Leer = ser más improductivos

Captura de pantalla 2015-05-01 a las 9.35.00

Aquí, un pasaje sustancioso de ese libro que yo quisiera leer en el bendito Día del Trabajo (uno de descanso por un año de productividad) y también en los otros 364. Y es que dice cosas necesarias en estos tiempos de exceso de chamba, de estrés y prisa perpetua, de urgencia de ocio y lectura pausada:

“Hay una angustia de la velocidad que consiste en la renuncia radical a la vida, el olvido del ser. Si bajo la estructura de la jornada de trabajo el tiempo ya no nos pertenece sino que le pertenecemos a él, cuánto peor si esa jornada se prolonga indefinidamente y nos sigue a todas partes con trabajo que se lleva a casa, balances que se resuelven durante el viaje en avión, llamadas que no cesan a la hora de la comida. La angustia de la velocidad es sacrificio del tiempo propio (el tiempo del sueño y la conversación, del amor y el cuerpo, de la contemplación y de todo lo que sirve al placer de la gente libre), por tiempo ganado (el tiempo de los negocios) […] La literatura puede ser ese vehículo silencioso y lento que recorre las avenidas de la noche a contracorriente, un vehículo excéntrico y remiso donde la gente se desplaza en dirección opuesta a los flujos financieros”.
-Vivian Abenshusan, Escritos para desocupados (Sur+), pp. 61 y 69.

Ésa es otra de las razones porque las que amo los libros: porque son una manifestación deliciosa de mi tiempo propio, felizmente improductivo.

10 pensamientos en “Leer = ser más improductivos”

  1. Aplausos de pie para la autora del libro y agradecimientos perpetuos a quien nos lo compartió y enseñó. Creo que no es necesario destacar la compatibilidad de pensamientos contigo y con el texto. Tan así es esto que hasta he intentado poner manos a la obra al respecto. Con respecto al uso de los términos “productivo / improductivo” bueno, voy a caer en la tontería común de recordar que, como buenas expresiones capitalistas, es necesario invertirlos, etc. Me animaría a sumar a la literatura como vehículo al pensamiento mismo, al arte en general, al erotismo, a la amistad; en suma: al hedonismo en sí (¡Larga vida a Epicuro, carajo!).

    Abrazos hedonistas (la otra vez no lo dije por temor a que se malinterpretara; hoy lo digo porque viene al caso, porque se entiende y, sobre todo, porque quiero).

    Le gusta a 1 persona

    1. Qué bien, lo vas a disfrutar! Vivian fue compañera mía en la universidad y hace unos años fundó la editorial Tumbona Ediciones, la misma que publica la espléndida colección Versus, de la que hace poco hablé. Ella es brillante a morir, lúcida y rigurosa en su escritura. Una pluma necesaria hoy.
      Abrazos

      Le gusta a 1 persona

      1. ¿Qué les daban de comer en esa universidad? Maravillosa generación… En la página oficial de Tumbona Ediciones se puede descargar el libro de manera gratuita; así que no hay sentimiento de culpa alguno (lo digo por si algún contertulio se quiere acercar allí).
        Abrazos.

        Le gusta a 1 persona

        1. No sabía que el libro se podía descargar gratis pero no me extraña nada. Vivian es de las más brillantes defensoras de la idea de dar libre curso a las ideas y eliminar el copyright. Me alegra mucho haberte dado a conocer su trabajo, me hace muy feliz porque es una intelectual admirable desde todo punto de vista.
          Abrazo

          Le gusta a 1 persona

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s