Una banda de escorpiones me persigue

Hace noches tuve de visita a este escorpión (¿alacrán?). Mi hija lo vio quieto sobre una pared, sin hacer ruido, esperando con ese garbo que no pide perdón. Me aterra y me fascina esa belleza terrible (perdón por la doble redundancia). Por alguna razón, últimamente he tenido muy cerca a personas de ese signo ySigue leyendo «Una banda de escorpiones me persigue»