Archivo de la etiqueta: #LunesDeHumor

Humor negro (no moreno, ni de color)

Cartón de autor cuyo nombre no entiendo, tomado del fanzine Mono Gráfico, 1991 http://www.jrmora.com/blog/fanzinoteca/
Cartón de Natxo, seudónimo de Ignacio Allende, luego conocido como Torbe (gracias, J.R. Mora, por la información). Aquí, más sobre él: https://www.tebeosfera.com/autores/allende_fernandez_ignacio.html

Amanecí ácida y para contagiar mi estado de ánimo estas dos viñetas están que ni pintadas. No sé el nombre del autor, las encontré en el sitio del humorista J. R. Mora y pertenecen al fanzine Mono Gráfico, 1991.

Ahí lo que propongo para un lunes incorrecto.

 

#LunesDeMonos Mi aterre del día de hoy

captura-de-pantalla-2016-12-12-a-las-10-36-31
Cartón: Bernardo Erlich http://www.bernardoerlich.com

La pasión nunca es sencilla. Lo arduo va entretejido en su misma definición.

Por eso resulta adictiva de a madres, porque es de las únicas cosas capaces de salvarnos, mientras nos revuelca. Salimos de ella con nudos en el pelo, cortadas visibles e invisibles, pero mucho más vibrantes que antes de entrar. Y más idiotas.

Por eso, el estado civil que implica es el aterre, como señala el humorista gráfico argentino Bernardo Erlich.

Así.

#LunesDeMonos Las flores también se estriñen

Cartón: Rius en pedacitos (Almadía)
Cartón: Rius en pedacitos (Almadía)

Porque sí, la constipación es sublime, hondamente espiritual (qué digo, es un portento seráfico). A veces a uno se le hacen nudo las tripas físicas o emocionales y, sobre todo, las incorpóreas. Metáfora vital en más de un sentido. En cualquier caso, también a las flores les pasa: presentan carencias de fibra. Como es arriba es abajo, decían los antiguos.

Mejor #LunesDeMonos del que está pasando la flor.

#LunesDeHumor No cuenten con mi mal genio

Cartón: Quino
Cartón: Quino

Amanecí asquerosa, repulsivamente optimista: hoy nadie me quita la convicción de que las cosas van a  mejorar.

Como señala Quino en el cartón, asumo el masoquismo que implica, porque demanda mantenerme al pie de la trinchera. Sería más fácil bajar los brazos y abandonarme a la derrota pero gracias, no lo quiero.

Así que hoy no cuenten con mi derrotismo ni con mi mal genio. Andaré todo el día con sonrisa estúpida, aunque sea lunes.