A esto sabe el sexo dentro de una iglesia

Captura de pantalla 2016-04-19 a las 11.07.22

Cuando virtud y pecado se encuentran sacan chispas. Abstinencia y desenfreno, dos caras del mismo Jano, ambas concentradas en el deseo: una por negación, otra por descaro. La oscuridad rota por la luz de las velas, lo prohibido y al mismo tiempo lo sublimado hacen un coctel invitadorsísimo.

Estoy leyendo Los almuerzos, novela del colombiano Evelio Rosero que se desarrolla en una parroquia de Bogotá y regala pasajes impecables como éste, cuando el jorobado Tancredo y la joven Sabina se encuentran, encendidos, debajo del altar:

“Resopló, era una llama que se consumía, el único cirio encendido de la misa. Tancredo la sintió despojarse de un tirón de su blusa, adivinó el gesto avasallador de la penumbra, los brazos alzados, la prenda que caía. Como por una llama negra el templo se hizo cálido, se incendió el aire, que olía al cuerpo pálido de Sabina, al escalofrío de sus pechos recién descubiertos, al sudor de sus axilas, al miedo y la alegría de toda su carne dispuesta, que se atrevía”.

Sí, algo así debe ser el sexo en una iglesia.

17 comentarios en “A esto sabe el sexo dentro de una iglesia”

  1. Bueno, bueno, yo no soy de iglesia, jajajajaja… pero tiene su punto, no?
    Aunque en la España retrograda que nos ha tocado sufrir, por mucho menos te montan un juicio. ¿Y la libertad de expresión? Tu post no habría pasado la censura…

    Besos

    Le gusta a 1 persona

  2. Que bien querida, tu siempre explorando en el mundo de las letras y yo inevitablemente relacionándolo con la música, tu entrada me llevo a la versión irreverente y genial de Liliana Felipe: “Cuando cumpla los ochenta ” saludos y abrazos religiosos 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Cuando escribas el texto no dejes de compartirlo, plissss. Es un tema que me interesa mucho. ¿Conoces el poema en prosa de José Antonio Ramos Sucre que empieza diciendo “Bebedizos malignos, filtros mágicos”?

      Le gusta a 1 persona

  3. ¡Yo quiero probar! Ése es uno de esos sitios donde no se me había ocurrido, pero supongo que lo único que puede llegar a ser movilizador es la transgresión, ya que el lugar en sí es poco apto para el erotismo o la sensualidad. Ahora, si sumamos a una partenaire vestida de monjita, podríamos llegar a pensarlo mejor…

    Abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s