Rayuela o la historia de mi cortazarización

Imagen 3Hechos puntuales:

1. La leí por primera vez en 1993. Lo sé porque tengo la manía de anotar la fecha de lectura en la primera página de un libro.

2. Eduardo Casar, maestro de literatura en la universidad y el más entusiasta publirrelacionista de Cortázar, nos la dio como tarea (le sonreían los ojos). Yo ignoraba que su estructura de ármelo-usted-mismo me iba a apabullar, a ratos a desesperar, pero que la delicia de su prosa y la locura de la propuesta harían que perder el hilo pasara a segundo plano. Luego hablamos de ella en clases con Casar y la disfruté aún más, si cabe.

4. Al terminarla me dieron ganas de aplaudir al genio que en sus páginas “incendia el lenguaje, acaba con las formas coaguladas”.

5. Como se están cumpliendo 50 años de su publicación, Alfaguara lanza un libro que incluye lo que 55 artistas plásticos y 11 escritores se animaron a decir sobre ella. Anoche se presentó el libro y se inauguró la exposición plástica en la Librería Rosario Castellanos, del Fondo de Cultura Económica.

6. Ahí estuve, faltaba más.

7. El libro incluye un texto de Eduardo Casar, culpable de mi cortazarización (y la de muchos).

Imagen 1Imagen 4Imagen 5Imagen 6

12 comentarios en “Rayuela o la historia de mi cortazarización”

      1. Te invito cuando quieras. Sé que debes ser una escritora y/o columnista importante, puesto que llegué a tu blog vía un RT de Alfaguara, pero no creo que esté de más decirte que tu blog es lindo, fresco, atractivo, tiene esas cosas que me gustan: Cortázar, Borges, Poesía… es eso, o yo soy muy fácil de complacer. Igual te invito a que te des una vuelta por mi changarro, quien quita y encuentres algo que te haga sonreír. Eso si, acá el café lo servimos bien negro. Saludos desde Tijuana hasta no sé, La Capital?

        Me gusta

  1. No, no soy importante, pero gracias por pasar por el blog. Ya me asomé al tuyo y tiene cosas interesantes: poesía, narrativa, letras escritas con cuidado. Y sí, echémonos un café literario de vez en cuando por esta vía. Desde el DF van saludos hasta esa intensa Tijuana (que muero por conocer)

    Me gusta

  2. Tiene una experimentación formal novedosa, variedad de protagonistas ricos en personalidades interesantes, atmósferas bohemias donde la música y el humo envuelven la vida, citas cultas sobre escritores, músicos, pintores, filósofos, posee voluntad de romper normas, y está la historia doble París – Buenos Aires de Oliveira, y también el espíritu de juego para niños que alienta todo el libro, por eso amo esta novela. Ah… y la poesía latente!

    Me gusta

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s