La felicidad de la barbarie: Fontanarrosa

Cartón: Fontanarrosa
Cartón: Fontanarrosa

Para abrir esta semana infausta en la que hay que regresar al trabajo después de vacaciones, aquí va un cartón “literario”. Es de Inodoro Pereyra, personaje del genial argentino Fontanarrosa. Me parece la mejor opción para aceitar este #LunesDeMonos, en el que cómo cuesta salir de la cama para ser productivos y hacer dinero. Yo suscribo el exabrupto de Inodoro.

Nota importante: Por si alguien está de veras hundido en la barbarie y no entiende el chiste: Domingo Faustino Sarmiento, político y pensador argentino del siglo XIX, escribió Facundo o Civilización o barbarie, en el que plantea el conflicto entre la “civilización” y la “barbarie”, representadas por los medios urbano y rural respectivamente, y se inclina por la primera.

17 pensamientos en “La felicidad de la barbarie: Fontanarrosa”

  1. A mi cuerpo le faltan vitaminas. O le sobra acostumbramiento al descanso. O ambas opciones en cualquier proporción. Cualquiera fuese el diagnóstico nada mejor que una dosis de humor inteligente de la mano del Negro Fontanarrosa.
    Un beso que no se quiere despedir.

    Le gusta a 1 persona

  2. Desde Marsella y Pereira con sacudido de sábanas y el olor del incienso aún en el cuello de mis camisas, auque soy un devoto sin devociones y me animo con ver la trascendente marcha de la gente tras esos Santos de Palo que hacen la Semana Santa. Ya despierto en el corre corre, te pongo un saludo en un sobre de los que repartía Carlos Villa en mi pueblo, él era el Inodoro Pereira de mis tiempos eternos y aún está ahí en las calles por donde desfilan tantos como ellos. Abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  3. ¡Vaya que estás filosa Danioska! Eso de “si alguno está hundido en la barbarie…” es maravillosamente violento. ¡Me encantó! Así me gusta verte.
    Bien, una entrada sureña a más no poder. Me alegra ver al Negro Fontanarrosa aquí y al entrañable Inodoro Pereyra, un verdadero clásico de la historieta argentina. Con respecto al Facundo, creo que sería una lectura complicada –por las referencias históricas implícitas– para un lector no argentino; pero creo, también, que sería una excelente lectura para cualquier latinoamericano, ya que la dicotomía que plantea es la misma que forma la base histórica de casi todos los países de nuestro continente.

    Abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. En la universidad leí algunos fragmentos del Facundo, me gustaría regresar a él y leerlo de un tirón. Espero que la vida me dé para ello, seguro aprendería un montón. Y sí, mi filón argentófilo sale una vez más a relucir…

      Le gusta a 1 persona

  4. ahh, que lindo ver por aquí a nuestro querido Fontanarrosa, y pensar que por mucho tiempo me negué a leerlo, porque “Boogie, el aceitoso” me parecía demasiado violento y apestoso, claro, en esa época, aún no cazaba las ironías.

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, me encanta el Negro, tiene una ironía que desarma. Y claro, se requiere cierta malicia para captarla, alguien muy joven o ingenuo seguro no la pesca.
      Un abrazo, Nélida

      Me gusta

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s