Abrirme y dejar entrar al otro

Foto: David Naman www.hypnoticphoto.ca
Foto: David Naman
http://www.hypnoticphoto.ca

“[…] Todavía huelo a su sudor. No me lavaré hasta que vuelva. Nuestro cuarto huele a sexo todavía y en el olor escucho el eco de nuestras voces, el crujido de nuestros cuerpos sobre petates. Su último grito ronco. […] Dejar entrar al otro. La hospitalidad de este cuerpo. Dejarse intercambiar. Jugar. Tocarse hasta los límites y ver cómo desaparecen. Oír la respiración del otro como si fuera la propia. Más que la propia. La única […]”. -Gabriela Jauregui, “Citlalli”, La memoria de las cosas (Sexto Piso, 2015).

Doy fe. Es así de hermoso y terrible.

 

15 pensamientos en “Abrirme y dejar entrar al otro”

  1. Una experiencia sublime cuando ambas partes están de acuerdo… Recordé que leí en Twitter algo así como “La Biblia te dice que ames al prójimo. El Kamasutra te enseña cómo”…Ü

    Le gusta a 1 persona

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s