Obsesión por la textura, la música interna y el perfume de cada palabra

 

Captura de pantalla 2016-06-03 a las 10.44.51

“Sensación de estar frente a la literatura, o mejor, de ver funcionar una maravillosa máquina de hacer literatura. Habla lento, con extraños cortes en el interior de la frase. Absurdamente, yo me sentía tentado a arrimarle las palabras, como si él se detuviera porque no las encontraba. Siempre él traía por fin una palabra distinta a la que yo imaginaba, más bella y más exacta que la mía”. Lo dice un muy joven Ricardo Piglia sobre su encuentro con Borges, en Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación (Anagrama), esos espléndidos cuadernos del alter ego de Piglia.

Claro, la vocación de Borges por la textura, la música y el perfume de cada palabra habrá entintado su manera de hablar, tanto como distingue su obra. Me recuerda aquel cuasimandamiento de Dylan Thomas, “Love the words” y su obsesión, su desquiciamiento por la sonoridad y la multiplicidad de sentidos de las palabras. Da click aquí para ir a la entrada Dylan Thomas: Feroz declaración de amor por las palabras.

Me voy pensando en eso que impresionó al muchacho Piglia: difícilmente se puede crear algo de proporciones como las de Borges o Thomas sin la obsesión por el material con que se crea, como pasará con un escultor que conoce y ama y teme y explora y vibra las posibilidades del mármol.

3 pensamientos en “Obsesión por la textura, la música interna y el perfume de cada palabra”

  1. Texturas, música interna y perfume de cada palabra, es sensacional, cuando nos permitimos disfrutar cada sensación, es riquisimo experimentar con todos los sentidos y con todo el cuerpo. Cuando el conocimiento va unido a la sensación, a la emoción y a la vivencia, permanece, que te llegue mi abrazo con olor a sandalo. 😃

    Le gusta a 1 persona

  2. Todavía no pude acceder al libro que citas, D.; pero espero poder agenciármelo en algún momento. Hay unas interesantísimas clases de literatura argentina impartidas por Piglia que pueden verse en Youtube; algunas de ellas dedicadas al propio Borges. Sin duda alguna que Piglia era otro dedicado amante de las palabras; leerlo y oírlo son dos placeres complementarios. Es una pena enorme que esté sufriendo de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), lo cual lo tiene recluido en su casa desde hace más de un año.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, triste el momento de Piglia, ya no supe qué pasó después de que ganó el caso contra la aseguradora que no quería pagarle los gastos médicos.
      No conozco las clases que comentas, las buscaré el YouTube.
      Abrazos nomás porque sí.

      Me gusta

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s