Bendita extranjería

Screen shot 2012-12-28 at 5.17.31 PM

Otra vez pasó: una muy querida amiga nacida en otros lares me recuerda, desde sus ojos extrañados, la seducción de esta tierra.

Enamorada de México desde que llegó de Colombia, cuenta que estuvo el pasado 21 de diciembre en las pirámides de Teotihuacán, en un ritual de cierre de ciclo e inicio de uno nuevo. Se trató de una celebración de paz, de gratitud, de toma de conciencia, todo en un ambiente de profunda evocación y respeto por la sabiduría ancestral que late en cada piedra de ese centro ceremonial. Luego escribe: “Me aborda un desconcierto como extranjera y es que si los mexicanos se reconocieran más, se vieran más a sí mismos que a los demás, se vieran más en sus creencias y antepasados, en su amabilidad y entusiasmo, se darían cuenta que hoy son grandes, que las civilizaciones desaparecidas sólo los preceden, porque ningún otro país, como éste, tiene la posibilidad, como la tuvo esta vez, de sobrevivir el fin del mundo. ¡Gracias, México!”.

Coincido en que eso nos hace falta a mí, a los míos: vernos más, reconocernos más. Amo este país. Me fascina su riqueza, sus muchas caras, su humor, sus colores y sabores, su gente de a pie. Lo he dicho y escrito incontables veces, procuro que mi hija se fascine con él como yo, pero sin duda no advierto un millón de maravillas por el desgaste de la cotidianidad, por la cercanía, por exceso de autocrítica nacional. Por eso, cuando alguien de fuera habla con tanta pasión me doy cuenta que la mirada ajena es mucho más entusiasta de nosotros, que aquellos de nosotros que nos sentimos entusiastas.

Aquí, el link a otro feliz extranjero, el poeta chileno Gonzalo Rojas, en un texto magistral también cantando las loas de México y diciendo que “no se ha descubierto todavía”:

http://www.jornada.unam.mx/2011/05/08/sem-gonzalo.html

Necesito pedir prestado más seguido los benditos lentes extranjeros.

11 comentarios en “Bendita extranjería”

  1. Creo que lo que dices, Danoska, es un mal general de toda latinoamérica. Aquí en Argentina usamos el término “cipayo” (Simpatizante de los intereses extranjeros o al servicio de ellos; también se lo llama así al político que emplea su influencia en ese sentido) bastante a menudo. Hace poco hubo una manifestación –minoritaria, por otra parte– contra el gobierno, y un mal nacido pedía, por T.V., la intervención de los EE.UU. En fin…
    Quizá podría decirse que el caso de México sería algo más extraño ya que, como dijo alguien cuyo nombre no recuerdo, los mexicanos descienden de los Aztecas, los peruanos descienden de los Incas, y los argentinos descienden de los barcos. Es decir que México, al igual que otras culturas latinoamericanas, tienen un respaldo histórico mucho más profundo que el que tenemos por estos lares.
    Los métodos de manipulación usados durante estos cinco siglos sería algo para analizar.
    El artículo de Rojas es magnífico. ¡¿Cómo no estar orgullosos de nuestra bella e increíble latinoamérica?! Con todo ese increíble bagaje cultural que poseemos y algunos todavía miran hacia afuera buscando que les digan qué deben ver, qué deben oír, qué deben leer.
    No voy a cometer el error de decir que somos mejores que cualquiera u otra tontería por el estilo, pero sí voy a asegurar –con conocimiento de causa– que no somos menos que nadie.

    Cariños por un post impecable.

    Me gusta

    1. Sí, por desgracia, querido Borgeano, los latinoamericanos padecemos ese “malinchismo” (mexicanismo que se aplica a quien prefiere siempre lo extranjero por sobre lo nacional, formado del nombre Malinche, mujer indígena que durante la conquista de México fungió como traductora de Cortés y, dice la leyenda, se enamoró de él y traicionó a su pueblo por el español). Y en efecto es inexplicable, con nuestra riqueza cultural!!
      Me hace gracia lo que dices sobre la ascendencia de mexicanos, peruanos y argentinos, aquí se cuenta como chiste y nunca me imaginé leerlo de un argentino. En fin, lo cierto es que haríamos bien en revalorarnos y recordar, como dices con mesura, que no somos menos que nadie.
      Abrazo de fin de año…

      Me gusta

      1. Cariños infinitos y los mejores deseos. Aunque estemos rodeados de malinchistas y cipayos (en este caso el término proviene del portugués, donde se lo usaba para designar a los soldados que se pasaban al ejército invasor y luego aquí se usó en el mismo sentido, referido a los indios que peleaban del lado de los españoles), brindemos por aquellos que valoran a nuestra cultura. ¡Como Danioska sin ir más lejos!
        Espero que lo pases muy bien y te deseo lo mejor para este año.

        Me gusta

          1. Igualmente para ti querida Julia. Que el 2013 sea sólo el principio de lo mejor de nuestras vidas (me incluyo en los deseos, poco elegante, pero necesario).
            ¡Dale un abrabzo al Subcomandante Marcos!
            Cariños familiares y brindis infinitos.

            Me gusta

    1. Quémaravilla de fotos las que tienes! Me gustaron mucho las de gente, cuánta cont radicción en cada gesto, timidez pero una fuerza incontenible en los ojos, interesante lo que pudiste captar. En cuanto a los lugares, vaya, paseaste un montón y captaste detalles bellísimos del DF, Puebla, Oaxaca, Chiapas. Gracias por compartirlas y por mostrar tu gusto por mis país con tus imágenes. Un abrazo

      Me gusta

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s