Cristo y Alá se dan la mano en Santa Sofía (Crónicas desde Turquía 10)

Imagen 6
Foto: Oziel Fontecha

La Divina Sabiduría, Haghia Sofia (en griego), Sancta Sophia (en latín), Aya Sofya (en turco): estoy parada frente a la majestuosa catedral convertida en mezquita, que resume siglo y medio de historia. Mis décadas de querer conocerla terminan hoy.

Fue sitio de fe desde el año 360, pero la catedral actual fue terminada por Justiniano en 537, en la entonces capital del Imperio Romano de Oriente: por casi un milenio habría de ser la mayor iglesia de la cristiandad. Luego, cuando en 1453 el sultán Mehmet conquistó Constantinopla y la rebautizó como Estambul, Santa Sofía fue transformada en mezquita imperial. Los mosaicos de Cristo, la Virgen y los ángeles fueron cubiertos con cal, se añadieron minaretes y se construyó el Mihrab, nicho que indica la dirección a La Meca.

Pasaron casi 500 años antes de que en 1935 Atatürk, fundador de la República de Turquía, decidiera convertirla en museo. Hasta hoy continúan los trabajos de recuperación de los mosaicos cristianos (andamios cubren un muro), mientras se conservan los símbolos musulmanes. Ello hace posible ver lado a lado una imagen de la Virgen y medallones que anuncian los nombres de Alá, ángeles cristianos junto a versos del Corán, todo abrazado por la luz que entra por los altos ventanales. Ese sincretismo resulta esperanzador, así sea artificial. Además, la belleza tanto del arte bizantino como del musulmán hacen que la emoción no quepa en el cuerpo. Es un privilegio este lugar, cargado de energía desde hace siglos, en el centro de una ciudad imantada por todos los dioses.

Con esta entrada me despido de Turquía, de un viaje que me llevó a los rincones de mí misma de la mano de quien más me quiere, que se grabó en mi mente y dejó algo de mí en suelo turco. Teşekkür. Gracias.

Foto: Julia Santibáñez
Foto: Julia Santibáñez

 

El emperador Constantino ofrece la ciudad de Constantinopla a la Virgen y al Niño, mientras el emperador Justiniano les entrega Santa Sofía. Foto: Julia Santibáñez
El emperador Constantino ofrece la ciudad de Constantinopla a la Virgen y al Niño, mientras el emperador Justiniano les entrega Santa Sofía. Foto: Julia Santibáñez
Foto: Julia Santibáñez
Foto: Julia Santibáñez
Foto: Julia Santibáñez

Publicado por Julia Santibáñez

Me da por leer y escribir. Con alta frecuencia.

14 comentarios sobre “Cristo y Alá se dan la mano en Santa Sofía (Crónicas desde Turquía 10)

  1. Está claro, Julia, que la magia de Turquía te envolvió y que se ha quedado con una pequeña parte de ti. Yo me enamoré de ella y por eso volví, quizá tú también lo hagas.
    Aparte de la belleza serena de Santa Sofía, lo que de hecho me subyugó fue, pese al oportunismo de los distintos maquillajes, pensar, que todas las religiones pueden convivir en un solo espacio, siendo todas y ninguna.
    Un beso de agosto…

    Le gusta a 3 personas

    1. Con seguridad voy a regresar a Turquía, es un país demasiado hermoso para no volver un día, además de que me faltó conocer muchísimo, querida María. Y en cuanto a la coexistencia de religiones, es tal cual como lo dices: son todas y ninguna, ¿por qué no pueden estar una al lado de la otra? POr eso digo que me resultó esperanzador verlas convivir pacíficamente en Santa Sofía.
      Beso lluvioso para ti

      Le gusta a 2 personas

  2. Me emocionó tanto estar entre sus paredes…El lugar tiene una energía increíble e induce a una postura de reverencia, como si las imágenes sagradas de sus muros cobraran vida. Un saludo afectuoso y gracias por recrear este viaje.

    Le gusta a 2 personas

  3. Es curioso estuve en viajando por Turquía hace una semana escasa. Por el interior y en Estambul unos cuantos días, y tuve una conversación con un retirado coronel que me dijo mucho sobre la convivencia de una población que se declara 98% musulmana, y los aires de Europa que no dejan de llegar. Fuera de Turquía (en fin no hablemos de todo lo que hay al sur) a los turcos les parece la edad media, y es verdad que es un país que quiere modernizarse, pero no todas las mujeres pueden salir de su círculo religioso si quieren. Entre la mezquita azul, la gran mezquita, santa Sofía, y la mezquita de los tulipanes no sabría que elegir. Un blog muy interesante que nos habla de autores que debemos releer.

    Le gusta a 1 persona

    1. Esa coexistencia de «los aires de Europa», como bien los llamas, y los siglos de historia asiática hacen de Turquía una mezcla interesantísima, contradictoria a morir. En lo personal me alucinó mucho.
      Qué gusto que pases por aquí y el blog te deje algo.
      Saludos

      Me gusta

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: