México convertido en un pedazo de tela

Frida Kahlo
Frida Kahlo

«Jala más un rebozo que un caballo brioso» decía un refrán, aludiendo a la atracción irrefrenable que ejercían las portadoras de esa prenda femenina, tradicional desde la Conquista. A propósito leo que, ahora mismo, en Londres se presenta la exposición Hecho en México: el rebozo en el arte, la cultura y la moda, con Frida Kahlo como imagen central. El tema me seduce.

Como toda forma cultural expresada en prendas que hablan, el rebozo resulta fascinante por donde se le vea. De origen desconocido, algunas teorías afirman que es copia del mantón de Sol de la Malinche y, otras, que procede del mantón español. Lo cierto es que desde el siglo XVI los indígenas mexicanos lo tejían y había reglamentos para su fabricación. Según el catálogo de la muestra Pudor y liviandad. Tres siglos de moda en México, presentada en el Museo Soumaya en 2005, «a partir de 1584 las mestizas lo utilizaban para cubrirse al entrar al templo, y, a finales de siglo, también lo portaban negras, mulatas e indias. Para la mujer mexicana el rebozo fue parte vital de sus afectos y su historia cotidiana: podía ser cuna o mortaja, hamaca o ropa de gala, en fin, la versatilidad de su uso ha sido derecho de las mexicanas sin importar su clase social».

Y no sólo en el pasado: hoy conserva su narrativa y traduce la riqueza de mi hermoso México en explosiones de color, patrones, texturas. Es una más de las expresiones culturales que me encantan y quisiera poder asir en toda su complejidad: cómo no va a resultar mágico expresar la identidad a través de una tela. Frida lo entendió bien.

Imagen 4

 

Publicado por Julia Santibáñez

Me da por leer y escribir. Con alta frecuencia.

9 comentarios sobre “México convertido en un pedazo de tela

      1. Aquí son típicos los mantones de Manila. Me gusta esa diferencia cultural, es bonito conocer cosas nuevas, diferentes a lo que ves cada día.
        Oye, me quedé con la curiosidad de saber que eran aquellos ex libris que tanto te gustaban personalizados. Intenté subirte una foto de uno que me hicieron pero no atine.
        Que tengas una buena semana. Muchos besos. laura

        Me gusta

        1. Sí, mantones y rebozos parecen tener un alma común, aunque por supuesto con sus obvias diferencias culturales. Los rebozos son usados de manera cotidiana por las mujeres indígenas para cubrirse y también para cargar a sus hijos a la espalda, dejando las manos libres. En fiestas y ocasiones especiales, las mujeres de clase pudiente pueden usar rebozos de materiales muy finos, de manera que sigue siendo una prenda muy enraizada en la cultura mexicana.
          En cuanto a tus ex libris (que me dan comezón en los dedos), no te preocupes por la foto: la imaginación es más poderosa que la imagen…
          Abrazo y buen lunes, querida

          Me gusta

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: