El viaje (o la extrañeza de lo que no eres)

Screen shot 2013-02-18 at 11.29.41 AM

Les cuento: la línea aérea se enteró de mi dificultad emocional para tomar ayer el avión y tuvo a bien cancelar mi vuelo, de manera que salgo hoy, 24 horas después de lo previsto. Y para seguir en la tónica de los periplos, aquí este delicioso texto de Calvino, sobre lo que vive quien emprende un viaje:

“…aquello que buscaba era siempre algo que estaba delante de él, y aunque se tratara del pasado era un pasado que cambiaba a medida que él avanzaba en su viaje, porque el pasado del viajero cambia según el itinerario cumplido, no digamos ya el pasado próximo al que cada día que pasa añade un día, sino el pasado más remoto. Al llegar a cada nueva ciudad el viajero encuentra un pasado suyo que ya no sabía que tenía: la extrañeza de lo que no eres o no posees más te espera al paso en los lugares extraños y no poseídos”.

Italo Calvino, Las ciudades invisibles (Siruela)

8 comentarios en “El viaje (o la extrañeza de lo que no eres)”

  1. Deliciosa la cita de Calvino. Yo a veces he tenido la extraña sensación de que hay lugares que no existen. Cierta vez, sentado en una sala de espera, oigo hablar a dos personas que estaban a mi lado. Uno de ellos viajaba a Catamarca, a visitar a unos parientes; “¿Cómo es posible que alguien viva en Catamarca?” Pensé o, más que pensé, sentí. “¿Cómo es que puede existir un lugar llamado Catamarca?” Fue una sensación rara; extraña; me parecía imposible pensar en ese lugar.
    Algún día deberé ir allí y ver cómo es eso, pero no servirá de mucho; la sensación de extrañeza la sentiré con respecto a otro lugar.
    ¡Buen viaje otra vez!

    Me gusta

    1. Sí, entiendo loque dices, me ha pasado y Catamarca ciertamente suena como un lugar inventado!
      Ahora mismo, en Milán, a 0 grados, con aguanieve y el cielo totalmente nublado, me parece que estoy en una realidad alterna, porque mi celular me da la temperatura de México: 23 grados!
      Abrazo

      Me gusta

  2. Hermoso texto y fragmento.

    Catamarca es cálida, tranquila, y con mil distintos tonos de verde. ¿Habrá una diferente en otro rincón del mundo?

    ¡Buen viaje!

    Me gusta

    1. Qué rico, entonces es doblemente delicioso para ti (increíble cómo las letras de un texto se cargan de emotividad cuando son regalo de alguien querido).
      Saludos y gracias por pasar por aquí

      Me gusta

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s