Escribir es hallarle forma a una mancha de sangre

captura-de-pantalla-2017-02-02-a-las-10-12-30

Ayer entrevisté a Luis Jorge Boone, autor nacido en Coahuila que anda estrenando su más reciente libro de cuentos, Figuras humanas, publicado por Alfaguara.

Hablamos de que prefiere escribir a mano y tiene cuadernos donde vuelca ideas, algún ritmo, sugerencias que se convierten en poemas o cuentos. Luego pasamos a la necesidad de construir paisajes interiores con palabras, crear mundos de consistencia similar a la de la realidad. Y me acordé de esto: “También la verdad se inventa”. No pude recordar al autor, después lo busqué y resulta que lo dijo Antonio Machado. La frase establece una suerte de diálogo con este fragmento del estupendo cuento “Prólogo a nada”: Es la trampa en la que cae quien escribe: acomodar lo que no tiene revés ni derecho, mentirse para entender lo que no le cabe en la cabeza ni en la vida, inventarle una trama, un diseño, una forma específica a lo que es un accidente, un incendio, una mancha de sangre”.

Pues sí, de eso y otras cosas platiqué con Luis Jorge. Disfruto conocer el proceso de escritura de libros cuyas páginas me atrapan. Y Figuras humanas sin duda lo hizo.

6 pensamientos en “Escribir es hallarle forma a una mancha de sangre”

  1. Las verdades inventadas, por lo general, son mejores que las otras o, al menos, son más confortables. Sigamos abocándonos a ellas desde las dos orillas; desde la orilla de la percepción y la de la creación.

    Gigil.

    Le gusta a 1 persona

  2. La verdad o la mentira, la realidad o lo que percibimos como real, siempre pasa por el tamiz de la subjetividad de quien lo ha vivido, luego se reinventa, una o más veces. Los recuerdos son sólo una versión de quien los vivió, muchas veces bastante lejos de la realidad. La vida y la escritura siempre tocándose, aunque uno no escriba.

    Me quedaron ganas de leer lo que nos ofreces hoy. Otro mas a la lista. Besos de fin de semana, linda.

    Le gusta a 1 persona

    1. Si no me equivocoges quien aportó la imagen de la memoria como la moneda sobre la cual se van apilando más monedas, es decir, cada uno un recuerdo de la primera que la va distorsionando. De ese modo, al final ya no hay forma de recordar la moneda primera: todo es recuerdo.
      Un abrazo fuerte, querida. Seguimos leyendo y escribiendo que, al fin y al cabo, son actividades paralelas.

      Le gusta a 1 persona

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s