Archivo de la categoría: Storytelling

Ya casi aquí, los supermercados inteligentes

Hoy comparto aquí mi columna semanal en la revista Neurona Magazine, propiedad de Neurona Digital, en la que abordo temas de mercadotecnia digital, Storytelling y novedades tecnológicas, que me interesan particularmente.

Si te apetece pasar a leer, adelante. Si no, por favor brinca a alguna otra entrada del blog, pero no te vayas sin leer algo que te deje el alma un poco más curiosa  o contenta.

**

¿Has pensado cómo vas a estar comprando café, leche y verduras de aquí a unos años? Una de las posibilidades es que tu propia alacena mande cada semana a tu supermercado de confianza la lista de lo que hace falta. Así lo propone WePlenish, un sistema de supervisión automatizada de inventarios propuesta por Amazon. Otra opción es que si estás cocinando y te das cuenta de que te hizo falta comprar un ingrediente o si te entró la urgencia de comerte un litro de helado de chocolate, lo pidas a Prime Air de Amazon y un dron te lo entregue en tu casa en 30 minutos máximo.

Existe una tercera alternativa, también de Amazon: entras a un supermercado, tomas el producto que quieres y te vas. No hay filas ni cajas ni tiempo de espera. Es lo que plantea Amazon Go, una idea offline de la empresa de Jeff Bezos, que no deja de expandirse y apostar por el futuro.

Para comprar con este sistema sólo necesitas tener una cuenta en Amazon, un teléfono inteligente y descargar la App Amazon Go. Funciona así: para entrar al supermercado pasas la App por el escáner, de modo que te identifique como comprador. Ya dentro, pones en tu bolsa lo que quieras llevar. Los escáners de los anaqueles registran automáticamente cuando un producto es tomado del anaquel, de modo que llevan registro de tus compras en un carrito virtual. Cuando terminas puedes irte y, unos minutos después, Amazon hace el cargo a tu cuenta.

Es algo así como un sistema invisible de pago, que emplea una tecnología similar a la de los autos automáticos: combina visión computarizada, sensores e inteligencia artificial. En la primera Amazon Go Store, ubicada en Seattle, Washington y que está en etapa de prueba desde diciembre de 2016, puedes comprar desayunos, comidas y cenas frescas, preparadas por chefs locales. También ofrece los comestibles usuales en un súper, como leche, queso artesanal y chocolates. Un plus: los paquetes Amazon Meal Kits contienen los ingredientes y la receta para que puedas preparar una comida para dos en un tiempo estimado de 30 minutos.

Esta idea del supermercado inteligente es una respuesta frontal al e-commerce y un movimiento en contrasentido de la tendencia online a nivel global. Aquí se trata de comercio offline, físico. Aunque ha enfrentado algunos problemas operativos, varias pistas hacen pensar que Amazon Go resultará un éxito: ya cadenas de supermercados de Reino Unido han mostrado interés en el concepto.

Da click aquí para seguir leyendo el texto en Neurona Magazine.

El fraude Eduardo Martins y las claves infalibles del Storytelling

Dos de las supuestas fotos de Martins.

 

Se presentaba como fotógrafo enviado por la ONU a campos de refugiados y engañó a muchos. Llegó a tener 125 mil seguidores en Instagram. Medios como The Wall Street Journal, Vice y la BBC Brasil publicaron sus imágenes. Getty Images le compró fotos. Sin embargo, no es fotógrafo. No ha estado en Gaza, en Irak ni en Siria. Es más, ni siquiera tiene esa cara: se los tomó “prestados” al surfista británico Max Hepworth-Povey. Eduardo Martins es una identidad completamente falsa.

La historia se sostuvo por varios años, pero comenzó a hacer agua a mediados de este 2017, cuando Martins ofreció sus fotos a la BBC Brasil, mientras dijo encontrarse en Mosul, Irak. El sitio publicó las fotos, pero Natasha Ribeiro, quien colabora con la BBC Brasil y vive en Medio Oriente, preguntó por Martins a sus amigos en Irak. Nadie sabía de él. Los colegas en zonas de guerra son pocos, así que todos se conocen. Ribeiro se puso a investigar y encontró que Martins no había estado en los lugares donde decía haber tomado fotos y nadie lo había visto nunca.

Otros dos plagios.

En agosto, la BBC Brasil le preguntó a Martins por su cargo y éste respondió vía WhatsApp: “Soy voluntario de la ONU y trabajo en la organización de los campos de refugiados”. El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados no tiene ningún registro de su nombre. Al seguir el hilo del asunto, la BBC Brasil encontró que varias fotos vendidas por Martins como suyas a Getty Images y Zuma Press eran imágenes editadas de otros fotógrafos. Cuando se hizo pública la falsificación, los bancos de fotos eliminaron las imágenes y la BBC Brasil hizo lo propio, además de ofrecer disculpas a los lectores.

Cuando un fotógrafo brasileño, amigo suyo a través de las redes, le dijo a Martins que pesaba sobre su trabajo la sospecha de fraude, este contestó que se iría un año a pasear por el mundo. Borró la cuenta de Instagram y canceló el número de WhatsApp, de modo que la identidad del suplantador sigue sin conocerse.

Más allá del escándalo, quien haya creado el perfil fraudulento conoce bien estas cuatro claves del Storytelling y las usó con pericia:

  1. Crea un personaje cercano y querible. La cuenta de Instagram de Martins combinaba la adrenalina de fotos en zonas de guerra, con imágenes de él practicando surfing en Australia. Es decir, manejaba bien el ritmo y los acentos: ni siempre un mundo idílico, ni todo el tiempo inmerso en la tragedia.

Da click aquí para seguir leyendo mi columna en Neurona Digital.

Los tres principios de Storytelling que enseña el fenómeno Bartual

“Yo me dedico a contar historias”, dice el dibujante y cineasta español que hace un par de semanas creó en Twitter un thriller por entregas exitosísimo, de los más sonados en la historia de esa red social.

Manuel Bartual, de 38 años, estaba de vacaciones y concibió una micronovela de suspenso que contaría en Twitter, ilustrándola con fotos y videos del celular. La pensó, hizo una escaleta y luego la ejecutó con pocas variantes sobre su idea inicial: las novedades vinieron de atender algunos de los miles de comentarios que generó el hilo narrativo, que se convirtió en Trending Topic (algunos tuits recibieron más de 40 mil likes). Nunca se imaginó que tanta gente se interesaría por el tema, de tintes paranormales: en unos días Bartual pasó de 16 mil seguidores a alrededor de 400 mil, entre los cuales estuvieron Gerard Piqué e Iker Casillas y hasta la policía de su país. Algunos que siguieron al escritor le dieron unfollow cuando descubrieron que se trataba de un “engaño”, así que hoy tiene 370 mil.  

Muchos se mostraron incrédulos de que la ficción lograra atrapar a tantos, haciéndolos creer que se trataba de algo que sucedía en la realidad. Otros, por el contrario, encontraron lógico que una historia sólidamente contada, en tiempo real y con recursos narrativos eficaces, se convirtiera en tal suceso. Algunos la compararon con el radiodrama La guerra de los mundos, de Orson Welles (1938) y con el falso documental El proyecto de la bruja de Blair (1999). Los tres abordaron en su momento supuestos casos verídicos narrados en primera persona, que involucraban hechos sobrenaturales, de tal forma que miles creyeron en la veracidad de lo contado.

Si se estudia el caso Bartual desde la óptica del Storytelling se ve que revela varios principios de cómo lograr que una historia convenza y se vuelva viral. Aquí van los tres principales:

  1. Entender que se tiene dinamita entre las manos=valorar la fuerza de una narrativa limpia. Las herramientas que empleó el dibujante son un narrador creíble, que emplea lenguaje cotidiano e ilustra lo que le pasa con fotos y videos amateur, además de una historia bien pulida desde el principio, con los puntos álgidos trazados y el final, ya resuelto. La viralización que Bartual logró no fue producto de una chiripa, sino de un dominio de los recursos que convierten una anécdota cualquiera en una historia plena.

Da click aquí para seguir leyendo mi columna semanal sobre Storytelling en Neurona Digital.

 

 

El humor negro sí funciona en Storytelling (a veces)

 

“El principio del humor es poner una cosa donde no va”. Lo dijo el filósofo polaco Arthur Schopenhauer, pero podría haberlo dicho Woody Allen. O los creadores de la Carabina de Ambrosio. O el monero chileno Alberto Montt. O el mexicano Jabaz, del periódico Milenio. O Lenny Bruce, el comediante neoyorkino que se adelantó al stand-up. Todos ellos han sabido descolocar personajes y situaciones, poniéndolos donde no corresponden. Es decir, haciendo que los miremos de forma extrañada.

Lo predecible no es interesante. En cambio, lo inesperado capta nuestra atención y explota la hilaridad, incluso más si es políticamente incorrecto. Esa es la base del humor negro: hacernos echar risas a costa de lo que no es “normal”, de lo que “sabemos” que no está “bien” celebrar. Un standopero lo practica de cotidiano: se burla de los golpes que le propinaba su abuela o de la vez que su hermano casi le prende fuego.

El judío Dóvaleh, protagonista de la novela Gran Cabaret del escritor israelí David Grossman, está dando una función de cabaret en Israel. Cuenta que varios familiares suyos pasaron por el consultorio de Josef Mengele, el médico nazi que hizo experimentos crudelísimos con los reos del campo de concentración de Auschwitz.

Despertamos la curiosidad de ese hombre tan sensible e introvertido. Por lo menos veinte miembros de la familia de mi padre pasaron por la rampa de Mengele, hermanos, primos, y todos ellos, sin excepción, descubrieron que el cielo era su destino. Fue el médico de cabecera de todos ellos”. Claro, el público que lo escucha se revuelve incómodo en las butacas. Y Dóvaleh sigue adelante: “A pesar de lo ocupadísimo que estaba el hombre, acudían a él desde toda Europa, se abrían paso a codazos en los vagones de los trenes para llegar hasta él, y a pesar de tener tantísimo trabajo tuvo tiempo de darnos un trato personalizado”.

Gran Cabaret es una novela escrita por un reconocido autor judío sobre un comediante judío, que hace un espectáculo de comedia para judíos. Y el tema es el Holocausto, no desde la seriedad que demandaría, sino desde el humor más negro. El asunto es que conforme Dóvaleh avanza en la historia sobre su familia y sobre sí mismo, algunos comienzan a reírse y otros se van del bar, furiosos, pero el tema no deja a nadie indiferente.

De manera similar, a veces el Storytelling acude al humor negro para captar la atención de la audiencia. Claro, es cuestión de arriesgarse, de saber qué tanto es tantito, pero si se logra atinar el punto exacto el resultado puede ser notable. Un caso es el de la exitosa compañía texana Despair Inc. (se puede traducir como “desesperanza”). Fundada en 1988, vende libros, pósters y calendarios de desmotivación, un remedo de los insulsos productos motivacionales de felicidad-y-éxito-en-cinco-minutos. Se trata de carteles con fotos lindas y limpias, acompañadas de frases del tipo “Juntas: Ninguno de nosotros es tan idiota como la suma de todos nosotros” o “No te des por vencido, sigue tratando de superar tus límites. Necesitamos que nos entretengas”.

Da click aquí para seguir leyendo mi columna semanal sobre Storytelling en Neurona Digital.

El Frente Nacional por la Familia se tropieza con un diccionario

Hace unos días, la asociación conservadora mexicana Frente Nacional por la Familia tuvo ¿a bien? intervenir un anuncio de la campaña #NoEsLoMismo, lanzada recientemente por Larousse Latinoamérica, empresa de larga historia en México dedicada a la elaboración de diccionarios de lengua.

El anuncio original de Larousse va dirigido contra el acoso sexual en el transporte público. Tiene el tino de no caer en los sermones y la estrategia es simple, pero no fácil: detrás está el trabajo de un equipo creativo inteligente. #NoEsLoMismo establece, por ejemplo, No es no, es decir que si una mujer rechaza establecer algún tipo de contacto con un hombre éste debe entenderlo como tal, no como una negativa juguetona, que en realidad quiere decir sí.

Hasta ese punto, la campaña ya había llamado la atención a partir de dos principios fundamentales del Storytelling:

  1. Cada anuncio cuenta una historia, con antecedente implícito, conflicto y propuesta de solución. Por ejemplo, en el copy “Bombón es un dulce esponjado de azúcar. No una mujer”, el antecedente es el uso extendido de palabras y frases que cosifican a la mujer, equiparándola con un dulce que puede comerse a voluntad. El nudo es el acoso que implica supuestamente halagar a una mujer en el transporte público llamándola bombón, con una cierta carga de poder masculino sobre ella. La solución es tomar conciencia del hecho de que el hombre no es dueño de la mujer, como podría serlo de una cosa.
  2. La propia historia exhibe por sí misma los valores la sustenta. En otras palabras, no incluye moraleja ni explicación. Deja que el público saque sus conclusiones.

Da click aquí para seguir leyendo mi columna, originalmente publicada en Neurona Magazine, de Neurona Digital

Sí, se puede dar glamour a un producto que no lo tiene

Concebir y ejecutar una campaña para posicionar una marca que vende huevos no es precisamente fácil. Y si se añade el elemento de también incluir gallos, gallinas y pollos, la cosa se pone de veras complicada. “¿Es posible?”, es la primera pregunta que surge.

Cuando en 1984 los directivos de Bachoco se lo plantearon a la agencia TERÁN TBWA, los creativos empezaron a trabajar. Al final fueron capaces de estructurar un concepto que sigue vigente, 33 años después. Es un buen ejemplo de cómo darle la vuelta a las cosas puede hacer atractivo cualquier producto, incluso uno que luce plumas, picos y unas crestas rojas que, la verdad, saben poco de glamour.

Según explica la propia página de la agencia, el primer objetivo fue dotar a los productos Bachoco de “taste appeal”, es decir, atractivo visual, además de darles personalidad. Por supuesto, todo ello debía generar una relación afectiva con la marca.

Empezaron entonces los espectaculares,con eslogans conceptuales, como “Un huevo de alta cocina”, con la imagen limpia de un huevo que viste un gorro de chef o “Un huevo albañil”, donde aparece con sombrero de papel y espátula. De inmediato llamó la atención su humor fino, el juego con expresiones metafóricas tomadas al pie de la letra. Así fueron las carteleras desde 1984 hasta 1989.

En 1990 se incorporó otro elemento, la gallina, con un vestido blanco de amplios vuelos y el texto “Las mejores piernas”, un remedo de la toma icónica de Marilyn Monroe.

[…] Me llaman la atención tres rasgos en la concepción de la campaña:

  1. Juego con el lenguaje. La agencia realiza la traducción literal de expresiones cotidianas para darles un ángulo nuevo, como en varios de los casos señalados, así como el de “Huevos divorciados” y dos productos totalmente alejados uno de otro o “Tiras de pollo”, que originalmente se refiere al platillo, pero aquí se convierte en el retrato de unos policías, unos “tiras”, en lenguaje coloquial.

Da click aquí para seguir leyendo mi columna, originalmente aparecida en NeuronaMagazine, de Neurona Digital.

 

Dronestagram: crear comunidad a partir de drones

National Geographic dio a conocer recientemente los resultados del Cuarto Concurso Internacional de Fotografía de Drones: Dronestagram. Lo realiza desde 2014, con el fin de reconocer las imágenes que mejor aprovechen el potencial fotográfico de los dispositivos a control remoto. Pero no solamente: se trata de una movida inteligente, que ofrece tres tipos de ganancias a la marca. Voy por pasos.

Las bases de la competencia establecen que pueden participar en ella fotógrafos de cualquier parte del mundo, profesionales o amateurs, cuyas imágenes hayan sido obtenidas aéreamente, con drones. El jurado de este año lo conformó Patrick Witty, subdirector de fotografía en National Geographic, así como directores de imagen de la marca en varios países. Los criterios de selección son dos, en esencia: creatividad y calidad de la imagen. Las categorías son Naturaleza, Gente y Urbanismo, además de una cuarta, que se abrió este año: Creatividad. En cada una se otorgan premios a los tres primeros lugares.

Aquí van las imágenes ganadoras de los primeros sitios en cada una de las categorías.

Naturaleza. Primer lugar

Autor: jcourtial (Francia)

Descripción: Durante el verano, un tractor deja un surco amarillo en un campo de lavanda en Provenza.

 

Gente. Primer lugar

Autor: Martín Sánchez (Estados Unidos)

Descripción: Al filo de la línea.

 

 

Urbanismo. Primer lugar

Autor: bachirm (Emiratos Árabes Unidos)

Descripción: La jungla de concreto de Dubai.

 

Creatividad. Primer lugar

Autor: LukeMaximoBell (Sudáfrica)

Descripción: Mientras dos vacas toman agua, el sol proyecta sus sombras en el río.

Las imágenes son preciosas y además ofrecen la novedad de presentar el mundo desde una nueva perspectiva, una en la que tenemos que reconfigurar el concepto de arriba-abajo.

Sin embargo, el Dronestagram es mucho más que estética: se trata de un juego a tres bandas (cuando menos) para National Geographic:

  1. Con el concurso, recibe gratuitamente contenido de alta calidad. Ese bagaje es un imán para los usuarios: la mejor forma de crear comunidad. Por ejemplo, la cuenta de Dronestagram tiene casi 23 mil seguidores en Instagram, pero la de NatGeo suma más de 79 millones, a los cuales les ofrece otra vía de interés.

Da click aquí para seguir leyendo mi columna semanal sobre Marketing y Storytelling en Neurona Digital.

Aquí, mis columnas anteriores sobre Storytelling y Marketing.

 

 

Photoshop, el mejor aliado de Donald Trump

Hace unos días corrió la noticia de que el presidente de los Estados Unidos se mandó hacer una portada falsa de la revista TIME, con su foto y la supuesta fecha de publicación del 1 de marzo de 2009, a propósito del estreno del reality show El Aprendiz. El asunto lo dio a conocer en estos días el periódico The Washington Post, en específico, el periodista David Fahrenthold. El reportero visitó algunos de los 17 campos de golf propiedad del magnate y vio colgada la imagen. Según investigó el diario, luce en al menos otros cuatro campos de golf de Trump.

Fahrenthold señaló que, vista de cerca, la cubierta tiene tres errores que la delatan:

  1. El marco rojo es más delgado del que luce la revista;
  2. Varios títulos de portada están alineados a la derecha, mientras que en la publicación todos se ubicarían en la parte superior del logotipo;
  3. El título principal, el que se refiere a Trump, dice: “¡El aprendiz es un éxito rotundo!”. Además, en la franja de arriba aparece este otro: “Trump triunfa en todos los frentes, ¡incluyendo televisión!”. El “detalle” es que la revista no usa signos de admiración en portada.

Además, TIME confirmó a The Washington Post que tal cubierta no existió, pues la que salió a la venta el 2 de marzo de 2009 llevaba a Kate Winslet como imagen, pero la Casa Blanca no dijo nada al respecto. Tras la publicación de la nota, Trump contestó con un tuit, de esos muy suyos: “El periódico AmazonWashingtonPost, a veces conocido como el principal defensor de que Amazon no pague impuestos por [su uso] de Internet (cosa que debería de hacer) es ¡PERIODISMO FALSO!”. Por cierto que no es la primera vez que Photoshop le hace el favor a Trump de ponerlo como personalidad principal de TIME. En abril de 2016, un seguidor clonó la foto del entonces candidato en una portada de esa publicación, nombrándolo “Persona del año”.

Si quieres seguir leyendo, da click aquí para ir a mi columna semanal sobre Marketing y Storytelling en Neurona Digital.

 

 

 

Storytelling: Refrescos Nike o qué pasaría si Hamlet se portara como Caperucita

Ilustraciones: Mike Stefanini, Atomike Studio

Quienes siguen este blog saben que me encantan el Storytelling y el Content Marketing, es decir, la estrategia de contar historias en torno de una marca o un producto.

Como escritora, sé narrar, me gustan las historias y analizar de qué modo se logra determinado efecto con ellas. Es más, me gusta ver los elementos narrativos que un contenido lleva en el tuétano y que lo vuelven poderoso, por ejemplo, personaje= marca o producto, trama, conflicto, resolución, atmósfera. Y es que tanto el Storytelling como la Mercadotecnia de contenidos están en la justa frontera entre narrativa y mercadotecnia.

Tengo una columna semanal sobre estos temas en la revista Neurona.Digital. En este caso titulé la columna “¿Refrescos Nike? ¿Por qué no?” y acerqué la lupa al por qué  nos genera incomodidad descolocar las características de un “personaje-marca” para asignárselas a otro. Es como si Hamlet se comportara como Caperucita Roja.

Da click aquí para ir a la columna en Neurona.Digital

¿REFRESCOS NIKE? ¿POR QUÉ NO?

¿Cigarros marca Campbell’s? ¿Blanqueador de ropa Pepsi? ¿Bote de Nutella con logotipo de McDonalds? ¿Frasco de medicinas Netflix?

Mike Stefanini es un diseñador e ilustrador de origen francés, avecindado en los Estados Unidos desde hace años. En su sitio, Atomike Studio, cuenta que un día se le ocurrió crear ilustraciones en las que intercambia empaques y logotipos. La ejecución de la idea es eficaz: los dibujos presentan contrastes de color con un dejo vintage, pero lo más notable es el cuestionamiento que sugieren. ¿Qué provoca la sorpresa de ver el logotipo de Nike, que solemos relacionar con tenis, colocado en una lata de Coca-Cola? ¿O un limpiador de vidrios que lleva el logotipo de Starbucks? El mero ejercicio revela que la marca es mucho más que el logo, aunque a veces se confundan los conceptos.

La marca es tanto el nombre como el logotipo que la representa, pero también la promesa que conlleva, los sentimientos y emociones que produce su uso o su consumo. Aún más: la marca es de manera muy importante la percepción que genera, en otras palabras, lo que el público siente sobre ella, así como las expectativas que tiene al respecto. Como dice un amigo mío: “La marca no es lo que tú dices que es. Es lo que la gente dice que es”.

Por todo ello resulta subversivo que algunos valores que asociamos con Nike, como esfuerzo, compromiso y bienestar individual, de pronto se trasladen a una lata de Coca-Cola, cuyo caudal emocional se vincula con la idea de regalarnos una experiencia placentera y pasar un buen momento entre amigos. Si bien no son discursos contrapuestos, cada marca delimita bien lo que comunica. El ejercicio de Stefanini lo dice, sin decirlo.

Foto: Caloriebrands

En una línea similar, desde hace tiempo la cuenta de Instagram Caloriebrands publica fotos retocadas, en las que sustituye las etiquetas de varios productos alimenticios por el número de calorías que cada empaque contiene. Por ejemplo, en vez de decir Nutella, el característico bote de la marca dice solamente “4520”, mientras un chocolate Snickers cambia su logotipo principal por la leyenda “250 cal” y un empaque de queso crema Philadelphia reza “799 calorías”. En este caso se trata de una iniciativa que quiere subrayar el daño potencial que cada producto implica para el consumidor, medido en número de calorías. De nuevo queda claro que la marca es mucho más que el logotipo y el empaque. Se relaciona con intangibles como las asociaciones que despierta.

No sé ustedes, pero para que me convenza los refrescos Nike primero tendrían que cambiar de nombre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

http://neurona.digital/2017/03/03/refrescos-nike-por-que-no/

Conectar con otros a través de historias

Captura de pantalla 2016-06-10 a las 9.00.03
Estoy en León, Guanajuato, vine a dar un módulo de un diplomado sobre mercadotecnia. Mi tema es (oh, sorpresa) el marketing de contenidos o Storytelling o, por decirlo fácil, cómo las historias han sido siempre y siguen siendo la mejor forma de conectar con otros. Me apasiona su polifonía, su capacidad de tocar, cimbrar, conmover, convencer, siempre a través de la literatura y las artes. En los últimos años, la publicidad ha descubierto su fuerza, de modo que ahora los narradores se han vuelto pieza importante de negocio. No me parece mal. Al final se trata de seguir contando historias y hacerlo de la mejor manera posible, purismos aparte.

Me encontré esto de John Steinbeck, de East of Eden (debo corroborarlo). Me queda resonando en la cabeza.

Storytelling, base de la conversación: Coca-Cola

Captura de pantalla 2015-09-29 a las 10.15.17

Las historias, con su capacidad para desarrollar conexiones emocionales, se vuelven piedra angular del nuevo modelo comunicativo de la trasnacional. Varias cosas podemos aprender de su análisis.

“El Storytelling está en el corazón mismo de las familias, las comunidades y las culturas del mundo”. Eso no lo digo yo, sino The Coca-Cola Company, que algo sabe de comunicación. Estas palabras textuales son parte de la Estrategia 2020 de la empresa, expresadas en un video ameno (del tipo Draw My Life), narrado por Jonathan Mildenhall, vicepresidente de Estrategia de publicidad global y excelencia creativa de la compañía. Lo acabo de descubrir, aunque no es tan reciente, y me parece una enorme lección de Content Marketing en menos de 20 minutos. Aquí, los puntos que me parecen más destacados.

Tal como lo plantea Mildenhall, con miras al año 2020 la empresa dejó atrás el modelo de Excelencia creativa y asumió uno de Excelencia de contenido, el cual se basa en la idea de que las historias son la base de la conversación y la clave del engagement con la marca. El Storytelling, capaz de desarrollar conexiones emocionales profundas, se vuelve piedra angular del nuevo modelo comunicativo de la organización. Claro, si las historias toman el centro del modelo resulta necesario definir los requisitos que deben cumplir. Los dos que menciona explícitamente el video son:

  • Deben ser valiosas, el consumidor debe percibirlas como interesantes, importantes, útiles.
  • Deben aportar significado al consumidor, parecerle divertidas, geniales.

Algunos otros puntos que me parecen fundamentales de la propuesta basada en Storytelling son estos:

  1. Se busca crear ideas tan contagiosas que no puedan ser controladas, que los consumidores las compartan por el mero gusto de hacerlo y sin poder evitarlo. Es decir, historias que generen conversación de manera natural.
  2. Este contenido líquido, de piezas que son como moléculas interconectadas que se mueven entre sí pero se mantienen unidas, va siempre ligado a los objetivos del negocio, al ADN de sus marcas y a los intereses de los consumidores.
  3. Una vez que la gente toma la conversación, la empresa reacciona a ella 365 días al año, respondiendo preguntas, opinando, sumándose.
  4. El Storytelling ha pasado del modelo unidireccional al de las historias dinámicas, imbuidas de elementos de la marca y que se distribuyen a través de varios canales de conversación, para crear una experiencia de marca coordinada.
  5. La organización reconoce que la creatividad no es prerrogativa de las empresas y que los nuevos tipos de colaboración le son indispensables. Por eso trabaja simultáneamente con varios modelos de creación de contenido: con talento creativo, con fans de la marca, con gamers y músicos, con una agencia tradicional.
  6. La estrategia de Excelencia de contenido se basa en la creación pero también en la edición de las historias generadas, con el fin de evitar que se trate de mero ruido, “blah, blah, blah”.
  7. El análisis de información, el Data Mining, tiene un papel relevantísimo, pues permite medir resultados y saber hacia dónde dirigir los esfuerzos.

Si tienes oportunidad, echa ojo al video. Además de muy ameno, permite asomarse a la forma de concebir una campaña global basada en contenidos. Aquí, el enlace al video.

(Originalmente publicado en el sitio web Sinapzis.com)

Tendencias visuales 2015 que te conviene conocer

Captura de pantalla 2015-09-08 a las 13.37.45

Para competir en el supersaturado mundo digital es necesario tener en cuenta varios imperativos. Primero, asegúrate de que las fotos que compartes sean coherentes contigo, con tu marca personal o profesional y motiven a la interacción: que tu comunidad quiera darles “Me gusta”, opinar, compartirlas. Luego, optimiza tus contenidos para las diferentes plataformas y dispositivos. Ok, probablemente ya estás haciendo ambas cosas.

Lo tercero, y que quizá se te ha escapado, es conocer las tendencias visuales para usarlas a tu favor. De otro modo es fácil que las imágenes de tus artículos y posts se pierdan entre los millones de millones que a diario saturan la web. Claro, es imposible que por tu cuenta te mantengas al día de lo que va cobrando relevancia. No te preocupes. Aquí está la solución.

El gigante Getty Images tiene un departamento que se dedica a revisar cuantitativa y cualitativamente los blogs más exitosos, las series y películas que rompen récords, los libros mejor vendidos, los artículos más compartidos por correo, los Hashtags que se vuelven Trending Topics, además de programas de TV, exhibiciones de arte y videos en línea. “Analizamos todo lo que genera ruido”, dice textualmente Pam Grossman, Directora de tendencias visuales de la empresa. “Construimos historias con los temas que se repiten y encontramos patrones: al unir los puntos, dejamos que la historia se muestre”. ¿Cómo te puede servir esto? Por un lado, pone en tu radar tendencias globales que hoy en día inquietan, interesan, llaman la atención, lo que significa que te conviene considerarlos cuando subas fotos, cuando escojas imágenes y temas de los cuales escribir. Por otro lado, también puedes tomarlos en cuenta en relación con paletas de color y otros elementos de diseño. O, al menos, te conviene monitorear qué pasa con esas tendencias mundiales y ver si en algún momento te hace sentido incorporarlas a tu comunicación. He aquí dos de ellas:

Wonderlust

Captura de pantalla 2015-09-07 a las 16.29.43

Dicho de manera fácil, se trata de imágenes de la naturaleza que comunican fascinación por lo bello y lo impredecible, sed de viajar, incluso una necesidad de escapar, de rozar la espiritualidad. Piensa por un segundo en Instagram. ¿Has notado las muchas interacciones que genera la foto de un paisaje impresionante? ¿De un mar embravecido? ¿Del atardecer en un país exótico? Suelen ser muy exitosas las imágenes que literalmente te hacen sentir que estás ahí, que compartes la experiencia. En Getty lo explican así: “No sólo queremos ver y hacer más, sino también ser más”. Y los números lo avalan. La compra de fotos que caen en esta categoría ha crecido 30% en los últimos cinco años. Si quieres ver otro ejemplo, asómate a la cuenta de Instagram de la cámara GoPro. Es un derroche fotos espectaculares tomadas por los usuarios y curadas por la marca, la mayor parte de las cuales son de paisajes que casi dejan sin aliento.

Feminismo masculino 

En los últimos años se ha acelerado en el mundo el cambio de paradigma sobre el tema del género, es decir, qué nos define como hombres y como mujeres, qué es normal y aceptable para unas y otros. Esa revolución también se muestra en la representación visual de ambos géneros. En los últimos años, la redefinición de la masculinidad se manifiesta en un número creciente de imágenes de hombres en el rol de padres dedicados, de parejas amorosas y sensibles.

En Getty han llamado a esta tendencia Feminismo masculino, porque en el fondo se trata de que los hombres respaldan la equidad de género. Por ejemplo, Dove presentó en el pasado Superbowl este anuncio prácticamente sin texto, armado a partir de instantes que cuentan historias de paternidad y que cierra con la pregunta: ¿Qué hace fuerte a un hombre? La respuesta es “Mostrar que le importa” (Showing that he cares), en un afortunado juego de palabras entre el nombre de la línea Men+Care y el verbo to care: importar, interesarse por.

En México, Buchanan’s lanzó en mayo este anuncio que también destaca el rol de padre:

Por supuesto, no quiero decir que estas tendencias necesariamente funcionen para tu marca. De lo que sí estoy segura es de que te conviene estar alerta de las nuevas olas que vienen formándose, para que tengas oportunidad de subirte a ellas si lo decides.

(Originalmente publicado en el sitio web Sinapzis.com)

Conectar con tu marca: tres casos de éxito de Content Marketing

Contar historias que apelen a las emociones es un camino poderoso para lograr empatía y recordación. Estas tres marcas lo saben.

Captura de pantalla 2015-09-03 a las 10.14.45

Por azar me encuentro este anuncio de una tienda de decoración: “En Decorambientes” no vendemos sillones ni tapetes ni comedores. Te ayudamos a elegir en qué sillón te quieres sentar con tu pareja a tomar una copa. Te proponemos el tapete mullido que querrás pisar al pararte de la cama. Te damos a escoger el comedor en el que sentarás a tus amigos en tu siguiente cumpleaños”. Ok, eso fue inventado. Construí el anuncio, no existe, pero estoy segura de que si lo viera u oyera atraparía mi atención. Y, muy probablemente, cuando necesitara algo para mi casa esa tienda sería mi opción preferente de visita. ¿Por qué? Porque entiende lo que me importa, porque me hizo verme en esas situaciones, sentir algo, contarme una mínima historia.

El Content Marketing trata justo de eso: de producir contenidos que generen empatía, muevan las emociones en relación con una marca. Y es que los seres humanos estamos hechos para reaccionar ante las historias y los sentimientos, lo que suele traducirse en recordación de marca. “La mejor publicidad es la que no parece publicidad”, dijo (y dijo bien) Tom Fishburne, fundador y CEO de Markettonist. Y coincido.

Aquí van tres ejemplos de anuncios reales que a través de Storytelling inteligente presentan el lado más atractivo de sus marcas:

1.TE RESOLVEMOS ESTO Y ESTO Y ESTO

Si el fin es anunciar una tarjeta de crédito, el camino más obvio (y ridículamente fallido) sería comunicar: “Contrata nuestros servicios porque además de tener la mejor tarjeta, podrás contar con que te ayudaremos a resolver cualquier problema que puedas tener, personal o de trabajo, en casa o en el extranjero”. Nadie recordaría una publicidad así. En cambio, este anuncio argentino de 41 segundos de American Express atrapa con este mensaje, poderoso en fondo y precioso en forma: “Día y noche estamos para lo que necesites. Ayudamos con aniversarios olvidados. Conseguimos hoteles para viajeros cansados […] Conseguimos en el extranjero doctores que hablan español. Encontramos vestidos de novia perdidos”. Todo el mundo en ese target entiende lo fantástico de que alguien te consiga hotel cuando llegas cansado a otro país, lo deseable que resulta que alguien te resuelva ese tipo de problemas. Al conectar con la emoción, el anuncio no se olvida fácilmente.

2. TOMA CHOCOLATE Y SÚBETE A LA TABLA

La marca española de chocolate Colacao encontró esta manera inteligente de promocionarse: a través de la historia de un surfista de 10 años, genial y audaz. Es decir, en lugar de ensalzar las virtudes del producto, cosa que a nadie emocionaría, se centra en un contenido humano que tiene de fondo los valores de la marca: diversión, vida sana, intensidad. Los niños que vieron el anuncio sin duda quisieron parecerse a ese chico aventado, fresco. Todo fue cuestión de encontrar una historia que contar.

Captura de pantalla 2015-08-31 a las 13.01.08
NO UN VIAJE, LA EXPERIENCIA DE UNA PERSONA
Algunos destinos piensan que la mejor manera de ganar turistas es centrándose en hablar de lo que son, los atractivos que poseen, lo maravilloso de su oferta, pero esta australiana de 23 años sabe que lo que realmente engancha es la experiencia humana. De modo que desde 2014 en su sitio, su Facebook y su Instagram sube contenidos que hablan de lo que ella vive en cada lugar que visita alrededor del mundo, financiada por distintos patrocinadores. Se llama Brooke Saward y es la mente detrás de la marca WorldWanderLust, que en Instagram, por ejemplo, tiene 275 mil seguidores que disfrutan sus imágenes, porque cada una tiene una narrativa visual y textual. Aquí arriba puse algunos ejemplos de fotos y cada una se acompaña de textos como “Encontremos un lugar hermoso donde podamos perdernos”; “Los domingos son para viajar en auto de regreso a casa”; “’Sueña como si fueras a vivir por siempre; vive como si fueras a morir hoy’”- James Dean”. Es decir, no habla en frío del destino, sino lo arropa con su propia voz y así lo hace cercano.

En fin, que si buscas generar una conexión emocional con tu cliente potencial, quizá el primer paso sea hablarle de lo que a él o ella le importa, contarle una historia que lo enganche. Una vez lograda la empatía y la recordación podrás construir una relación sólida.

(Columna originalmente publicada en el sitio web Sinapzis.com).

Las máximas fortalezas del Content Marketing

Captura de pantalla 2015-08-28 a las 12.53.44

“La gente quiere historias, se muere por ellas. Nos piden buenas historias. Si las entregamos van a hablar de ellas, atragantarse de ellas, llevarlas consigo al salón de belleza, convencer a sus amigos de que las conozcan, las van a tuitear, subir a FB, poner en blogs. Una buena historia logra un involucramiento y una intimidad que una película exitosa no puede ni soñar. Lo único que tenemos que hacer es darlas a la gente”.

Eso dijo Frank Underwood en el cierre del encuentro más reciente del congreso Content Marketing World. Ok, no fue precisamente Underwood, sino Kevin Spacey, quien lo interpreta en la multipremiada House Of Cards de Netflix (Da click aquí para ir al video). Me parece interesante que Joe Pulizzi, creador del Content Marketing Institute con sede en Ohio y organizador del evento, invitara a Spacey a dar la conferencia final. ¿Qué tiene que hacer un actor hablándole a marketeros? Mucho, si tomamos en cuenta que tanto Netflix como el Marketing tienen la atención puesta en crear contenidos, curarlos y compartirlos, en construir historias poderosas que ayuden a mejorar la presencia en buscadores, atraigan y retengan a los consumidores y logren un verdadero engagement con ellos. Aquí, cinco fortalezas básicas del Content Marketing que resulta necesario entender para desarrollar una estrategia eficaz:

  1. Construye relaciones sólidas y duraderas con las audiencias, al proveerles información útil. A diferencia de la publicidad, el contenido atrapa la atención del usuario porque es relevante para él/ella, le hace apreciar la marca, confiar en ella y, en última instancia, tener una mayor intención de compra hacia sus productos que hacia los de la competencia (+4.6% según un estudio reciente de publicar Contently. Da click aquí para ir al estudio).
  2. Toca las fibras emocionales de los consumidores, conecta con ellos en los temas que les motivan y preocupan. Para ello, conoce bien a su público, quién es, qué le interesa, cómo toma decisiones de compra. Al apelar a las emociones y no sólo al intelecto, logra una mayor interacción y recordación de marca.
  3. Suele tener larga vida y ser reutilizable en varias plataformas, con adecuaciones. Sin embargo, uno de los grandes retos que implica es que nueva información debe generarse de manera frecuente, constante y planificada, para conservar el interés de la audiencia.
  4. Se consume voluntariamente. A diferencia de un anuncio, el Content Marketing no es invasivo ni interrumpe, no obliga al usuario a atender. Al contrario, le resulta relevante e interesante y, por tanto, accede a él por voluntad propia. Cumple con lo dicho por Craig Davis, CEO de la agencia Walter Thompson: “Necesitamos dejar de interrumpir lo que le interesa a la gente para convertirnos en lo que le interesa a la gente”.
  5. Es medible. No se trata de disparos al aire, tiene resultados que pueden contabilizarse, entre los cuales están generar tráfico al sitio de la marca, mejorar el posicionamiento SEO y el tiempo de permanencia en el sitio, generar suscripciones, descargas, shares, comments y, finalmente, llevar a la acción.

(Originalmente publicado en el sitio web Sinapzis.com)

#Storytelling Historias: lo que nos hace humanos

Captura de pantalla 2015-08-10 a las 23.06.56

“Cuando le vendes un libro a alguien no le vendes 300 gramos de papel, tinta y pegamento: le vendes una vida nueva. El amor y la amistad y el humor y los barcos en alta mar a medianoche… dentro de un libro cabe el cielo y la tierra. Dentro de un libro de verdad, quiero decir”. -Christopher Morley, Parnassus on Wheels.

Encuentro esta espléndida cita en el libro The Storytelling Animal. How Stories Make Us Human. Jonathan Gottschall, el autor, sustenta la tesis de que los cuentos nos hacen realmente personas. Estoy convencida de que el lenguaje es lo que determina nuestra calidad humana, de modo que acepto bien este matiz: las historias se arman con palabras.

El ser humano no ha cambiado de fondo en siglos. Cuando vivía en las cavernas se emocionaba, sentía dolor y miedo, quería estar en paz, tenía sexo, le intrigaba el origen de las cosas, buscaba poder. Y también imaginaba. Por supuesto, seguimos haciendo todo ello. Hasta donde sabemos, somos la única especie que cuenta historias, que lleva haciéndolo miles de años, desde las paredes de una cueva o en la última temporada de Orange Is The New Black. Las consumimos en libros, en películas, series, telenovelas, obras de teatro, canciones, cómics, videojuegos. Cuentos de amor, crimen, sexo, guerra, esperanza, conspiración, historias inventadas y de la vida real. Somos adictos a ellas porque nos mueven. Ésa es la base de la nueva vieja tendencia del Storytelling y la gran oportunidad para quienes llevamos años amándolas y contándolas.

#Storytelling Por qué las marcas se inventan una historia

Coco, la historia detrás de Chanel
Coco, la historia detrás de Chanel

La historia de un fundador fascinante, al que todo el mundo quisiera haber conocido, ayuda a dar soporte a las marcas. Y eso genera ventas.

Coco Chanel es un personaje-imán. No sé si lo creo por mí misma o porque el inteligente marketing de la marca me ha convencido de ello. Lo cierto es que la Maison Chanel se apoya muy fuertemente en la historia de la huérfana talentosísima, irreverente y casi predestinada al éxito. Coco le da un sustento a la marca, la dota de contenido en el mejor estilo del Content Marketing. Y una parte no menor de lo que Chanel invierte cada año en mercadotecnia lo destina a comunicar la figura de Coco (y, ahora, también la de Karl Lagerfeld, diseñador que cobra visos de leyenda).

En menos de tres minutos, este video conjuga un guión sólido, un trabajo sorprendente de ilustración y una edición impecable para lograr justo eso: contar la-historia-de-Coco-detrás-de-la-marca. Historia que, a su vez, fue inventada. Es decir, puro y llano #Storytelling.

Otras marcas de lujo hacen exactamente lo mismo: acuden a su pasado (casi siempre al siglo XIX) en busca de algo qué contar. O de plano lo inventan, qué más da. Ahí está Louis Vuitton, con la narrativa del viejo fabricante de baúles. Y Tiffany y Hermès. Al final, todo el mundo tiene muy claro que las historias dan prestigio, generan empatía, provocan deseo. Y esos elementos son clave para vender. 

Volver las toallas femeninas un tema de conversación (sí, un caso de éxito

Captura de pantalla 2015-07-14 a las 5.06.01La clave fue contar una historia con la que la gente se quisiera relacionar, hacer suya. Y dejar la marca en segundo plano.

No sonaba fácil: hacer que las toallas femeninas estuvieran en el centro de la conversación. ¿Con un producto tan poco seductor? ¿Que además (por mucha tecnología añadida) es incómodo, nada glamoroso? La solución fue ponerle contenido, contar historias en torno a su público objetivo, apelar a un tema que conectara con las consumidoras. Storytelling, pues. El tema fue cuestionar los estereotipos que coartan a niñas y adolescentes, los “no puedes” y “no debes”. Contrataron a la directora y documentalista Laura Greenfield, quien pidió ante la cámara a hombres y mujeres de distintos trasfondos que corrieran “como niñas”, que golpearan “como niñas”. El resultado fue previsible: cursilería, fragilidad, lugares comunes, todo ello cuestionado y convertido en un discurso poderoso de tres minutos, en el que hacer las cosas “como niña” no es un insulto, sino un elogio. El verano pasado la marca Always lanzó la campaña #LikeAGirl, con este primer video:

La propuesta funcionó muy bien, se viralizó, fue vista por más de 80 millones de personas. Y conste que la marca está en un obvio segundo plano. El protagonista es el empoderamiento, el valor de fondo. Luego, un anuncio desprendido de la campaña fue presentado durante el Super Bowl. La misma historia. Ahora se acaba de estrenar en México y otros ocho países esta nueva fase de la campaña. En español se titula #ComoNiña: Imparable.

En el evento de presentación se ofreció un dato duro impresionante: 90% de las niñas mexicanas entrevistadas a propósito del video sienten que la sociedad las presiona sobre cómo deben de actuar y sentir. Always dio en el clavo al tocar un tema sensible, al que nadie quiere dejar de sumarse. Y lleva las de ganar si el resultado es reforzar la autoestima, romper paradigmas estúpidos. En siete días, la versión en español lleva 895,000 vistas. Nada mal para una marca de toallas femeninas. Que aprende a contar historias.

Storytelling o el nuevo-viejo arte de contar historias

Captura de pantalla 2015-07-09 a las 7.56.58

“La narrativa del cuento es tan antigua como la humanidad. Supongo que en las cavernas, las madres y los padres les contaban cuentos a los niños (cuentos de bisontes, probablemente)”. Me encantaría quitar las comillas y jurar que la idea es mía, pero no. Lo dijo Cortázar, lo leo en Clases de literatura. Berkeley, 1980 (Alfaguara).

Igual que todos amo las historias, me enganchan los cuentos, sean de la vida-real o de la vida-de-ficción. Resueno con historias, conecto con ellas porque me disparan emociones, me hacen sentir. En cambio, los datos suelen dejarme fría. “En el terremoto murieron 500 personas de la zona más pobre de la ciudad” no pasa de ser una referencia que olvido en cinco minutos. En cambio, me conmueve leer: “En el terremoto murió Rosario, indigente de 60 años que estaba terminando la secundaria y quedó sepultada entre sus libros”. Esa mujer me toca más que las otras 499 víctimas del sismo, que me son una cifra. Y no tiene que haber tragedia para impactar. También me tocan los contenidos de amor, descubrimiento, valentía y humor, detrás de los cuales hay personas. Ya lo dijo Terencio: “Soy humano y nada de lo que es humano puede parecerme ajeno”. Los cuentacuentos lo saben desde siempre.

Recientemente las historias se ponen de moda para la mercadotecnia, en una rama del Content Marketing. Las marcas buscan contarlas porque saben que aumentan su impacto, que una narrativa certera que logre empatía puede conseguir lo que muchos anuncios no. Así se acuña desde el marketing el término Storytelling, así se revaloriza desde una trinchera extraliteraria el Arte de contar historias. Y como amante de los contenidos también me interesa ese ángulo. Todo esto viene a colación porque me encuentro este anuncio de Nike (ver abajo), que en tres minutos “relata” en primera persona lo que es ser jugador profesional de futbol y lo hace a partir de imágenes (hay un espléndido guión detrás), con lo que rompe las barreras del idioma. Me parece interesantísimo que el verdadero protagonista del anuncio sea el narrador y no la marca, que aparece de forma más bien discreta. Y Nike sabe lo que hace, no está tirando su dinero. Si hasta hace poco las marcas se entronizaban en sus anuncios, ahora ponen por delante personas que tienen una historia. Y las historias me apasionan, sean de bisontes o de futbolistas.

Aquí, el anuncio:

(Originalmente publicado en mi blog Deli(b)rios, en el sitio web de la revista SoHo).

Hacer fotografías con la propia historia (Galería de imágenes)

Fotografías: Flo Fox http://www.flofox.com
Fotografías: Flo Fox
http://www.flofox.com

“You don’t make a photograph just with a camera. You bring
to the act of photography all the pictures you have seen,
the books you have read, the music you have heard,
the people you have loved”.
-Ansel Adams

Da click aquí para ver un video sobre Flo Fox

Por casualidad me encontré en Internet esta historia, de una fotógrafa espontánea de Nueva York. Se llama Flo Fox. Nació ciega de un ojo, cerca de los 30 años comenzó a ver borroso con el otro y pronto fue diagnosticada con esclerosis múltiple, enfermedad que la tiene en silla de ruedas. Además, padece cáncer de pulmón. Lo increíble es que cuando tenía 26 años se compró una cámara fotográfica y hoy, 40 años después, sigue trayéndola consigo a diario, para captar lo que encuentra a su paso en la ciudad. Desde 1999 sufre parálisis de las extremidades, pero su ojo sigue viendo encuadres y escenas, de modo que da instrucciones a quien la cuida para que tome las fotos. Su trabajo forma parte de la colección permanente del Museo Smithsonian, entre otros, y ha sido expuesto en varios países.

Sus imágenes me encantan por poderosas, por exactas y cargadas de humor, porque hay una historia detrás del lente. Es puro Storytelling. Si esto no es pasión por vivir, no sé qué es.
Captura de pantalla 2015-05-29 a las 7.52.28

Captura de pantalla 2015-05-29 a las 7.53.02
Captura de pantalla 2015-05-29 a las 7.56.18
Captura de pantalla 2015-05-29 a las 7.54.11

Captura de pantalla 2015-05-29 a las 7.55.29

Captura de pantalla 2015-05-29 a las 7.55.49

Captura de pantalla 2015-05-29 a las 7.52.44

Captura de pantalla 2015-05-29 a las 7.54.51

Escribir es como hipnotizar

20140515-075621.jpg

“El reportaje es un cuento que es verdad”, dijo García Márquez a su auditorio. “Tiene el dato humano que le falta a la noticia”. 

Luego añadió que con su libro Noticia de un secuestro, próximo a salir a la venta en aquel 1995, iba a demostrar que el reportaje era “más fantástico que cualquiera de sus novelas”. Lo escuchaban, embebidos, 12 periodistas hispanoamericanos que tomaban un taller sobre crónica, organizado por la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano creada por el Nobelista. Lo cuenta Andrés Grillo, editor internacional de la revista SoHo, en “Mi taller de periodismo con Gabo”, que forma parte del muy sentido “Adiós a García Márquez” publicado este mes por SoHo México. Grillo cita también estas palabras limpias: “La escritura es una forma de hipnosis. Por eso hay que ir en puntillas, con mucho sigilo, para no despertar del trance a quien tiene agarrado”. Sí, la página/ pantalla en blanco implica un reto descomunal: hay que escribir sobre los truenos, huracanes y terremotos que suceden adentro de la piel, pero hacerlo sin demasiado ruido, sin violentar el proceso hipnótico. Así es como se construyen las historias que realmente significan algo para quien se enfrenta a ellas.

Fito Páez: para ser músico es buen novelista

Screen shot 2014-03-07 at 12.22.50 PM

Se lanzó en Argentina en junio del año pasado, pero hasta que la conseguí y la leo puedo decir que sí, es una novela con todas sus letras. Habituado a paladear sabores nuevos, hace tiempo el cantante probó suerte con el cine (Vidas cruzadas, 2001). Ahora dice que trabajó tres años en La puta diabla, esta historia salvaje de un artista ídem, Félix Ure, incómodo en el mundo y que se esfuerza por caer en lo más hondo, para luego levantarse.

Aunque Páez dice que el personaje no es su alter ego, mucho de lo que vive parece contarlo el propio Fito, empezando por el recuerdo de la madre muerta (en ambos casos se llama Margarita) y siguiendo por el recuento de una vida desbordada, en la que el personaje se sobrevive a sí mismo. Pero lo que más me atrapó es el retrato de una pasión en la que al mirar al otro no se ve nada. El protagonista se enamora de una mujer que posee una máquina de dañar extremadamente poderosa: “Félix se sacudía encima de ella sin darse un respiro y le decía que la amaba. Ella gemía casi en silencio hasta que escupió un ‘te amo’ mientras le pegaba en la cara con la mano derecha. A Félix eso lo excitaba de una manera ambigua. Había algo salvaje y enfermizo en ella que él no podía dominar ni comprender, y que le producía un exótico placer al cual se entregaba con curiosidad y vergüenza”.

Encarcelada por gusto en el dolor, la mujer se empantana y arrastra al fango a quien da la vida por ella: “La primera noche de Félix sin Casimira fue una larga noche que duró diez años entrando y saliendo de bares, cárceles, hospitales, comisarías, loqueros, juzgados y casas de amigos”. Por ella (por su ausencia) se mete todas las sustancias que encuentra. Deja la música, el teatro, el cine. Se vuelve un despojo convencido de que “el fin de una ilusión es un trago amargo que bebemos solos en donde nos encuentre la noche”. Ese dolor irracional vale el libro entero.

Sin ser extraordinaria, me parece que la novela funciona (no sé si llegue pronto a México). Además, me parece una inteligente estrategia de marketing venderla para ser leída oyendo la canción homónima de Fito (disco El sacrificio), con su “Ya me comiste el hueso/ Es que el amor es eso./ Ya me mordiste el cuello. / Te tengo que matar”. Es decir, en un Storytelling que apela a los sentidos, la historia de Félix y Casimira llega por los ojos y por el oído. (Aquí el tema: 

PD. La edición de Editorial Mansalva está plagada de errores y erratas. Urge más cuidado en la reimpresión.

(Entrada publicada en mi blog Deli(b)rios), del sitio http://www.sohomexico.com/vida-soho/articulo/la-puta-diabla-de-fito-paez-por-julia-santibanez-blog-delibrios/1968)

Ver al miedo a los ojos

Imagen 3

Traigo esta historia rondando en la cabeza. Quiero entenderla, absorberla. Me parece poderosa para conectar con otros, para recordar que “soy humana y nada de lo que es humano puede parecerme ajeno”, parafraseando a Terencio:

“En India, un hombre quiere liberarse de las emociones negativas: ira, pereza, orgullo y, sobre todo, miedo. Lucha y lucha pero no lo logra. Su maestro lo envía a meditar a una cabaña apartada, donde comienza su práctica. Al llegar la noche, enciende velas y continúa meditando. Cerca de medianoche oye un ruido. Abre los ojos y ve una gran serpiente suspendida del techo, mirándolo. El resto de la noche la observa, congelado de ansiedad. Sólo están él, la serpiente y su miedo.

Antes del amanecer se apaga la última vela y él empieza a llorar, no de miedo sino de ternura. Siente la fragilidad de todos los seres humanos. Entonces acepta, de corazón, que es iracundo, que se resiste y lucha, que tiene miedo. También reconoce que es un ser precioso más allá de toda medida: sabio y tonto, rico y pobre, insondable. Está tan agradecido que se levanta en la oscuridad, camina hacia la serpiente y le hace una reverencia. Luego se acuesta y se queda dormido. Al despertar, la serpiente ya no está.

Siempre queremos disminuir el miedo, edulcorarlo, distraernos. Nadie nos dice que nos acerquemos, nos familiaricemos con él, porque encierra las verdades más profundas”. -Pema Chödrön, Cuando todo se derrumba (Gaia Ediciones)

Novela para oír la canción (¿o al revés?)

Screen shot 2013-08-22 at 12.37.29 PM

A los 50 años, el músico argentino Fito Páez se lanza como autor de La puta diabla (Editorial Mansalva), novela recién presentada en el hermoso Buenos Aires. Trata sobre un artista, eterno centro de la fiesta pero “lleno de máscaras”, que un día toca fondo y renace de nuevo.

En la presentación, el genial cantautor dijo que tras sentir el “llamado del texto” se puso de lleno a escribir la que Horacio González, director de la Biblioteca Nacional y presentador también, llamó una novela de amor “siempre en éxtasis y siempre al borde de la caída”. Además, el poeta Martín Rodríguez afirmó: “Para quienes quieran conocer el planeta Páez, aquí tienen el evangelio”. Lo que nadie parece haber aclarado es si la novela es telón de fondo de la canción “La puta diabla” (oír abajo) o si, al revés, el tema musical debe acompañar la lectura del libro. Lo cierto es que el músico fue visitado por dos musas gemelas, la textual y la musical, de idéntico nombre. ¡Oh, casualidades! De todas formas, Páez es Páez.

PD Esas musas saben mucho de Content Marketing. Y de Storytelling que apela a los sentidos.

Da click en el enlace para oír la canción:

https://palabrasaflordepiel.files.wordpress.com/2013/08/fito-paez-la-puta-diabla-el-sacrificio-20131.mp3

Arte en torno al café

Screen shot 2013-06-06 at 1.17.19 PM

Anoche asistí a la apertura de la muestra de arte Expresiones del café. En una antigua casa de la colonia Roma del Distrito Federal, seis creadores presentaron obras concebidas en torno a esa bebida. La idea surgió de Nescafé Molienda, que previamente invitó a los artistas a conocer su proceso de elaboración, desde que es sembrado en los cafetales de Veracruz hasta que se bebe en la taza.

Fui a la exposición invitada por Ana Hop, talentosa fotógrafa y amiga reciente. Ella expuso su trabajo, que consistió en imágenes de objetos personales de seis tomadores de café/celebridades locales: aparecen tazas, pero también unos lentes, una máquina de coser, un libro, un cuaderno, entre otros. Las fotos son limpias y  estéticas, pero sobre todo comunican la esencia de cada personaje, cuentan su historia. Los otros expositores fueron Gerardo Gatica (cineasta y productor), Anuar Maauad (escultor), Mauricio Serrano (diseñador de joyería), El Cha (ilustrador y músico) y Josemaría Torre (actor y diseñador); la curaduría la hizo el artista visual Héctor Falcón. Me parece esperanzador que Nescafé busque nuevas formas de ofrecer contenido ligado al marketing (una suerte de Content Marketing presencial, un Storytelling ligado al arte) y para ello decida invertir en las diversas miradas del arte mexicano. Merece la promesa de probar el nuevo Molienda.

Screen shot 2013-06-06 at 2.50.41 PM

Imagen 2

Imagen 3

Screen shot 2013-06-06 at 1.17.09 PM

“Que compres un libro, carajo”

Screen shot 2013-04-23 at 4.33.57 PM

Aprovecho el Día Internacional del Libro para abordar un tema que me interesa: las campañas relativas a la lectura, en concreto, un acierto mexicano publicitario de los últimos años. Se trata de un esfuerzo exitoso para poner en boca de todos una librería, tarea no fácil en un país donde se leen menos de tres libros al año en promedio por persona. Me refiero a la comunicación de librerías Gandhi, presentes en 13 estados del país. Una joya de Content marketing.

El título de este post pertenece a una fase de esa campaña, concebida por la agencia Ogilvy. Aunque ya tiene algunos años, no está de más recordarla. Incluía frases relativas a libros para determinado tipo de lectores, por ejemplo: “Que compres un libro, carajo. Libros para neuróticos”, “Todos los escritores son iguales. Libros para feministas”, “A ver, abra su libro. Libros para ginecólogos”, “¡Tráeme un libro, vieja! Libros para machos”, “Mi libro es más grande que el tuyo. Libros para hombres”. Si bien acudía a estereotipos, lograba su propósito: hacer que la gente buscara los espectaculares y sonriera con ellos. Claro, de ahí a que alguien fuera a una sucursal, comprara un libro y lo leyera había un gran trecho, pero el primer paso estaba dado.

Más recientemente, otro eslogan se refería con humor a la crisis de lectura/educación en el país: “Leer no sirve para nada: 114 millones de mexicanos no pueden estar equivocados”, lo mismo el que ilustra este post: “Nadien lee”, en un buen uso de humor inverso. Otro incluso aludía a la desgraciada situación de violencia que vivimos en México: “Si la letra con sangre entra, el país ha de estar leyendo mucho”. Es decir, echando mano de la estrategia del Storytelling contaba brevísimas historias en vez de cantar loas sobre por qué debíamos ir a Gandhi.

Tanta ha sido la fuerza de las campañas que la marca logró un intangible incalculable: la gente se apropió de ellas. Cuando en noviembre de 2011 el entonces candidato Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), fue incapaz de citar tres libros que hubieran marcado su vida, en las redes sociales sus detractores imitaron el estilo de los espectaculares para burlarse del hoy presidente de México. Aquí abajo, algunos de los memes que se colgaron en la red.

Como colofón respondo una posible pregunta: ¿han funcionado? Sin duda: además de obtener la valiosa recordación de marca, Gandhi ha elevado el tráfico en sus tiendas y sí, también sus ventas. Aquí va mi propia versión de sus anuncios: “Poquitos más compramos libros. Hay esperanza”.

Screen shot 2013-04-23 at 4.32.49 PM

Screen shot 2013-04-23 at 4.32.59 PM

Screen shot 2013-04-23 at 4.30.50 PM

Screen shot 2013-04-23 at 4.50.38 PMScreen shot 2013-04-23 at 4.33.14 PM

Link relacionado:

Todas las campañas de publicidad de Gandhi: http://www.gandhi.com.mx/index.cfm/id/Publicidad.Detalle/thecategory/espectaculares/theyear/2012