el sacerdote se lavaba las manos recitaba un fragmento del Salmo 26 que empezaba justo diciendo: “Lavabo inter innocentes manus meas” (“Lavaré en inocencia mis manos”). La gente empezó a identificar la palangana donde el cura se lavaba las manos con la palabra y así dio en llamarle “lavabo”.

burbuja: me encanta porque es ligerita, sin ropas, sale volando.

peliagudo: según la Real Academia (DRAE) se dice del animal de pelo largo y delgado; coloquialmente se refiere a algo difícil. ¿Cuál es la relación entre el significado literal y el coloquial? No sé pero siempre he dado en pensar que cuando algo es particularmente complicado pone “los pelos de punta”, es decir, los pone puntiagudos, afilados.

Dania: anagrama de Diana, diosa romana de la cacería, y palabra que con sus vocales abiertas y su magia nombra al ser más luminoso que conozco.

Texturas, ideas, olores

Como un cuaderno de notas tomadas al vuelo, este blog es depositario de textos casi siempre relativos a las inquietudes, las texturas, los calores y los colores que me sugieren las palabras, así como entradas sin pretensión, de la más diversa índole, sobre mis intereses: libros, poesía, erotismo, fotografía, yoga, historias, arte. Algunas serán lúdicas, otras curiosas, algunas más guardarán olor a mañana de lluvia. Todas buscarán generar ecos en quien tropiece con ellas.

Y un poquito más adentro

A %d blogueros les gusta esto: