Algo sobre la autoestima pavloviana

Imagen 2

“…[existen] muchachas con una autoestima tan pavloviana y tan pobre que se quitan la ropa cada vez que alguien pronuncia (así sea refiriéndose a una marca de cerveza) la palabra modelo“.

-Julián Herbert, Canción de tumba (Mondadori)

Que la gente se desvista por gusto, qué bien. Que se desvista por obligación o buscando “la fama”, qué pena.

16 comentarios en “Algo sobre la autoestima pavloviana”

  1. Mi asociación automática: me decía mi madre (estudiante en el mayo francés) que sus compañeras menos inteligentes se encontraban entre dos fuegos… si se quitaban la ropa eran “zorras” para unos, si no se la quitaban eran “burguesas” para otros. La libertad está en quedarte vestida, si es lo que que quieres, aún teniendo la opción de ir como llegaste al mundo. PS Ni mi madre fue tan discreta ni yo suelo ser tan fino, pero ya ves, Danioska, me sé comportar.

    Me gusta

    1. Claro, siempre esa tensión entre el ser y el deber ser, sobre todo cuando se busca tener una posición propia (¿existen?). Lo que dices: a veces quedarte vestida es más rebeldía que quitarte la ropa… o a la inversa. Me haces recordar algo leído hace tiempo sobre no-sé-qué-tribu africana: las mujeres iban siempre con el torso desnudo y todos felices, cero violencia sexual. Cuando llegaron los misioneros “blancos” y les insistieron en cubrirse entonces nacieron en el pueblo las violaciones, porque los hombres se enojaban de que ellas obedecieran a varones extranjeros, que además les “metían ideas negativas” sobre el cuerpo (perdón por mi expresión netamente occidental, en un contexto en el que debería decirlo de otro modo). Así que los ancianos de la comunidad pidieron a mujeres y misioneros regresar a los torsos desnudos. Total, que algunas retomaron la tradición y otras, ya cristianizadas, no. Vaya regalo del prejuicio judeocristiano.
      PD Que conste que por prudencia no inquiero sobre la discreción de tu madre (nótese que no es falta de curiosidad): me da miedo que respondas con una pregunta correspondiente…

      Me gusta

      1. La Señora no se cortaba ni con un cristal: tampoco se divertía siendo gráfica, pero si hacías una pregunta te merecías la correspondiente respuesta con todas sus letras. Igual que su madre. ¿O te crees que este nivel de desparpajo (combinado con saber estar) se adquiere de la noshe a la mañana? 😀
        De lo que es el Africa negra no conozco prácticamente nada pero los misioneros hicieron el mismo daño dondequiera que fueron: en India por ejemplo, el sari se lleva tradicionalmente sin choli (la blusa) esa es una invención de los invasores cristianos y de hecho en muchos templos, a las devas les fueron “agregadas” ropas por encima, “mancillando” la piel de las diosas… dibujando las mangas del choli y la línea de abajo por ejemplo.
        PS Judeocristiano es un término que me abre las carnes; además de falaz, pareciera (por exclusión) que la cultura musulmana fuera toda tolerancia por el otro y respeto hacia las mujeres.

        Me gusta

      2. Muy señor mío, me queda claro que vuestros talentos tienen añejamiento de generaciones…
        No sabía sobre ese nada-sorprendente-rasgo-de-censura en India. La mención al asunto “judeocristiano” no pretende, por contraste, ensalzar la tolerancia o apertura de la cultura musulmana (evidentemente, hoy no hay tal). Sin embargo, no encuentro cómo nombrar de otro modo a la tradición religiosa que ha marcado tanto Occidente….

        Me gusta

      1. No le digas que en realidad el de la foto no soy yo, que siempre me pasa lo mismo, se creen que soy tan atractivo que luego me ven en persona y salen corriendo, la atamos a la silla y luego ya le damos las malas noticias.

        Me gusta

  2. Estas están bien vestiditas y conjuntadas con zapatos y calcetines todo a juego,… cortas, pero vestidas 🙂

    Lo que veo es que deben ser altas y para poder entrar en la foto se han tenido que flexionar un poco.

    Besos.

    Me gusta

  3. ¿La belleza exterior acaso siempre ha sido sobrevalorada? ¿Es que quizás ahora toca subestimarla? Estoy a favor de la belleza exterior e interior, reverente e irreverente, con ropa, poca ropa o sin ropa. Sólo pido que sepa situarse, de tal forma que el superlativo salga de lo hondo de nuestro corazón y de nuestro cerebro. Recordemos algunas otras acepciones de la palabra modelo y todo volverá a su cauce. Lástima que Julián Herbert no se hubiera referido a la palabra “famoso” en vez de a la palabra “modelo”. Creo que hubiese estado más acertado. En cualquier caso la falta de autoestima es un mal endémico de este mundo que nos ha tocado vivir.

    Me gusta

    1. La belleza siempre ha sido muy valorada, el tema es que esa obsesión implica ahora en muchos casos arriesgar la vida de las chicas, que por cumplir con un estándar arriesgan el físico y hasta la vida. Lo que me da coraje no es que se valore ser bellas sino que sea parte del rosario de “deberes impuestos”, tanto como desvestirse para lograr la “fama” ( y sí, poner “famosas” en vez de “modelos” funciona perfecto).

      Le gusta a 1 persona

      1. Pues en todo lo que dices estamos de acuerdo, nada se merece la perdida de nuestra salud, ni tan si quiera el amor, y por tanto mucho menos la belleza. Sin llegar a ser flaubertiano claro está -en el término medio posa la virtud- y lo que debe ser digno de admiración no pase a convertirse en elemento de rechazo. Corazón y cerebro, dicho queda.

        Me gusta

Responder a rafaelpradov Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s