Archivo de la categoría: arte

Hablar de arte y de su capacidad de despegarme los pies del piso… De eso se trata.

Mi cuerpo, esa mercancía obsoleta

Foto: Didac Martínez http://mambomag.com/fabrica-de-ilusiones/
Foto: Didac Martínez http://mambomag.com/fabrica-de-ilusiones/

Por casualidad (¿hay algo que no lo sea?) me encuentro en la red estas imágenes de Didac Martínez, fotógrafo español. Y me inquietan.

Llevo meses pensando el cuerpo, el mío, la lucha contra el tiempo, las obsesiones de belleza que lo abrazan. Los deberes que lo constriñen.

Lo que implican dietas, maquillajes, tintes, decoloración, depilación, botox, cirugías: afanes sinfín para “pulirlo”.

Mi cuerpo como materia prima, el inmediato medio de expresión.

La obsolescencia de la mercancía llamada mi cuerpo, hecha de piezas intercambiables.

La más marcada por expectativas culturales y, al mismo tiempo, la más personal.

Las fotos de Martínez me regresan a esos temas. ¿En qué momento el cuerpo, el mío, el tuyo, se volvió escenario de incontables luchas? ¿Adjetivo, en vez de sustantivo? ¿Cuándo dejó de ser fiesta para convertirse en deber ser? ¿Es distinto de estas imágenes, concebidas a partir de ideales? ¿Arcilla moldeable para complacer a qué dios inquisidor?

Aquí me quedo, pensando, nomás pensando.

captura-de-pantalla-2017-02-09-a-las-10-24-48

captura-de-pantalla-2017-02-09-a-las-10-25-23

captura-de-pantalla-2017-02-09-a-las-10-25-32
captura-de-pantalla-2017-02-09-a-las-10-25-14

Cómo el artista enriquece la familia de las rosas

captura-de-pantalla-2017-02-04-a-las-12-45-57

Sábado a mediodía. Leo cosas inútiles y bellas, como ésta de Bachelard: “El pintor contemporáneo no considera ya la imagen como un simple sustituto de la realidad sensible. Proust decía de las rosas pintadas por Elstir que eran una ‘variedad nueva con la que el pintor, como horticultor, había enriquecido la familia de las Rosas'”. (Gaston Bachelard, La poética del espacio, FCE).

El artista plástico no copia los colores ni las texturas que ve. Más bien, a partir de lo que ve e imagina crea realidades nuevas, construye hechos que no existían y que, por tanto, tienen la posibilidad de enriquecer el mundo. Igualmente el escritor.

Aquí la razón de por qué amo las ventanas

Fotos: Gail Albert Halaban www.gailalberthalaban.com
Fotos: Gail Albert Halaban
http://www.gailalberthalaban.com

Qué privilegio, meterse en la intimidad de alguien a través de lo que un cristal transparenta. “Las ventanas horadan lo compacto del cemento y, tras ellas, asoma la fragilidad de alguna que otra vida repentinamente descubierta por la fotógrafa”, dice una nota de Diana Fernández Irusta para el periodico La Nación, sobre la artista de la foto Gail Albert Halaban.  Colaboradora de The Guardian, The New York Times y Le Monde, Gail Albert lleva años dedicada a captar ventanas, en especial de París y Nueva York. La acabo de descubrir y me tiene loca. En su sitio web, donde comparte fotos y videos, cita a Baudelaire: “Lo que podemos ver a la luz del sol es siempre menos interesante que lo que se percibe tras el vidrio de una ventana”. La cita me hace click: el arte encuadra un cacho de realidad y deja fuera todo el resto.

Suerte de ojo con luz interior (como quería Platón), cada hueco intencional en la pared subraya la tensión entre adentro y afuera. La potencia. Alrededor del siglo XV, el humanista Leon Battista Alberti dijo que la pintura debía ser una ventana abierta el mundo. Desde ahí el mundo echó mano de la curiosidad y el morbo para asomarse a la realidad a través de los cristales del arte. De forma literal, la fotógrafa de Washington penetra esos vidrios y muestra pedacitos de historias.

Me regalo estas imágenes para saborear el día.

captura-de-pantalla-2016-11-03-a-las-8-55-59

captura-de-pantalla-2016-11-03-a-las-8-56-13

captura-de-pantalla-2016-11-03-a-las-8-56-24

captura-de-pantalla-2016-11-03-a-las-8-57-20

captura-de-pantalla-2016-11-03-a-las-8-56-34

captura-de-pantalla-2016-11-03-a-las-8-56-46

 

 

 

 

 

 

 

 

Al son que me toquen bailo (si me lo tocan bien)

Foto: Guillermo, para Firefish Gallery
Foto: Guillermo, para Firefish Gallery

Este texto mío, sobre la delgadísima línea entre danza y sexo, acaba de salir publicado en el fanzín de danza El lago de los chismes, el mismo que presume: “plagiamos la tipografía de publicaciones importantes, plagiamos los derechos de licitud, plagiamos el copyright y la marca registrada”. Me invitó a participar José Eugenio Sánchez, poeta que sabe como nadie hacer de las palabras algo nuevo y antisolemne, es decir, chingón. 

Aquí va. Lo subtitulé “Historia en cinco alientos con ensayito intercambiable”.

Uno

Tenía 15 años. Era una intelectual que amaba la foto de Korda que amaba al Che Guevara y que tomaba clases de danza seis días de la semana en Jitanjáfora, poética y esdrújula escuela de técnica rusa. Estos tres apuntes basten para decir que, en un afán de congruencia, quería bailar revolucionariamente. Mi fervor me proyectaba como un ingrávido cuerpo despechado (nunca mejor dicho) que se movía rutilante por el escenario, comunicando un mensaje muy de izquierdas. Estaba decidida a resolver en mis extremidades vicarias, vibrantes de compromiso, la polaridad entre ideal estético y político. En mis mallas de marca Capezio compradas en Aurrerá sería la bailarina lumpen que proyectara a pie descalzo una arenga del tipo “Hasta siempre, comandante”.

Pero el imperativo guevarista no pasó de ser una broma, porque ni mi torso adolescente fue modelado tan sin rubicundeces ni la revolución Made in Cuba me hizo justicia. Para ser franca, tampoco bailaba gran cosa. Tal vez por eso, aunque me presenté en una veintena de funciones, mi nombre nunca salió en el Granma en el periódico. Y la causa me perdió pronto: a los 19 años dejé la danza porque me jodí las rodillas porque mis afanes agitadores querían trascender el escenario. Necesitaba cambiar el mundo, al menos, el mío. Así que colgué las zapatillas y decidí cobrar venganza. Y que me vengo.

Dos

A los 10 había empezado a hacer ballet. Claro, es un decir, porque pasaban los meses de chongo-bien-peinado-zapatillas-limpias y yo seguía en la barra, primera, segunda, pliés, relevés. Luego, tontas vueltas alrededor del salón simulando ser mariposa. ¿A qué hora iba a cruzar el proscenio en brazos de un hermoso Baryshnikov de la musa? ¿A qué hora meterme en las tripas de la música?

Entonces nos pusieron una pequeña coreografía y me g­ustó sentir que, poquiteada pero con ganas, que mi talento avasallante podía decir algo sin palabras. Subrayar. Poner puntos suspensivos. Así se despertó la adicción por hablar a cuerpo entero, que tres años después desembocó en clases tanto con el Taller Coreográfico de la UNAM como con Vera Larrosa, bailarina y escritora infrarrealista que entre arabesques nos recitaba poemas y nos enseñaba a res-pi-rar-los. Yo, que me tomaba muy en serio lo de ser adolescente la mayor parte del tiempo, mientras borroneaba versos y ensayaba pasos encontraba hermanadas dos disciplinas que amaba: danza + poesía. Y ambas partían de la inhalación.

Tres

Tenía 17 años. Seguía haciendo piruetas y escribiendo. Faltaban más de 15 años muchísimos para que se estrenara en México en 2001 Billy Elliot, película sobre el niño-irlandés-devenido-bailarín, y todavía más para que apareciera la obra de teatro, con canciones de Elton John y Lee Hall. Pero sin duda yo habría querido cantar como el protagonistito o, mejor, escribir: “¿Qué siento al bailar? No sé explicarlo. Es olvidarme de quién soy, pero sentirme completa. Es un fuego por dentro, electricidad en cada miembro”.

Lo cierto es que tanto para Billy Elliot como para mí la experiencia se parecía bastante a un orgasmo de cuerpo completo, uno muy largo, aspirado, rumor y estallido, capaz de dar volumen al aire. Mejor que mi tórrida relación con el cepillo de pelo. Cómo no hacerse junkie de la seducción aceptada.

Cuatro

Acabo de cumplir 44 años y lo mío sigue siendo el intenseo. Aunque el contexto merecería mejor pretexto estoy en poca ropa, frente a un espejo de piso a techo, sudando a cubetadas mientras las piernas me tiemblan y el corazón, algo más. Pero no, si bien soy cliente distinguida de hoteles decadentes, hoy no me estoy entrenando en la lujosa lujuria. Más bien estoy comenzando a aprender yoga con los mismos muslos con los que hace años intentaba grand jetés. Es decir, sigo intentando deletrear a boca cerrada.

Una de las revelaciones que se volvieron eje de mi escritura y que más celebré en mis veinte, mientras cogía desaforadamente mientras me curaba la cruda de no bailar, fue entender que mi cuerpo no perdía el papel central. Que el sexo y la danza se parecen porque en ambos se dice con el gesto. Porque soy yo misma vuelta vapor y, más que nunca, carne. Porque trascienden los límites. Porque en los dos bailo al son que me toquen, pero cómo agradezco que me lo toquen bien. Porque son cuestión de cadencia. Porque le dan sentido a los sentidos y goce a las junturas. Porque implican salir de mí para mirarme en otro. Porque ambos, sin duda, se aprenden.

Cinco

Si la adolescenta que dejó el baile hubiera sabido que unos 30 años después seguiría fascinada por hablar con los músculos, seguro habría pensado: “Qué viejita tan atascada” “Qué sublime fue su vocación”.

MINIENSAYO DE IDEAS INTERCAMBIABLES

  1. En la danza, el cuerpo es la obsesión. O, mejor, el foco de latensión (latención). Sin él, no hay yo ni tú ni (nos)otros ni magias ni h(n)adas. A partir de él construyo la relación de mí, conmigo, y la mía, contigo.
  2. En la danza, el cuerpo se mete en las entretelas de una música interior y (re)cobra su soplo antiguo, el que no pasa por la voz. O la trasciende. Porque si algo se puede expresar con tinta (tanta) palabra, para qué lo demás.
  3. En la danza, el cuerpo requiere una mínima técnica, porque sin ella sólo hay (tarta)mudez. Así genera una memoria de aciertos y descalabros, a partir de la cual articula frases en movimiento.
  4. En la danza, el cuerpo establece una narrativa a partir de (contr)acciones, relajaciones e insistencias. Estiramientos y (genu)flexiones. Signos e(x)ternos del alma desparramada por los miembros.
  5. En la danza, el cuerpo es (t)urgencia que entre tambores y temblores se busca en el (escalo)frío del otro, el que no es suyo, pero lo es. Se empeña en dar y tomar aliento porque sin ese intercambio de adentros, todo es nada.

Nota a(l) pie
Si le da la gana, el lector puede sustituir las palabras “En la danza” por “En el sexo”. Si no le da la gana, no.

img_9437

 

¿Sexo con 365 en 365 días? Why not.

captura-de-pantalla-2016-10-06-a-las-10-56-18

La lujuria no es buen negocio. Lo fue cuando conservaba un toque de transgresión. Ya no. Hoy resulta tan cotidiana como las galletas de animalitos y bastante menos versátil, porque no se le puede sopear en un café cargado. Para que llame la atención debe ofrecer algo retorcidito. Esa parece ser la tesis del artista ruso de performance Mischa Badasyan, quien se planteó un experimento sui géneris. Más bien, con sui géneris, con su género de cuerpito: tener relaciones con 365 hombres a lo largo de 365 días y registrar los encuentros en fotografías, grabaciones de audio y video, para luego crear piezas de performance.

El creador gay, quien lleva años de vivir en Berlín, tituló su proyecto Save The Date. Dijo que a sus 26 años nunca había tenido una relación seria de pareja ni se había enamorado y que su vida sexual consistía en ir de noche a los parques para tener encuentros con desconocidos, de los que regresaba sintiéndose fatal. Entonces se le ocurrió llevar al extremo esa realidad cotidiana de muchos homosexuales, apuntó. El objetivo era comprender la relación entre libertinaje y soledad: averiguar si el sexo indiscriminado (porque no le hizo el feo a ningún color, nacionalidad ni talla) mata la necesidad de afecto en los seres humanos (porque la propuesta no involucraba animales). ¿Masoquista? ¿Original? Habría que ver.

Muchos cuestionaron si su idea era arte o sólo se trataba de darle gusto al cuerpo y además ganar atención de los medios. Él respondió que buscaba explorar la dinámica del contacto humano e incluso dijo basarse en la estética relacional. Ese término, acuñado en los años noventa por el curador francés Nicholas Bourriaud, describe la tendencia de crear arte con base en las relaciones humanas. O sea, el ruso parecía informado, aunque al expresarse lo disimulara muy bien: “El sexo no es la penetración. El sexo es un estado emocional, un sentimiento, un contacto”, afirmó en entrevista con la revista Vice. Algunos se burlaron de él y lo llamaron “un narcisista obsesionado con el sexo”.

Lo cierto es que dio inicio a su obra. Para contactar parejas usó Apps populares entre la comunidad gay, como Grindr y Scruff. Así pactó citas en supermercados, centros comerciales, aeropuertos y demás sitios llamados no-lugares por el antropólogo francés Marc Augé, es decir, espacios impersonales donde no somos individuos, sino seres anónimos. Así metía en la ecuación el presupuesto de fondo (disculpen): a través del sexo indiscriminado, él mismo se convertía en una no-persona, en un número más. En ocasiones lo dejaron plantado. Otras, el prospecto llegó a la cita pero tras cinco minutos huyó, mientras otros rechazaron sus avances. Entonces optó por el método tradicional de conocer gente: caminar por las calles de la ciudad, incluida la zona roja de Berlín, donde se desempeñó como prostituto. Entre los hombres con los que estuvo vinculado (perdón) se contó un periodista de 76 años, un instructor de yoga, una estrella del porno y algunos hombres infectados con VIH. Además se sumó un estudiante de 20 años, heterosexual, que al enterarse del proyecto de Badasyan decidió participar. “Nunca había tenido ningún tipo de relación con un hombre y quise probar”, reconoció. Fueron a cenar, a bailar y durmieron juntos. Apasionado del arte, el chico.

El artista registró en un diario cada encuentro. A nadie debe haber sorprendido (tampoco a él) que en general se trató de relaciones fugaces, rutinarias. Lo que sí resultó revelador fue que para encontrar placer necesitaba ser agresivo. “Sólo disfrutaba si empleaba violencia, así que empecé a golpear a mis parejas”, señaló mientras abría grandes los ojos para subrayar su asombro. Previsiblemente, también fue víctima de brutalidad: un tipo estuvo a punto de arrollarlo con un auto, otro lo golpeó con una botella, un neonazi lo amenazó de muerte y alguien lo roció con gas pimienta. Heroico, meterse en aprietos (ejem) por el arte. Al menos encontró cómo garantizarse adrenalina.

En la página de Facebook de Badasyan se pueden leer artículos sobre él aparecidos en medios de Colombia, Brasil, Estados Unidos, Italia, Francia e Israel, entre otros países. Además, alguien escribió una tesis universitaria de su trabajo y un bailarín de Los Ángeles, Kevin Lopez, creó una pieza de danza tomándolo como inspiración. Luego, para cerrar con broche de oro (ay, albur involuntario), voló a Berlín para pasar la noche con el ruso y apoyar directamente su experimento.

¿A qué conclusiones llegó el artista con Save The Date? Dice que la falta de cercanía emocional le hizo daño, que se sintió una máquina y que ahora de verdad le gustaría estar con un alguien. Conmovedor, el pronombre indefinido. ¿Cómo se ve a un año de haber terminado? Señala que ya no sale con gays y sólo se excita como voyeurista en los baños públicos o cuando interactúa con heterosexuales o bisexuales. “Dormir con tanta gente, ¿no es una locura?”, se autopregunta, en un dechado de ventriloquia. Lo sorprendente es que no menciona para nada las piezas de performance que supuestamente iba a crear. Es decir, hizo todo por el arte pero luego se le olvidó el arte (es un decir).

Retomo las preguntas planteadas al inicio. ¿Mischa Badasyan es un masoquista abnegado? No hay duda. Si los encuentros en el parque lo dejaban sintiéndose vacío, ¿qué esperaba al jugarse el pellejo (dispensen) teniendo sexo volátil con tododios? Sus conclusiones son totalmente previsibles. ¿Es original? En absoluto. Se ha hablado hasta el hartazgo de la soledad contemporánea, de la paradoja de tener miles de amigos en Facebook y sentirse una isla en el universo. Novedoso hubiera sido descubrir, por ejemplo, que el desenfreno es la otra cara de la moralidad beata, que en los pliegues más internos del inmoral se alberga (ejem) un santo en potencia, quien hoy tiene que regodearse en el pecado, para aspirar mañana a los altares. Que con el fin de sentirse realmente solo, como un profeta que alza su voz en el desierto, nada mejor que haber conocido (en el sentido bíblico) a cientos de libertinos. Así, el proyecto de Badasyan resignificaría la incontinencia, le daría un tinte de novedad y, quizá, la volvería de nuevo un negocio. ¿Y eso sería arte? Lo demás es lo de menos.

(Originalmente publicado en el sitio Think Tank New Media).

De cuando este color te salva la vida

captura-de-pantalla-2016-09-13-a-las-10-49-55

Estoy escribiendo (y disfrutando estrepitosamente) un libro sobre artistas plásticos en México, entre los cuales se cuenta el británico Brian Nissen, desde 1963 avecindado en nuestro país.

Investigando sobre él encuentro que refiere esta pequeña anécdota sobre el escritor ruso Victor Serge, muchas veces preso por anarquista, bolchevique y, luego, opositor a Lenin. En suma, a lo largo de su vida pasó más de diez años en cautiverio el novelista y poeta muerto en México en 1947. Cuenta Nissen que, en alguna de sus estancias en la cárcel, Serge se salvó de enloquecer gracias a que llevaba en el bolsillo un papel rojo. En el mundo monocromático que le imponían a través de los cinco sentidos, ese reducto de rebeldía le mantuvo cuerdo.

Ese poder liberador del símbolo me parece de una belleza sin nombre.

#LunesDeHumor El amor, esa ficción de humor

Cartón: Jis
Cartón: Jis

Conviene asumirlo: todo amor tiene personajes protagónicos e incidentales, voces, escenario, una trama más o menos pensada a priori.

Como en un cuento o una novela (depende el aguante) comprende un planteamiento, un nudo, un desenlace. O varios. Y no lo digo desde el desencanto ni desde la amargura: estoy profundamente enamorada y derretirse por alguien me parece una de las maneras más dignas de vivir. Quiero y me siento querida. Admiro desde las tripas al hombre que amo. O sea, todo bien, nomás no se me olvida que en el fondo es una ficción que cada quien se cuenta según el humor del que ande, como dice este cartón del espléndido Jis. Y se vale.

#LunesDeHumor Preguntita estúpida

Cartón: Voutch www.voutch.com
Cartón: Voutch http://www.voutch.com

“Aunque estamos bien, la pregunta es: ¿no podríamos estar un poquititito mejor?”. (Traducción mía)

El cartón del francés Voutch no tiene compasión. Cuando una es atascada, voraz, entonces aunque todo vaya bien le da por preguntar(se) ese tipo de cosas y no lo ve mal. Pero cuando lo lee en un cartón entonces se ríe del sinsentido de quien siempre quiere más. Ay.

 

Hacer fiestas con el cuerpo

Foto: Allen Birnbach http://www.birnbachfigureworks.com/blog/
Foto: Allen Birnbach http://www.birnbachfigureworks.com/blog/

“Lo más importante es este momento en movimiento. Es necesario darle peso, relevancia, hacerlo vital. Evitar que se cuele entre las manos, inadvertido”, dicen que decía Martha Graham. En buena medida, el bailarín hace justo eso: arma una fiesta con brazos y piernas, llena de sentidos el aire, lo carga de intención. Se me antoja recordarlo en estos días, para ir a contracorriente del discurso jodido que condena la corporalidad para priorizar la espiritualidad. No, señores, no somos almas presas en un cuerpo. Somos almas que toman (o no) el privilegio de expresarse a través de un cuerpo, de hacer fiestas cotidianas con él.

Hace tiempo no subía entradas de fotografía. Ahí está este lujo de Allen Birnbach. Provecho.

Captura de pantalla 2016-03-26 a las 11.13.44

#LunesDeHumor Meditación virtuosa

Cartón: Kemchs
Cartón: Kemchs

Para animar el lunes de Semana Santa va este cartón puritano (y pus ni tanto) del mexicano Kemchs. Aquí tienen la verdadera razón de por qué a veces las relaciones se prolongan ad nauseam. Claro, es sólo a veces, tampoco es para que todos echen las campanas al vuelo. En otros casos los matrimonios se conservan por motivos, esos sí, realmente sucios y pecaminosos: dinero, intereses, culpa, prestigio social.

Meditemos, hermanos.

 

 

#SábadoDeMúsica Quién sabe qué dice

Captura de pantalla 2016-03-18 a las 22.53.36

La música, un lenguaje pleno en sí mismo, va más allá de las palabras. Por eso con frecuencia no es necesario entender lo que dice la letra de una canción para ser capaz de entenderla (sin juego de palabras). El tema de la Playlist de esta semana lo propuso mi querido Carlos Carranza y es, llanamente dicho, de esas canciones que cantas a todo volumen si saber realmente qué dicen. Mi opción es Sen Bende Kaldin, del turco Olay Bitmistir. Viene en un disco que compré en Estambul en 2014 y la oí miles de veces hasta, según yo, aprendérmela. Así intentaba prolongar el viaje alucinante que hice a aquella geografía lunar.

Aquí abajo están las propuestas a través de @danioska y el Facebook/Julia Santibáñez.  La mezcla está variadita: árabe, italiano, zapoteco, alguna lengua africana, latín, portugués, catalán, vasco, francés y hasta una rola en español, para que no digan. Si quieres añadir la tuya anótala en los comentarios y la subo.

Venga, buen #SábadoDeMúsica.

  1. Daniel Zavala 7 Seconds, de Youssou N’Dour
  2. Marcela Sánchez Greene Águas de Março, de Antonio Carlos Jobim y Elis Regina
  3. Carlos Alberto García Aline, de Christophe
  4. Ginnette Riquelme Avis per a navegants, de Manel
  5. Rafael Alucín Baba O’Riley, de The Who
  6. Dania Castañón Baba Yetu, de Christopher Tin y The Soweto Gospel Choir
  7. Alma Delia Murillo Boee, de The Idan Raichel Project
  8. Bellaespíritu Canção du mar, de Dulce Pontes
  9. @cherrera313 Carmina Fortuna (O, Fortuna), de Carl Orff
  10. Ana Victoria Taché Dolent de mena, de Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat
  11. @BandalaGIna Du Hast, de Rammstein
  12. @LosAmorososLeen El Cuarare, de Los Magallones
  13. David Miklos Heaven or Las Vegas, de Cocteau Twins
  14. José Eugenio Sánchez Jo Ta Ke, de Su Ta Gar
  15. @LaLore04 Kalashnikov, de Goran Bregovic
  16. Inés López de Arriaga Kiss from a Rose, de Seal
  17. Myriam Hudson Kuzu Kuzu, de Tarkan
  18. @danywino Lili Marleen, interpretada por Marlene Dietrich (no la encontré con Natürlich, sorry!)
  19. Lux Lancheros Main Vari Vari, de A. R. Rahman
  20. Carlos Carranza Menfi, de Rachid Taha, Cheb Khaled y Faudel
  21. Julio Ordóñez Mesecina, de Goran Bregovic
  22. Arturo Erremental My Heart, My Life, de Nusrat Fateh Ali Khan y Michael Brook
  23. Rafael Carballo Obiero, de Ayub Ogada
  24. Adriano de Lucio Nem Vem Que Nao Tem, de Wilson Simonal
  25. Cristina Liceaga O Que Você Quer Saber de Verdade, de Marisa Monte
  26. @econokafka Orientis Partibus, interpretada por Magnia Melodia
  27. @otroluisfer Praise You, de Fatboy Slim
  28. Julia Santibáñez Sen Bende Kaldin, de Olay Bitmistir
  29. Eduardo Limón Should I Stay or Should I Go, de The Clash
  30. Mariana Pineda Simarik, de Tarkan
  31. Ernesto Flores Vega Stairway to Heaven, de Led Zeppelin
  32. Poetas Nuevos Tajabone, de Ismaël Lô
  33. @ursulacamba Tamly Maal, de Amr Diab
  34. Diana Penagos Te Dikalo, de Richard Bona
  35. Gerardo Cárdenas Tutto il Calcio Minuto per Minuto, de Claudio Baglioni
  36. Gabriel González Vai Passar, de Chico Buarque
  37. @hmatuk Who Put The Bomp?, de Barry Mann
  38. @luciangc Wolf, de Exo
  39. Carolina Enríquez Xquenda, de Susana Harp
  40. Ligia Urroz Ya Rayah, de Rachid Taha
  41. @quico70 Yebo!, de Art of Noise

 

YOUTUBE

42. Jorge Luis Borgia  Amassakoul ‘N Ténéré, de Tinariwen

 

43. Jorge M. Mendoza Kiminotameni, de Tujiko Noriko

 

44. Ram Rock The Bagin’ Man, de Slade

https://ramrock.wordpress.com/2015/01/17/slade-the-bagin-man/

 

45. Claudia Negrete Te voglio bene, de Lucio Dalla

#LunesDeMonos Háganle como quieran

Cartón: Julieta Arroquy @JulietaArroquy
Cartón: Julieta Arroquy @JulietaArroquy

Me la voy a pasar poca madre. Feliz. Rayada. Nada de bipolaridades, cero intenseos. Sólo beberme las horas con él, reírme, quedarme dormida apergollada en un abrazo y un sincuento de besos y, mientras tanto, el mundo que se caiga a pedacitos.

Este cartón de la argentina Julieta Arroquy es justo mi mantra. Háganle como quieran.

#LunesDeMonos Hay (ay) lectores faroleros y otros bichos

Cartón: Trino
Cartón: Trino

Existen muchas clases de bichos entre la fauna lectora. Hoy, con fervor entomológico, me centro en los inocuos.

Los solaperos. Expertos en escanear desbocadamente cuartas de forros, hacen como que saben de qué van infinidad de libros que no leyeron. Son la envidia de Peña Nieto.

Los del mínimo necesario. Desquitando el curso de lectura rápida, de vez en cuando se esfuerzan en minúsculas, leen con el pálido fin de presumir una línea y citar orondos a Borges o Borgues o Forgues o Morgue: “Que otros se jacten…”.

Los wikipedos. Mantienen un triángulo amoroso con la enciclopedia en línea y Fante, Ibargüengoitia, Miller o Sor Juana, sin haber jamás posado sus ojos en una hoja (en sus escarceos no se cuenta ningún orgasmo).

Los pobrecitos. Como menciona Trino en este espléndido cartón, están los faroleros, lectores voraces… de (D)Og Mandino. Oh, my ídem.

Los ubicuos. Asisten a cuanta presentación se anuncia, compran los libros y logran que se los firmen. Hasta ahí. Perpetuos quinceañeros, son como cachorros hambrientos que buscan de dónde mamar.

Los del libro único. Van por la vida cargando un título sesudo (por decir algo, Faulkner o Cioran) para dar la pose, que complementan con lentes intelectuales y mirada estrábica.

Los vírgenes. Se dicen lectores y hasta son cuates de algún escritor errático que les da lustre, pero nunca han terminado un libro. Siguen esperando ser desvirgados.

Este #LunesDeHumor va dedicado a esos lectorcitos que se toman tan en serio y hacen tanto más ameno el mundo del libro.

#SábadoDeMúsica Las mejores versiones en vivo

El tema de hoy lo propuso mi querido Jorge M. Mendoza Toraya, fiel participante de las Playlists colectivas. Y justo por tratarse de versiones en vivo, no encontré casi ninguna en Spotify. Así, esta vez la Playlist no la subo a Spotify: por Fortuna, we’ll always have YouTube. En los casos en los que no me mandaron el video traté de localizar el que correspondía a la versión sugerida. Si hay algún error por favor háganmelo notar, para corregirlo.

Sin más rollo, mi propuesta es Sex Machine, de James Brown, en esta grabación de 1971. Tiene todo: la voz de Brown, música que me mete por los poros, ese rompedor solo de piano, ritmo de-no-tiene-madre, además de los brazos y el baile de Brown. La negra de piernas espléndidas que baila arriba del escenario ya es la cereza del pastel. Una fregonería redonda, pues.

Si quieres añadir tu rola sólo anótala en los comentarios. Así queda inaugurado otro #SábadoDeMúsica. Gracias a todos.

  1. Carolina Enríquez Bent, de Matchbox 2.0

 

2. Mariela Gómez Roquero Bohemian Rhapsody, de Queen

 

3. Lux Lancheros Chega de Saudade, de Tom Jobim

 

4. Maggie González Comfortably Numb, de Roger Waters con Eddie Vedder 

 

5. Alicia Alarcón Corazones, de Miguel Bosé y Ana Torroja

 

6. @econokafka Endgame, de Chess (a partir del 02:57)

 

7. César Casalone Enjoy The Silence, de Depeche Mode

 

8. José de Jesús Montoya Estoy enamorada, de Pedro Capó y Thalía

9. Daniel Sarmiento Heroes, de David Bowie

 

10. Ligia Urroz Hysteria, de Def Leppard

11. Rafael Carballo In Your Eyes, de Peter Gabriel

 

12. @olivelasco Jet, de Paul McCartney

 

13. @danywino The Köln Concert, Part 1, de Keith Jarret

 

14. Tomás de la Peña Love Of My Life, de Queen (en vivo Montreal, 1981)

15. Dania Castañón Mama’s Pearl/The Love You Save, de The Jackson 5

 

16. Rubén Ruiz Guerra Maybe I’m Amazed, de The Faces, con Rod Stewart y Ronnie Lane

 

17. Gabriel González Nueva ola, de Miguel Ríos

 

18. Carlos Alberto García Reina de la noche, de Miguel Ríos

 

19. @danioska Sex Machine, de James Brown

 

20. Lurda55 Simply The Best, de Tina Turner y Eros Ramazzotti

 

21. José Eugenio Sánchez Since I’ve Been Loving You, de Led Zeppelin

 

22. Camarero Smoke On The Water, con Satriani, Vai y Petrucci

 

23. Jorge M. Mendoza Stayin’ Alive, con Bruce Springsteen y los Bee Gees

 

24. Ernesto Flores Sympathy For The Devil, de The Rolling Stones

 

25. @cherrera313 Somebody To Love, de Queen y George Michael

 

26. Maru Moreno Stairway to Heaven, de Heart

 

27. @elalexos Strange Kind Of Woman, de Deep Purple

 

28. Arturo Erremental Thunder Road, de Bruce Springsteen

 

29. @ursulacamba Tu recuerdo, de Ricky Martin y Chambao

 

30. @65murillo Vehicle, de The Ides Of March

 

31. Cristina Liceaga Víveme, de Laura Pausini

 

32. Gerardo Cárdenas With a Little Help From My Friends, con Joe Cocker

 

33. Ana Victoria Taché Y sin embargo te quiero, de Joaquín Sabina y Mara Barros

#LunesDeMonos Esa cosa bonita y espantable de andar de amores

Captura de pantalla 2016-01-24 a las 21.23.54
Cartón: Maitena http://www.maitena.com.ar

Y bueno, sí, pasa. Sólo a veces, pero pasa. Ok, siempre.

Enamorarse es un dolor fregonsísimo, sinónimo de sentirse vulnerable. Al mismo tiempo de celebrar y de salir corriendo. Un suerte de criatura híbrida que se disfruta y se teme. Propia de masoquistas que tienen delirios de grandeza.

Ahí estoy. Y sí, por supuesto, me río de mí misma.

#LunesDeHumor Siempre puede ser peor

DIbujo: Sara Herranz www.sara-herranz.com
DIbujo: Sara Herranz http://www.sara-herranz.com

Sí, mi vida podría girar en torno a la expectativa de que mi novio le tomara fotos a mis zapatos y mi look de cada día, como en este cartón de la española Sara Herranz. O, si fuera esa misma blogger de moda, podría amanecer cultivando la sensación de desconcierto de ignorar cuál de los 300 pares de zapatos de mi clóset quiero usar hoy. Y que fuera mi principal preocupación.  Pero no, por Fortuna mis afanes de lunes tienen que ver con el largo texto que debo terminar hoy (y espero paguen pronto), con la iniciativa de armar una gozosa lectura colectiva del Quijote, con el libro de poesía que casicasi termino y me genera pálpitos de emoción-aunque-siga-siendo-pobre y con la propuesta que presentaré a un posible cliente para ver si logro vivir mejor de mi escritura. Desde esa perspectiva, aunque presionado, mi día es todo lo emocionante que puede ser.

Que tu lunes, aunque sea de mierda, no involucre ser novio(a) de un(a) blogger adicto(a) a las fotos.

 

“Para soñar que no estamos huyendo”, de nuevo a escena

Captura de pantalla 2016-01-12 a las 9.13.38

El teatro, la caja vacía que vibra de historias y matices, es una gran mentira. Los actores pretenden ser otros, estar en distinto tiempo y lugar, mientras los espectadores les creemos y reímos como si lo que pasa en escena ocurriera de a devis, nos estrujamos las vísceras, exprimimos el corazón cuando el momento lo amerita. Pero lo que dijera Rulfo sobre la literatura aplica igual al teatro: es una mentira que dice la verdad.

Lo traigo a cuento porque acaba de estrenarse en el teatro El Galeón la obra Para soñar que no estamos huyendo, con texto y dirección de Ana Francis Mor y actuaciones de Amanda Schmelz, Antonio Cerezo y la siempre amable (de amabilidad y de que merece ser amada) Marisol Gasé. Vi la obra en su anterior temporada en el Teatro Juárez y sin duda ahora me daré otra vuelta. En ella, a partir de una cama, un atril y algo de utilería se crea un mundo complejo, traspasado de violencia. Con apenas apoyos escénicos pero bien pertrechados con las armas flagrantes de la ironía y la lucidez (perdón por la redundancia), tres personajes exploran la vocación victimaria que aún permea nuestra querida culturita mexicana: con la voz y el cuerpo sacuden, hacen reír, tragar camote y vuelta a empezar. Además, a un lado del escenario Leika Mochan crea con el cuerpo atmósferas sonoras que subrayan lo que pasa en escena y lo vuelven más poderoso.

Mor y Gasé, las Chulas que son unas Reinas y con las que hace poco aplaudí el aniversario diez de El Vicio, hacen que uno se pregunte con cara de pasmo: ¿los personajes huyen o nomás sueñan que huyen? Sepa la bola. Lo innegable es que en ellos nos vemos retratados, en esas mentiras que cuentan verdades innegables. Ni cómo hacernos a un lado.

Para soñar que no estamos huyendo se presenta lunes y martes a las 8 pm, del 11 de enero al 1 de marzo, en el teatro El Galeón (atrás del Auditorio Nacional), en la Ciudad de México.

 

#PlaylistColectiva #LoMejorDeBowie

Captura de pantalla 2016-01-11 a las 7.34.56

Fue miles y uno. Fugitivo de la rutina, no se parecía a nadie. Ni siquiera a él mismo. Delirante e hilarante, con ojos de distinto color y pelo como escenario de la mudanza, en su música y su cuerpo reivindicó ser raro, fueradelugar, andrógino, teatral, casi extraterrestre. Que hoy la mañana nublada se llene de sus canciones, que acompañe el gran final del inmenso actor de sí mismo, del creativo desbordado y sensual que fue.

¿Cuál es tu canción favorita de Bowie? Anótala en los comentarios para armar una Playlist con lo mejor de su música, de sus muchos personajes. Porque el inmortal está más que nunca vivo. Mi canción es No Control, del disco 1. Outside: atmósfera, música y letra son redondas.

[spotify spotify:user:1283484028:playlist:60uLBYsKHnw6D2Xhc2cQKn]
  1. Jack Chatterley Absolute Beginners
  2. @gabriel_c_v All The Madmen
  3. Rodrigo Arenas Ashes To Ashes
  4. Verónica Boletta , Adriana Rodríguez, Pablo Ríos y @CarlaEUrena Changes
  5. Arturo Díaz Dancing In The Street
  6. @AMORELLIX Golden Years
  7. @Jrbae Heroes 
  8. Zuriquesa I Cant’ Give Everything Away
  9. @danywino I Know It’s Gonna Happen Someday
  10. Rocío Alvarado Let’s Dance
  11. Israel Spriu Life On Mars
  12. @otroBDP Little Wonder
  13. Ana Victoria Taché Magic Dance
  14. Claudia Negrete Modern Love
  15. Inés López de Arriaga Moss Garden
  16. Ulises Never Get Old
  17. @danioska No Control
  18. Arturo Erremental Quicksand
  19. @Josdamet y Xabier Novella Rebel, Rebel
  20. @quico70 y @Alancena18 Rock&Roll Suicide
  21. Paola Tinoco Slow Burn
  22. @olivelasco y @HugomarZuniga Space Oddity
  23. @Cuauhtemoc_1521 Starman
  24. Jorge Luis Borgia The Heart’s Filthy Lesson
  25. Luis Antonio Liho The Prettiest Star
  26. Sandruca Garibaldi The Pretty Things Are Going To Hell
  27. Ginnette Riquelme This Is Not America
  28. Juan Carlos Lozano Under Pressure
  29. @cherrera313 Young Americans
  30. Eduardo Limón Ziggy Stardust

YOUTUBE

31. Redqueena Labyrinth

32. Benjamín Recacha Under Pressure (dueto con Annie Lennox)

#SábadoDeMúsica Echarle limón al extrañamiento

Captura de pantalla 2016-01-08 a las 18.22.25

Empiezo el año contundentemente, nada de medias tintas: si alguien me hace falta no voy a fingir que no es así. Total, para qué. Por hoy me voy a azotar, hacer un papelazo, echarle limón a la herida, perder el decoro que me quedaba. Qué más da. Si el personaje de mi novela va a regresar a mí del fin del mundo, de todas formas lo va hacer. Si no, cuando menos saboreo la ausencia. Así que mi propuesta para esta Playlist colectiva con sabor cítrico es Letter to Hermione, de David Bowie, porque es una rola espléndida y también porque el maestro acaba de cumplir 69 años y ese número siempresiempre se celebra. Qué tal eso de “I care for no one else but you, I tear my soul to cease the pain/ I think maybe you feel the same, what can we do? […] I’m not quite sure what I’m supposed to do/ So I’ll just write some love to you”.

Abajo están las canciones propuestas a través del Twitter @danioska y mi Facebook personal. Si quieres proponer una canción anótala abajo, en los comentarios. Buen y azotado #SábadoDeMúsica.

PD Hoy este blog celebra haber rebasado los 6,000 seguidores. Yo invito los mezcales.

 

  1. Kitzia Nin Poniatowska Answer, de Sarah McLachlan
  2. Ernesto Flores y Mari Paz Ocejo Así estoy yo sin ti, de Joaquín Sabina
  3. @leonRod79 Aún, de Coda
  4. Claudia Negrete Autumn Leaves, de Eric Clapton
  5. Fernando Campo Bad Things, de Jace Everett
  6. José Luis Enciso Cancioncita de amor, de Juan Luis Guerra
  7. Rafael Carballo Cero y uno, de Café Tacuba
  8. Mariana Pineda Cómo te extraño, de Café Tacuba
  9. @mai_baudouin Cuando no estás, de Andrés Calamaro
  10. @econokafka The Day Before You Came, de ABBA
  11. Cristina Liceaga Deixo, de Ivete Sangalo
  12. @elijah75063106 Drive, de The Cars
  13. @kirshnaaguilar3 (Dude) I Totally Miss You, de Tenacious D
  14. Carolina Enríquez Echo de menos, de Kiko Veneno
  15. @bandalagina El siete de septiembre, de Mecano
  16. Andrés Grillo El breve espacio en que no estás, de Pablo Milanés
  17. @PolaThrace El club de los humildes, de Mecano
  18. @laumartinm Esta ausencia, de David Bisbal
  19. @alejandrogustav Falta poco tiempo, de Sandra Mihanovich
  20. @alexgudino Hymne à l’amour, de Edith Piaf
  21. @jorgebird I’m a Fool To Want You, interpretada por Billie Holiday
  22. Julieta Cardona In A Manner Of Speaking, de Nouvelle Vague
  23. Dulce Villaseñor Je vole, de La Famille Bélier
  24. José de Jesús Montoya La que se fue, de José Alfredo Jiménez
  25. @danywino Les Feuilles Mortes, de Iggy Pop
  26. @danioska Letter to Hermione, de David Bowie
  27. @cherrera313 Lo que construimos, de Natalia Lafourcade
  28. @65Murillo Love me or leave me, interpretada por Billie Holiday
  29. @hmatuk Madrigal, interpretado por Alfredo Sadel
  30. @AdrianoDeLucio Me cuesta tanto olvidarte, de Mecano
  31. Lux Lancheros Meu lugar, de Arlindo Cruz
  32. @yimau Might As Well Be On Mars, de Alice Cooper
  33. @olivelasco Mi soledad y yo, de Alejandro Sanz
  34. @dmiklos Missing You, de John Waite
  35. @El Gerry Chicago Ne me quitte pas, de Jacques Brel
  36. Maru Moreno Need You Now, de Lady Antebellum
  37. Gabriella Morales-Casas Nothing Compares To You, de Sinead O’Connor
  38. @CarlaEUrena Paloma negra, interpretada por Chavela Vargas
  39. @ojitsderegalo Paloma querida, de José Alfredo Jiménez
  40. @CeciliaMuTo Pero no te extraño, de Liliana Felipe
  41. @RafaelLeonvlz Playing Love, de Legend of 1900
  42. @unoENTREmil Qué falta que me hacés, interpretada por Roberto Goyeneche
  43. Inés López de Arriaga Remolino, de Francisco Céspedes
  44. @kaflohe Rivers & Roads, de The Head and The Heart
  45. Verónica Boletta Saudade, de Cesaria Evora
  46. Mariano Ecija Say You Love Me, de Jessie Ware
  47. Dania Castañón See You Again, de Wiz Khalifa y Charlie Puth
  48. Daniel Zavala Si las ves, interpretada por Franco de Vita, Leonel Schajris y Leonel García
  49. Paulina Calderón Si tú no estás, de Rosana
  50. Alejandro Viveros Stay, de Lisa Loeb
  51. Pedro Jiménez y Francisco Avilés Te extraño, de Armando Manzanero, con Francisco Céspedes y Armando Manzanero
  52. @valevillag Te mando flores, de Fonseca
  53. Mariela Gómez Time After Time, de Cindy Lauper
  54. Marcela Sánchez Greene Tu recuerdo, de Ricky Martin con La Mari de Chambao
  55. @miradadelaluna Two Out Of Three Ain’t Bad, de Meat Loaf
  56. Jorge Luis Borgia Victory, de Janelle Monae
  57. Nora Santibáñez Voy a apagar la luz, de Armando Manzanero
  58. @_danielp Vuelve, con Vicentico, La Mala Rodríguez y Kumbia All Starz
  59. @rolonpicudo What’s The Time in NYC, de Garou
  60. Carlos Alberto García Words, de F. R. David
  61. Arturo Erremental You’re Missing, de Bruce Springsteen
  62. Paola Tinoco Will You Love Me Tomorrow, interpretada por Brian Ferry
  63. @quico70 y @KaryPrudencio Wish You Were Here, de Pink Floyd

YOUT UBE

64.  Carlos Carranza Mrs. Love, de Disco Ruido

65. Rafael Alucín Quizás sí, quizás no, de Los gestos de la doña


No perder el impulso de andar

Captura de pantalla 2015-12-24 a las 10.27.47

“Siempre es fácil mirar atrás y ver lo que fuimos ayer, hace 10 años. Es muy difícil ver lo que somos”, dice la protagonista de Ve y pon un centinela (HarperCollins), novela de la estadounidense Harper Lee que continúa Matar a un ruiseñor.

Amanezco recordando vagamente la frase, así que voy a buscar el libro a los estantes. Asoma su lomo azul. Lo tomo y busco en las páginas finales. De pronto la frase aparece para mí, me la trago despacio, la leo un par de veces en voz alta. Me pienso hace 10 años, en 2005. Qué distinta entonces, cuántas cosas no sabía pero qué hermoso animal que jalaba una carreta. Ahora que 2015 está por cerrar me pregunto cómo lo veré en 10 años, qué será lo más destacado. Ojalá siga viendo un fuerte impulso por andar.

#SábadoDeMúsica Mi mejor borrachera

Captura de pantalla 2015-12-19 a las 11.12.47

Alcohol + amigos.

Alcohol + amores.

Alcohol + recuerdos.

Así suelen ser las borracheras. Aunque muchas me consintieron con un sano olvido, la mejor que recuerdo tuvo como soundtrack reiterado Fever, de Peggy Lee, con su “Never know how much I love you/ Never know how much I care/ When you put your arms around me/ I get a fever that’s so hard to bear”. Su cachondeo y humor fueron la excusa para morirme de risa, azotarme poquito, celebrar, cortarme las venas. A veces, en actos sucesivos. A veces, simultáneos. Y es que cuando uno se amista con el alcohol lo puede todo.

Aquí abajo van las canciones propuestas a través de este blog, de mi Twitter @danioska y mi Facebook personal. Hay desde La Sonora Santanera, salsa, banda, balada y mucho de los compadres cacofónicos (José Alfredo y José José), algo de rock, tango y hasta Menudo. Así de rica quedó la Playlist colectiva de hoy. Si quieres añadir la tuya sólo escríbela en los comentarios.

Feliz #SábadoDeMúsica.

  1. Mariana Pinedam 19 días y 500 noches, de Joaquín Sabina
  2. Jorge M. Mendoza Acid Queen, interpretada por Tina Turner
  3. Ramrock Alcohol, de The Kinks
  4. Víctor Juárez Alcohol, de Brad Paisley
  5. Ana Victoria Taché Almohada, de José José
  6. Elizabeth Vargas Amarga navidad, interpretada por Jenni Rivera
  7. Daniel Zavala Amnesia, interpretada por Control Machete
  8. Mariano Ecija Amor eterno, de Juan Gabriel
  9. Andrés Grillo A puro dolor, de Son By Four
  10. @Salamel Borracho, de Genitallica
  11. @EJCastroviejo Break On Through, de The Doors (en vivo en la Isla de Wight, 1970)
  12. Lu Botello Claridad, de Menudo
  13. Alma Delia Murillo Common People, de Pulp
  14. @bernardodiaz16 Con un polvo y otro polvo, de Pedro Infante y Fernando Soler
  15. @mai_baudouin Desesperado, de José José
  16. Rafael Carballo El final, de Rostros Ocultos
  17. @Cuauhtemoc_1521 El hijo del pueblo, de José Alfredo Jiménez
  18. Carlos Alberto García El sol no regresa, de La Quinta Estación
  19. Rubén García y Pedro Jiménez En el último trago, de José Alfredo Jiménez interpretada por Buika
  20. Orientador Espumas, interpretada por Javier Solís
  21. @danioska Fever, de Peggy Lee
  22. Borgeano Jockey Full Of Bourbon, de Tom Waits
  23. Alejandro Sandoval La cabrona, interpretada por La Auténtica de Zacatecas
  24. Camarero La canción de los buenos borrachos, interpretada por Joaquín Sabina y Fito Páez
  25. @Cholaholic La chancla, de Antonio Aguilar
  26. Pilar Luna La copa rota, interpretada por Alci Acosta
  27. Gabriella Morales-Casas La guitarra, de Los Auténticos Decadentes
  28. Javier Martínez La llorona, interpretada por Chavela Vargas
  29. @cobixreyes La media vuelta, de José Alfredo Jiménez
  30. Bellaespíritu La última curda, interpretada por Roberto “Polaco” Goyeneche
  31. Víctor Varela Life Is Life, de The Band
  32. Claudia Negrete Luces de Nueva York, de La Sonora Santanera
  33. Miguel Ángel Ángeles Maldita primavera, interpretada por Yuri
  34. Gabriela Sánchez Me vale, de Maná
  35. Alberto Torres Mi agüita amarilla, de Los Toreros Muertos
  36. @AdrianoDeLucio Miénteme, de Víctor Yturbe “El Pirulí”
  37. Marcela Sánchez-Greene Mr. Jones, de Counting Crows
  38. Hugo Espinoza Naila, interpretada por Lila Downs
  39. @perio_gdl Noches eternas, de Antonio Aguilar
  40. @LosAmorososLeen No discutamos, de Lucha Villa
  41. José de Jesús Montoya Paloma negra, interpretada por Lola Beltrán
  42. @danywino Payaso, interpretada por Molotov
  43. @leonRod79 Qué tal ayer, de El Tri
  44. Arturo Erremental Stop, de Jane’s Addiction
  45. @el_messire Tú, sólo tú, de Pedro Infante
  46. Ligia Urroz Vive, de José María Napoléon
  47. Carolina Enríquez Viviendo de noche, de Vini, Vidi, Vici
  48. Ernesto Flores Whiskey In The Jar, de Thin Lizzy
  49. Edgardo Bermejo Yo no sé mañana, de Luis Enrique

YouTube

47. @guiguinaters Tú, mi delirio, interpretada por Magos Herrera

 

#SábadoDeMúsica A solas en mi cuarto

Captura de pantalla 2015-12-12 a las 12.15.34

El tema de la Playlist colectiva de hoy lo tomo del Spotify de mi queridísima Dulce Villaseñor porque como ella (y como Mafalda), a veces quiero bajarme del mundo un rato. Entonces cierro la puerta y me pierdo en el laberinto de mi cuarto, Minotauro incluido, con alguna canción que espero sea el hilo de Ariadna que me lleve a la salida. En este caso me viene bien Unchain My Heart, de Hugh Laurie, con su justa mezcla de azote e ironía. Aquí abajo están las propuestas a través de este espacio, el Twitter @danioska y mi Facebook/JuliaSantibáñez. Si quieres añadir la tuya escríbela en los comentarios.

Buen y sanador #SábadoDeMúsica.

 

  1. @CarlaEUrena Across The Universe, interpretada por Fiona Apple
  2. Fernando Campo Are You Going With Me?, de Pat Metheny Group
  3. @cherrera313 Baker Street, de Gerry Rafferty
  4. Carlos Alberto García Bridge Over Troubled Water, de Simon & Garfunkel
  5. Pilar Luna Brindis, de Soledad Pastorutti
  6. Camarero Cable a tierra, de Fito Páez
  7. Andrés Grillo Canción para mi muerte, de Charly García
  8. Mael Vallejo Comfortably Numb, de Pink Floyd
  9. José de Jesús Montoya Couldn’t We Be Friends, de Biddu Orchestra
  10. Mariano Ecija Daniel, de Devendra Banhart
  11. Ligia Urroz Danzón No. 2, de Arturo Márquez
  12. Francisco Flores Dulce soledad, de Enjambre
  13. Pedro Jiménez Dust In The Wind, de Kansas
  14. Iván Viñas Eau D’bedroom dancing, de Le Tigre
  15. @albertochimal Echoes, de Pink Floyd
  16. @hmatuk Elvira Madigan, Concierto para piano No. 21, de Wolfgang Amadeus Mozart
  17. Shira Shaman Estranha forma de vida, de Amália Rodrigues
  18. Rafael Carballo Europa (Earth’s Cry Heaven’s Smile), de Carlos Santana
  19. Alex Cisneros Fed Up, de Taiacore
  20. @leonRod70 Fly, People Fly, de Scorpions
  21. José Luis Enciso Fochleise-Kassette, de Paul Kalkbrenner
  22. Alma Delia Murillo The Fosse, de Wim Mertens
  23. @quico70 The Great Escape/ The Last Of You/ Fallin’ From The Moon, de Marillion
  24. Carolina Enríquez Gravity, de Sara Bareilles
  25. Leslie Arianna Santana High And Dry, de Radiohead
  26. Jorge M. Mendoza High Hopes, de David Gilmore
  27. Adrián Medina How To Disappear Completely, de Radiohead
  28. @angelazul69 Just The Two Of Us, de Grover Washington Jr.
  29. @erik_dany La Califfa, de Sarah Brightman
  30. @merodeador Lago en el cielo, de Gustavo Ceratti
  31. @EJCastroviejo If It’s In You, de Syd Barret
  32. Paola Tinoco Locust, de Aha
  33. Maira González Baudouin Lucha de gigantes, de Nacha Pop
  34. Alejandro Sandoval Memory, de Barbra Streisand
  35. David Miklos My Body Is A Cage, de Arcade Fire
  36. Arturo Erremental Nada del mundo real, de Fito Páez
  37. Arantza Carvallo Never Let Me Go, de Florence + The Machine
  38. Miguel Ángel Ángeles Ong Namo, de Snatam Kaur
  39. Alejandra Álvarez Porcelain, de Moby
  40. Carlo Coccioli Que je sois un ange, de Nana Mouskouri
  41. @TrollerSPORTS Read All About It, de Emil Sande
  42. Ernesto Flores Release, de Pearl Jam
  43. @danywino ‘Round Midnight, de Thelonious Monk
  44. @econokafka Sarah, de Serge Reggiani
  45. Mariela Gómez-Roquero She’s Always A Woman, de Billy Joel
  46. @elalexos Shine On You, Crazy Diamond, de Pink Floyd
  47. Rubén García García Sinfonía No. 3, Tercer movimiento: Menuetto, de Ludwig Van Beethoven
  48. @unoENTREmil Sinister Purpose, de Creedence Clearwater Revival
  49. Dulce Villaseñor Skeleton Jar, de Youth Group
  50. Ramrock Solo, de Leo Sayer
  51. @pendragoncillo Song To The Siren, de This Mortal Coil
  52. Alejandro Viveros Stairway to Heaven, de Led Zeppelin
  53. Andrea Quintero Stand By Me, de Ben E. King
  54. Sylvanna Barona Teardrop, de Massive Attack
  55. @adrianodelucio The First Cut Is The Deepest, de Cat Stevens
  56. Hugo Espinoza Un mundo raro, de José Alfredo Jiménez
  57. @LosAmorososLeen Yellow, de Coldplay
  58. Carlos Carranza Yo no quiero volverme tan loco, de Charly García e interpretada por Fito Páez

YOUTUBE

59. Mariana Pineda Alas (para Malala), de Arturo Márquez

 

 

 

 

#LunesDeHumor Más ‘En dosis diarias’ de Alberto Montt

Cartones: Alberto Montt www.dosisdiarias.com
Cartones: Alberto Montt http://www.dosisdiarias.com

Y sí, soy devota de su genio a veces rompedor, a veces tierno, que pisa prejuicios y se burla de ellos. Por eso celebro con fanfarrias y globos que Alberto Montt, uno de los más grandes humoristas gráficos de hoy, estrene el volumen 3 de su libro En dosis diarias (Sexto Piso). Carajo, hace falta mucho humor así, fresquito, cotidiano, inteligente. Dejo aquí tres probadas para incitarles a comprar el libro en este #LunesDeHumor. Y también me pongo loca de gusto de saber que mañana martes estaré entrevistándolo a él y a Liniers. Ai nomás.

Captura de pantalla 2015-12-06 a las 22.02.02

Captura de pantalla 2015-12-06 a las 21.58.29

 

#SábadoDeMúsica Letras que cantan: música+literatura

Captura de pantalla 2015-11-28 a las 10.30.35

Esta Playlist es la gozadera total,  fruto de la cruza de literatura y música, artes que se imantan. En algunos casos se trata de canciones inspiradas por textos, otros son poemas íntegros llevados a notas que potencian sonidos y silencios. Varias canciones no estuvieron en Spotify, de modo que cuelgo sus videos de YouTube. No puedo contarles cómo estoy disfrutando las posibilidades de esta hibridación alucinante. Muchas gracias a todos por enriquecerla a través del Twitter @danioska, mi Facebook/ JuliaSantibáñez y este blog. Es una de las Playlists más colaborativas hasta ahora. Si quieres participar sólo pon tu opción en los comentarios.

Mi elección es Por vos muero, con Miguel Bosé. Se trata de un doble juego literario-musical: son los tercetos finales del Soneto V de Garcilaso de la Vega, musicalizados a partir del segundo movimiento del concierto para piano Emperador, de Beethoven. Aquí abajo va el poema completo. Buen #SábadoDeMúsica. Éste en especial me ha hecho de veras, de veras, muy feliz.

[spotify spotify:user:1283484028:playlist:0rCHdKjUgsieVZw7sdT54O]

 

Soneto V, Garcilaso de la Vega

“Escrito está en mi alma vuestro gesto,
y cuanto yo escribir de vos deseo;
vos sola lo escribisteis, yo lo leo
tan solo, que aun de vos me guardo en esto.

En esto estoy y estaré siempre puesto,
que aunque no cabe en mí cuanto en vos veo,
de tanto bien lo que no entiendo creo,
tomando ya la fe por presupuesto.

Yo no nací sino para quereros;
mi alma os ha cortado a su medida;
por hábito del alma misma os quiero.

Cuanto tengo confieso yo deberos;
por vos nací, por vos tengo la vida,
por vos he de morir y por vos muero”.

  1. @leonRod79 All For Love, con Bryan Adams, Sting y Rod Stewart (basada en la novela Los tres mosqueteros, de Alejandro Dumas)
  2. Sara Amémonos, con Lucha Villa (poema homónimo de Manuel María Flores)
  3. @paixocolata Amor mío, si muero y tú no mueres, con Miguel Poveda (poema homónimo de Pablo Neruda)
  4. Arturo Díaz y Arturo Erremental Annabel Lee, con Radio Futura (basada en el poema homónimo de Edgar Allan Poe)
  5. José Luis Enciso A trabajos forzados, con Antonio Vega (basado en el poema Condena, de Antonio Gala)
  6. Carlos Alberto García y Norma Gabriela Sánchez Cantares, con Joan Manuel Serrat (basada en el poema homónimo de Antonio Machado)
  7. Edgardo Bermejo Comienzo y final de una verde mañana, con Caetano Veloso y Pablo Milanés (basada en el poema homónimo de Nicolás Guillén)
  8. @carloscarranzap Corazón delator, de Soda Stereo (basado en el cuento The Tell Tale Heart, de Edgar Allan Poe)
  9. Alex Cisneros Cuando sea espacio, con Alejandro Sanz (poema homónimo de Pablo Neruda)
  10. Eduardo Huchín Sosa Do The Evolution, con Pearl Jam (basada en La evolución de las especies, de Charles Darwin)
  11. Mariano Ecija El camino del exceso, con Los héroes del silencio (basada en un verso de William Blake)
  12. @dfmartinez74 e Inés López de Arriaga Elegía, con Joan Manuel Serrat (basada en el poema homónimo de Miguel Hernández)
  13. @AdrianoDeLucio Frankenstein, con Edgar Winter (basada en la novela homónima de Mary Shelley)
  14. Andrea Quintero Gracias a la vida, con Mercedes Sosa (poema de Violeta Parra)
  15. Ana Victoria Taché Guantanamera, con Compay Segundo (basada en el poema Versos sencillos, de José Martí)
  16. @jorgebird Hijo de la luz y de la sombra, con Joan Manuel Serrat (poema homónimo de Miguel Hernández)
  17. Adán Ramírez History, con The Verve (basada en el poema London, de William Blake)
  18. Albinson Linares How Beautiful You Are, con The Cure (basada en el poema Los ojos de los pobres, de Charles Baudelaire)
  19. Carlo Coccioli La niña de Guatemala, con Óscar Chávez (basada en el poema homónimo de José Martí)
  20. @antonioliho La paloma, con Joan Manuel Serrat (poema homónimo de Rafael Alberti)
  21. @MartinezBelli La paloma, con Ana Belén (poema homónimo de Rafael Alberti)
  22. @enrique_pons y Maru Moreno La saeta, con Joan Manuel Serrat (poema homónimo de Antonio Machado)
  23. @susanasanjuanmx, Alberto Torres, Rafael Carballo y Mariana Pineda Las batallas, con Café Tacuba (basada en la novela Las batallas en el desierto, de José Emilio Pacheco)
  24. @danywino Liberté, con Christophe Bourdoiseau (basada en poema homónimo de Paul Éluard)
  25. Eréndira Cruzvillegas Lobo-Hombre en París, de La Unión (basada en un cuento de Boris Vian)
  26. @Josdamet Macondo, con Óscar Chávez (basada en la novela Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez)
  27. @econokafka Master of the House, con el elenco de Los miserables (basada en la novela Los miserables, de Víctor Hugo).
  28. Manuel Martínez Mercy Street, con Peter Gabriel (basada en el poema 45 Mercy Street, de Anne Sexton)
  29. @EJCastroviejo Mi esqueleto, con Albert Pla (basada en el poema Zeleste 4, de José María Fonollosa)
  30. @cherrera313 Negra sombra, con Luz Casal y Carlos Núñez (basada en el poema homónimo de Rosalía de Castro)
  31. Luis Hernández Medina The Neverending Story, (soundtrack de la película basada en la novela homónima de Michael Ende)
  32. @quico70 Nevermore, con Queen (basada en el poema El cuervo, de Edgar Allan Poe)
  33. Xabier Novella Palabras para Julia, con Juan Ibáñez (poema homónimo de José Agustín Goytisolo)
  34. @emehachea Para la libertad, con Joan Manuel Serrat (poema homónimo de Miguel Hernández)
  35. Emiliano Mares Urrutia Penélope, con Joan Manuel Serrat (basada en La Odisea, de Homero)
  36. Mónica Nepote Pequeño vals vienés, con Enrique Morente (basada en la musicalización de Leonard Cohen al poema homónimo de Federico García Lorca)
  37. Julia Santibáñez Por vos muero, con Miguel Bosé (fragmento del Soneto V, de Garcilaso de Vega, musicalizado a partir del segundo movimiento del concierto Emperador, de Beethoven)
  38. Iván Iglesias The Raven, con Lou Reed (basada en el poema homónimo de Edgar Allan Poe)
  39. @Esclvsa Sympathy For The Devil, con The Rolling Stones (basado en la novela El maestro y Margarita, de Mijaíl Bulgákov)
  40. @olivelasco Tierra-Luna, con Eugenia León (basada en el poema homónimo de Mario Benedetti)
  41. Guadalupe Alemán White Rabbit, con Jefferson Airplane (basada en la novela Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll)

YOUTUBE

42. Jorge Luis Borgia A Cloud On a Leaf, con Tin Hat (basada en un poema de e.e. cummings)

43. @CarlaEUrena y @macariomx Golden Slumbers, con The Beatles (basada en el poema Cradle Song, de Thomas Dekker)

44. Leo Agusto Killing An Arab, con Terry Edwards en homenaje a The Cure (basada en la novela El extranjero, de Albert Camus)

45. @LaBarronxs La memoria donde ardía, de Juguete Rabioso (basada en el poema Amor constante más allá de la muerte, de Francisco de Quevedo)

46. Alberto Ramírez La Susana, con Yahir Durán (basada en la novela Pedro Páramo, de Juan Rulfo)

47. @Beath71 Lloraba la niña, con Jaramar (basada en el romance homónimo de Luis de Góngora y Argote)

48. Federico de Jesús Sánchez Love Song, con Ofra Haza (basada en El cantar de los cantares)

49. @yasser_mv Que el amor no admite cuerdas reflexiones, con Enrique Bunbury (basada en el poema homónimo de Rubén Darío)

50. Elisabeth Vargas Te quiero, con Tania Libertad (basada en el poema homónimo de Mario Benedetti)

 

Palabra del día: Despampanante

Foto: José Luis Escobedo
Foto: José Luis Escobedo

Dicen los rumores (y nadie puede desmentirlos, porque no hay testigos), que Adán y Eva se paseaban desnudos por el Edén y todo era sublimemente perfecto, como en película de Disney antes de que aparezca el malo. Pero como dijo José José: “Hasta la belleza cansa”. Entonces, un día inventaron el pecado y ahí se jodió la cosa: el Mismísimo los expulsó del Paraíso y cubrió sus partes innobles con hojas de parra (pampinus, en latín).

Justo de ahí deriva el significado primario de des-pampanante, que se forma con el prefijo negativo des- y el sustantivo pampinus: una persona despampanante es la que sorprende y desconcierta porque está desnuda, es decir, carece de hojas de parra para cubrirse. Entonces, la atenta señorita que ilustra esta entrada es, sí, despampanante. A ver quién me contradice.

Fuente: Joan Corominas, Breve diccionario etimológico de la lengua castellana, Gredos.

Da click aquí para ir a la entrada sobre Supérstite.