Escribir el mundo con luces y sombras

Fotos: Sebastiao Salgado
Fotos: Sebastião Salgado

El fotógrafo brasileño Sebastião Salgado es captado por la cámara del cineasta alemán Wim Wenders y, al mismo tiempo, Salgado fotografía a Wenders. Ese ir y venir de miradas me parece uno de los momentos más simples pero poderosos de La sal de la tierra, documental sobre los 40 años de trabajo de Salgado, realizado por Wenders y por Juliano Ribeiro Salgado, hijo del artista. Premiado en Cannes, abarca desde su temprana juventud como economista y su primer proyecto fotográfico, Otras Américas (1977), hasta el más reciente: Génesis (2004-2014).

De una increíble belleza visual, la película se arma con fotos y más fotos, además de escenas testimoniales del trabajo de campo detrás de muchas, entre ellas las que ilustran esta entrada. El argumento es sencillo: el artista habla a la cámara mientras va narrando los distintos momentos de su obra y las emociones que lo han acompañado a través de años de viajar por todo el mundo. Por un lado revela lo contagioso que es el odio, el animal feroz que es el ser humano y la conclusión inescapable “Nadie merece vivir”, mientras por otro es una celebración de la belleza del planeta, en cuyo fondo se oye la voz del artista que dice: “Soy tan parte de la naturaleza como el oso o el árbol caído”. Así, en blanco y negro (tanto literal como metafóricamente hablando) La sal de la tierra toca mente y emociones sin dar concesión. Fui con mi adolescenta a ver el documental y me emocionó que saliera tan tocada por el poder de la imagen, tanto, que quiere empezar a tomar fotos “en serio”. Y es que el hecho de que alguien sea capaz de escribir el mundo con luces y sombras, como Salgado define el trabajo del fotógrafo, me parece brutalmente hermoso.

Da click aquí para ver dos tráilers del documental:

Screen shot 2015-05-05 at 8.08.39 AM

Screen shot 2015-05-05 at 8.09.30 AM

Screen shot 2015-05-05 at 8.08.04 AM

Screen shot 2015-05-05 at 11.38.45 AM

 

Screen shot 2015-05-05 at 11.50.40 AM

Screen shot 2015-05-05 at 11.46.44 AM

16 pensamientos en “Escribir el mundo con luces y sombras”

  1. Después de leer tu entrada nos enfrascamos en un interesante debate sobre este tema; el cual ya hemos tocado entre nosotros: el de Salgado, Sontag, y los límites del arte, la denuncia, los límites morales, etc. Espero poder ver el documental dentro de poco, ya que, a pesar de las diferencias intelectuales (que podrán profundizarse o tal vez desaparecer una vez vista dicha película) sin duda promete, y mucho. Alguna vez deberíamos debatir al respecto. Yo, por lo pronto, no tengo ninguna posición tomada; me debato (valga la reiteración del término) en lo más íntimo entre los vastos límites de este tema.

    Abrazos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Ojalá la puedas ver, sí, y sumemos este tema a los muchos por conversar. Yo tampoco estoy clara en cuanto a mi posición entre dos extremos que mencionas. No sé si haya que estarlo.
      Abrazos

      Me gusta

      1. He visto al menos dos exposiciones de él con fotos en formato grande, y transmiten muchísimo. Aunque, en mí inocencia, siempre pensé que las fotos suyas como de otros buenos fotógrafos eran tal cual las veía yo; un momento genialmente encuadrado, enfocado y capturado. Pero en una de esas exposiciones desvelaba como trabaja con las fotos, mostrando una original y como había seleccionado sólo una parte y al recortarla ganaba en fuerza y se transformaba en otra fotografía diferente, una gran fotografía extraída de una foto no tan espectacular.
        Esto en parte me defraudó un poco, pero después con el tiempo le quité importancia, mirando las fotos como algo artístico y menos periodístico, (a veces en prensa se nos muestran algunos reportajes como demostración o denuncia de ciertas situaciones o conflictos, que desde entonces miro con algo de recelo por no saber ni siquiera si es de ese lugar o instante), nunca podré saber con certeza si no hay preparación o cierta trampa …. Por eso muchas veces cuando veo una foto no me la creo al 100%, simplemente la disfruto o me conmuevo con ella, porque no sé si habrá algo alrededor de la foto que fue eliminado para ganar en fuerza o transmitir de forma algo tergiversada. Algo parecido le contaba el otro día a Borgeano en su entrada “Imágenes e información”.

        NA: En mi purismo absurdo, sigo intentando que tras el click, mis fotos no lleven recortes o si son necesarios que sean muy leves para no traicionar ese instante. Me atrevería a diferenciar entre el arte fotográfico del instante (sin preparaciones), el arte fotográfico creando una atmosfera o un entorno o un decorado, y el arte fotográfico de la edición que es algo también muy complicado. Hay algunos que dominan las tres artes, y Salgado es un gran exponente de todas ellas.

        Besos a contraluz!!

        Le gusta a 1 persona

        1. Disculpa mi tardanza en contestar, Alberto, estaba prácticamente sin señal. Yo, por desgracia, nunca he visto una exposición de Salgado, lo conozco por libros y por Internet. Interesantísimo lo que mencionas. Me parece que la “edición de la realidad” es una práctica en la que todos caemos a diario, es decir, es imposible que estemos atentos a todo al mismo tiempo, que escuchemos todo, veamos todo, sintamos todo por igual, escribamos todo, así que seleccionamos estímulos a los cuales responder. Eso no me parece mal, tampoco en el caso de un fotógrafo que reencuadra una foto. Lo que ya implica honduras éticas en cuanto al periodismo periodístico es el retoque de fotos, borrar o añadir elementos y hacer parecer que son fotos “reales”, testimonios “objetivos”. En eso estoy totalmente contigo, con la búsqueda de “no traicionar el instante”. Recuerdo siempre el libro de Susan Sontag, Regarding The Pain of Others, donde habla de que así como un texto no es nunca objetivo y siempre tiene el sesgo de su autor, igualmente una foto no puede ser objetiva porque el mundo no cabe en un lente, de modo que el fotógrafo decide tomar algo y dejar otra cosa fuera: eso ya conlleva su parte de subjetividad. Procuro tener eso siempre en mente al enfrentarme a fotos, en especial las periodísticas.
          Me gusta tu diferenciación de los tres tipos de fotografías y por lo que comentas no tengo dudas de que es como dices: Salgado como maestro en las tres. Gracias por tu comentario, por elevar siempre la discusión.
          Abrazos no recortados para ti.

          Le gusta a 1 persona

          1. Nada que disculpar.!!
            Cómo ya he leído en tu blog han sido unos días fantásticos por Yucatán, me alegro de ese disfrute.
            Efectivamente como tú has dicho nos pasamos constantemente editando, incluso cuando leemos un texto, un relato o un poema, editamos lo leído y le damos nuestro enfoque y subjetividad.
            En la fotografía el que toma el instante creo que ya lo ha hecho por completo, ya editó ese momento para nosotros, pero en mi despertar a las artes pensaba que esa subjetividad estaba limitada al objetivo y no ya al laboratorio, pero como te decía, enseguida esa decepción fue matizada con un pensamiento más analítico en el que cada caso y cada fotografía toma su dimensión según lo que me transmite, sin importar tanto cual fue el enfoque inicial, siempre que en el pie de foto no me intenten engañar.

            Besos bien enfocados.

            Le gusta a 1 persona

  2. Acabo de ver la película y todavía estoy tratando de digerir todo eso: desde el dolor de ciertas historias hasta la increíble belleza de las imágenes. Un documental maravilloso. Creo que me ha ayudado a pulir algunas ideas (tienes razón: ¿hay que estar de un lado u otro?); de todos modos el tema sigue siendo complejo y habrá que seguir trabajando. Gracias por la recomendación y espero que estés disfrutando mucho en Baja California.

    Abrazos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Qué bueno que la viste, querido amigo. Es impresionante, una experiencia estética que hay que ver porque no se puede explicar. Y luego es necesario, creo, dejarla reposar, como un té delicado que suelta sus esencias, sus perfumes. La dupla Wenders-Salgado no es para menos.
      Gracias por los buenos deseos, un abrazote

      Le gusta a 1 persona

  3. Tu blog no se agota… Ni me agota.
    Salgado es mi ídolo fotográfico. Soy científico social pero no estoy enfermo de cientificismo, soy de izquierda pero no de la que ve en la belleza todo lo “burgués”, así que Salgado me consiente por todas partes. Me impresiona, me complace, me nutre, sin dejar de hacerme pensar.
    “La sal de la tierra”, desde luego, es un gran monumento.

    Le gusta a 1 persona

    1. Es espléndido, sin duda, mirada aguda que escarba más allá de la primera impresión. Gracias por pasearte por el Pleistoceno del blog, celebró que de pronto algún hueso resista el paso del tiempo.
      Saludos.

      Me gusta

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s