#MiércolesDePoesía De cuando tu casa no aparece en Google Maps

Llevo cuerpo adentro una orfandad, algún bramido. No sólo la indefensión de perder a mi padre apenas cumplí los 17, sino las de ausencias que me dejaron la guardia fracturada.

La poeta venezolana Karla Castro (1985) parece saber de lo que hablo, creo que me ha oído en noches de llanto indefinido. Hoy, #MiércolesDePoesía, saboreo estos versos de su libro Tiempo Añil (Oscar Todtmann editores), que me hizo llegar mi querido Marlo Ovalles. Sirvan para palabrear el hueco que se lleva a cuestas, el que no dejamos de buscar y algunos llaman “casa”.

 

Homeless

“Mi casa
no aparece en los mapas de Google
nadie sabe cómo llegar

Esta casa juega conmigo a la gallinita ciega
esconde la ropa         mueve las paredes
pierde las llaves

Es un feudo que se resiste
me odia
confina a esta grulla a no tener nido”.

Foto: Claudia Noguera

8 comentarios en “#MiércolesDePoesía De cuando tu casa no aparece en Google Maps”

      1. Perdí a mi padre con veintinueve años, entonces no conocía el poema de Borges. Me recuerdo recorriendo su despacho, abriendo cajones, descubriendo pequeños objetos dentro de cajitas, papeles ordenados con gomas, bolígrafos, sellos (nunca logró a su pesar inculcarme esa afición), libros mejor o peor ordenados…. Pensé entonces que un instante todo aquello había dejado de tener sentido, pues era él el que se lo daba a todo. Empecé a hacerme las preguntas que nunca, por una u otra razón, le hice. Inicié un viaje interior en busca de respuestas, siempre quiero entender lo que acontece aunque, en el fondo, sepa que el sentido sólo es una ilusión. Obtuve respuestas, otras las imaginé, otras se resistieron, todas hicieron que él siga aquí.
        Luego se han ido o alejado otros, para entonces ya había leído a Borges y,desde entonces, no puedo dejar de volver de vez en cuando a esos versos.

        Le gusta a 3 personas

        1. El golpe de la ausencia es brutal, jodido, siempre a destiempo, aunque quien se vaya tenga 100 años. Me gusta cómo lo dices: las preguntas hacen que él siga aquí. Coincido: el mío también sigue rondando el campamento, a veces quedándose a dormir en la tienda de campaña, otras mirando desde un poco más lejos.
          Es increíble cómo unos versos de pronto hacen que todo cuaje. A mí me pasa mucho, con frecuencia.
          Te abrazo fuerte, Gonzalo.

          Le gusta a 1 persona

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s