En qué se parecen un lector y un espejo

No, no es un chiste. Es una idea de Marcel Proust: un lector es un espejo donde el libro se mira y adquiere una de sus formas posibles. Será por eso que lo que se me antoja leer tiene relación con mi estado de ánimo, porque tengo más ganas de encontrarme con tal o cual ángulo de mí.

La cita de Proust va de regalo. Buen martes.

 

6 pensamientos en “En qué se parecen un lector y un espejo”

  1. También tiene razón Gonzalo ¿no? Entonces podríamos decir que el libro y el lector son un laberinto de espejos donde uno mira y es mirado; donde uno encuentra y es encontrado; donde, al fin de cuentas, uno se encuentra a sí mismo.
    Entonces la síntesis es que Proust, Santibáñez, Gonzalo y Borges tienen razón.

    Abrazo duplicado.

    Le gusta a 3 personas

    1. Lo dices bien: en muchos casos, la riqueza de un texto me parece que depende mayoritariamente del autor, pero en otros muchísimos, quizá los más, de lo que el lector aporta.
      Gracias por pasar.

      Me gusta

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s