Aquí la razón de por qué amo las ventanas

Fotos: Gail Albert Halaban www.gailalberthalaban.com
Fotos: Gail Albert Halaban
http://www.gailalberthalaban.com

Qué privilegio, meterse en la intimidad de alguien a través de lo que un cristal transparenta. “Las ventanas horadan lo compacto del cemento y, tras ellas, asoma la fragilidad de alguna que otra vida repentinamente descubierta por la fotógrafa”, dice una nota de Diana Fernández Irusta para el periodico La Nación, sobre la artista de la foto Gail Albert Halaban.  Colaboradora de The Guardian, The New York Times y Le Monde, Gail Albert lleva años dedicada a captar ventanas, en especial de París y Nueva York. La acabo de descubrir y me tiene loca. En su sitio web, donde comparte fotos y videos, cita a Baudelaire: “Lo que podemos ver a la luz del sol es siempre menos interesante que lo que se percibe tras el vidrio de una ventana”. La cita me hace click: el arte encuadra un cacho de realidad y deja fuera todo el resto.

Suerte de ojo con luz interior (como quería Platón), cada hueco intencional en la pared subraya la tensión entre adentro y afuera. La potencia. Alrededor del siglo XV, el humanista Leon Battista Alberti dijo que la pintura debía ser una ventana abierta el mundo. Desde ahí el mundo echó mano de la curiosidad y el morbo para asomarse a la realidad a través de los cristales del arte. De forma literal, la fotógrafa de Washington penetra esos vidrios y muestra pedacitos de historias.

Me regalo estas imágenes para saborear el día.

captura-de-pantalla-2016-11-03-a-las-8-55-59

captura-de-pantalla-2016-11-03-a-las-8-56-13

captura-de-pantalla-2016-11-03-a-las-8-56-24

captura-de-pantalla-2016-11-03-a-las-8-57-20

captura-de-pantalla-2016-11-03-a-las-8-56-34

captura-de-pantalla-2016-11-03-a-las-8-56-46

 

 

 

 

 

 

 

 

11 pensamientos en “Aquí la razón de por qué amo las ventanas”

  1. Mirar, aunque sea de reojo, por una ventana al interior de una casa ajena es un placer añadido al de salir a caminar porque sí. Ver simplemente el interior de una casa ajena tiene algo difícil de definir; es como una pequeña falta y, al mismo tiempo, es algo completamente inocente.

    Abrazos.

    Le gusta a 1 persona

      1. Claro, de acuerdo en eso; no es completamente inocente pero uno sabe que no va a ver nada del otro mundo (en líneas generales eso es lo que ocurre en el 99% de los casos). De todos modos no puede evitarse, una rápida mirada, casi casual es algo imperioso.

        Besos.

        Le gusta a 1 persona

  2. Me ha recordado a una de mis pelis preferidas: La ventana indiscreta. A mi me encantan las ventanas por pura estética, pero si asomamos al interior es echarle un vistazo al mundo real. Son geniales las fotografías…voy a investigar a la autora. Gracias por descubrírmela. Muxus domingueros (si….voy retrasada, no sé. ;-)).

    Le gusta a 1 persona

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s