Qué difícil, hacer lo que realmente quiero

Captura de pantalla 2016-05-26 a las 22.13.58

“¿Por qué siempre nos enseñan que es fácil y perverso hacer lo que queremos […]? Es lo más difícil del mundo y requiere el máximo coraje. Es decir, hacer lo que realmente queremos […] Implica una enorme responsabilidad“.

Sigo en un viaje desmesurado de ideas con la novela El manantial (The Fountainhead), de Ayn Rand, cuyo fragmento cito arriba y el cual, luego de pensar un rato, abrazo sin dudar. Hacer lo que quiero es lo más endiabladamente difícil del mundo. Nunca me lo había planteado.

El manantial funciona perfectamente bien como novela, los personajes son sólidos, creíbles, complejos. La trama avanza, hay suspenso, es un novela redonda. Pero es más que eso. Es el planteamiento de una filosofía con muchas capas, una fregonería que me sorprende dándole vuelta varias veces al día a sus conceptos. Qué gusto que lo sorprendan a uno libros así, que se vuelvan parte de tu ADN. Me voy con esto en la cabeza.

P.D. De nuevo, la traducción es mía. Dispensen.

 

 

9 pensamientos en “Qué difícil, hacer lo que realmente quiero”

  1. Muy de acuerdo, Julia. Siempre habrá algo o alguien que nos alinie a caer en lo mismo de siempre. Pero bueno, digamos que al menos hay un 20% de caprichos, qué no? Leerte está dentro de esa parte. Un abrazo grande.

    Le gusta a 1 persona

  2. Imagino que ya lo sabes, pero así escribo algo. Ayn Rand usó sus novelas para difundir sus ideas filosóficas. Si tus ideas, si tu forma de ver el mundo, se parecen a las suyas es normal que asimiles la obra como parte de ti. A mí me ha pasado con algunos libros y personajes. Llegando a pensar que en su lugar yo haría lo mismo o incluso que el protagonista era yo mismo trasplantado a otro lugar y tiempo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Tal cual me ha pasado, con un matiz: en varios momentos he querido creer que actuaría como tal personaje (Dominique o Howard en esta novela) pero en el fondo lo dudo. Lo cierto es que su filosofía me resulta muy muy atractiva, en más de un sentido pero, sobre todo, en lo relativo a la creación. Seguiré leyéndola, sin duda.

      Le gusta a 1 persona

  3. Empiezo por el final: deja ya de pedir disculpas por tus traducciones. Ya.
    Sigo: No recuerdo quién lo dijo, pero la idea va por estos carriles: “La gente no quiere libertad, porque la libertad implica responsabilidad y la mayoría de las personas le teme a la responsabilidad”. Obvio, esta cita sí merece una disculpa, pero la idea se entiende. La cita que nos traes de la novela de Rand es casi igual, salvo la enorme diferencia estilística (maravillosamente traducida, además). Alguna vez te comenté de una frase que suelo escuchar a menudo con respecto a mi viaje: “Eres un hombre con suerte” (o alguna variante). En no pocas ocasiones me he defendido: “No fue suerte, fue una decisión”. Es decir, me hago responsable de mi libertad y la ejerzo según mi parecer; claro está, ello implica responsabilizarme de las consecuencias. Es sólo un ejemplo, pero creo que es válido.
    Ya me estás haciendo entrar ganas con la novela esa…

    Abrazos libres.

    Le gusta a 1 persona

    1. Ash, no me regañes. En cuanto a lo otro, sí, el mismo concepto, cabrón y cierto. Y en tu caso, defiende a muerte el hecho de que tú tomaste la decisión y estás viviéndola a fondo, nomás faltaba que te quitaran ese crédito.
      Varias veces, leyendo a Rand, pensé: Creo que a Borgeano le gustaría esto…
      Abrazos que asumen la libertad de darse

      Le gusta a 1 persona

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s