El amor, esa pelea de box

Las relaciones de pareja y el ring tienen muchos puntos en común. Como boxeadores expertos, con frecuencia nos construimos un rival a modo, para darle sentido a nuestras manos. Somos el mejor publirrelacionista del adversario: le ponemos más virtudes de las que tiene, decimos que sus puños son de hierro, que es invencible en el ring. Así, incitamos el morbo.

Luego, ya en la pelea, si dejamos al oponente sobre la lona lo celebramos con rabia, nos coronamos de gloria. Si nos vence, recordamos la aplanadora de su técnica. Pero muchas veces somos apenas los oponentes fatigados que se abrazan y se recargan uno en el otro. Que aunque quieren dar un buen golpe, no tienen fuerza. Que si no tuvieran ese otro cuerpo se desmoronarían.

2 pensamientos en “El amor, esa pelea de box”

  1. Me has hecho recordar con tu entrada aquel poema de Cristina Peri Rossi, que me permito compartir:
    Distancia Justa
    “En el amor y en el boxeo,
    todo es cuestión de distancia.
    Si te acercas demasiado me excito
    me asusto
    me obnubilo, digo tonterías
    me echo a temblar.

    Pero si estás lejos
    sufro entristezco
    me desvelo
    y escribo poemas.”

    Muy buen fin de semana 🙂

    Le gusta a 1 persona

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s