Leer es un estimulante

http://www.legalizace.cz/wp-content/gallery/prispevky-pics/lsd_alexgrey03.jpg

Continuando con lo iniciado ayer (postear reflexiones/citas en torno al arte de leer), aquí un fragmento de Auster: leer es parecido a una droga, a un estimulante poderosísimo. Lo suscribo.

“Leer era mi válvula de escape, mi desahogo y mi consuelo, mi estimulante preferido: leer por puro placer, por la hermosa quietud que te envuelve cuando resuenan en la cabeza las palabras de un autor”.

Paul Auster, Brooklyn Follies, Anagrama

Publicado por Julia Santibáñez

Me da por leer y escribir. Con alta frecuencia.

7 comentarios sobre “Leer es un estimulante

  1. y qué diferente puede ser un mismo libro para personas diferentes!… es increíble como la personalidad de cada cuál ve y siente las mismas letras de modo diferente y enriquecedor… por cierto, no sé si has leído «el perfume. hsitoria de un asesino»… no recuerdo el autor pero es un aobra muy conocida que incluso tiene una versión fílmica… pues al principio uno literalmente «huele» el mercado donde nace grenouille… uno leyendo siente los olores…

    Me gusta

  2. Bueno, hace unos días te dije algo al respecto aunque, quizá, lo mío fue más literal: usé a la literatura como una droga real; la usé para escaparme de la realidad, como un sucedáneo del opio o algo similar. En cuanto a usarla como una droga «virtual», no hay nada que se le compare (salvo, claro está, otra forma de arte).
    Auster es alguien que me gusta bastante, aunque me parece algo desparejo. El Palacio de la Luna me parece una novela magnífica, brillante (fue lo primero que leí de él). La famosa Trilogía de New York me gustó, pero no es como para que lo consideren lo mejor de él (cosa que ocurrió el año pasado si no me equivoco). La música del azar… no es pa´tanto. Leviatán es otro que está bastante bien.
    Lo bueno de estas drogas es que uno nunca puede sufrir una sobredosis.

    Me gusta

  3. No soy particularmente asidua a Auster, he leído la citada Brooklyn Follies y alguna otra que después regalé porque no logré «darle golpe» (en mexicano: inhalar el humo del cigarro hasta los pulmones). En cuanto a la droga de la lectura, creo que a veces sí puede haber sobredosis, aunque no tan perjudiciales como las de los estupefacientes: conozco gente que no se interesa ni un poco por la persona que tiene junto, que es incapaz de establecer ningún tipo de relación humana, que es hostil y grosera con todo semejante pero se la pasa encerrada leyendo. Creo que eso es una sobredosis…

    Me gusta

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: