Al fin y al cabo no estoy tan mal

 

Imagen: Pinhead, de la película Los que traen al infierno
Imagen: Pinhead, de la película Los que traen al infierno

En los años 20 del siglo pasado, el escritor Macedonio Fernández decía que la Municipalidad de Buenos Aires debía pagar todos los días a un señor horrible, un esperpento, para que todos los días se paseara por la calle Florida y los demás, al verlo, dijeran: “Bueno, al fin y al cabo no estoy tan mal”, cuenta Martín Caparrós en El hambre.

Así yo. Hoy que apenas tengo tiempo de respirar por tanto trabajo, pienso en cuando me acababa la vida en una oficina, entre juntas estúpidas y presupuestos inacabables que me taladraban las neuronas, y repito: de veras, no estoy tan mal.

16 pensamientos en “Al fin y al cabo no estoy tan mal”

    1. Claro, porque la que se desvela y trae ojeras y toda suerte de agonías soy yo, verdad? Buaaaaaa!!
      Ok, procuraré recuperar la compostura: gracias, querido, pero en realidad quisiera un poco menos de trabajo y algo más de tiempo para la poesía, si no es mucho pedir.
      Abrazo que intenta ser sereno pero no muy le sale

      Le gusta a 1 persona

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s