El verdadero fin de algunos clubes de lectura

Captura de pantalla 2016-07-04 a las 11.53.50
“Y pensar que empezamos como un grupo de lectura”. Cartón: The New Yorker (perdón, no logro descifrar el nombre del autor)

En mi película roban bancos para comprar libros, para publicar clásicos que aún nadie conoce, para abrir librerías de viejo, para poner bibliotecas, para todas esas cosas inútiles que valen tanto la pena. En mi película nadie los atrapa nunca.

Buen #LunesDeHumor.

9 pensamientos en “El verdadero fin de algunos clubes de lectura”

  1. jajajaja

    algo así pensé hace unas semanas, Rafael Pérez Gay contó en su columna de Milenio que se metieron a robar a las oficinas de la Editorial Cal y Arena.

    Lo vi, días después, en la presentación de Carne de ataúd y le pregunté si le habían robado muchos libros y dijo que no, que solo computadoras y material de oficina.

    a lo que yo agregué… -si yo robara una editorial, me llevaría todos los libros-, Rafael solo sonrío.

    Le gusta a 1 persona

    1. Debíamos de conseguir un millonario excéntrico que la financiara. Imagínate, tú y yo de bandoleros, robando bancos y comprando libros al por mayor, ¡una suerte de Robin Hoods literarios! Por favoooooor, hay que hacerla.

      Le gusta a 1 persona

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s