El mayor temor de un poeta

Imagen 5

En apenas unas líneas, Guillevic resume uno de los máximos temores de quien escribe versos: que en vez de fluir como agua fresca, el poema se quede atascado, quieto, huela mal. Una vez más, la poesía pone en palabras intensas lo que yo ya sabía, sin saber que lo sabía. Aquí, la versión bilingüe:

Bien quisieras
avanzar en tu poema
como un arroyo

Rápido, sinuoso

y tiemblas de devenir
como un estanque

donde podrías, estancado,
ya no reconocerte.//

 

Tu voudrais bien
Avancer dans ton poème
Comme un ruisseau

Sinueux rapide

Et tu trembles de devenir
Comme un étang

Où tu pourrais, stagnant,
Ne plus t’y reconnaître.

-Eugène Guillevic, traducción de René Higuera

 

16 pensamientos en “El mayor temor de un poeta”

  1. Là, il a raison. Pero yo no hubiera podido explicarlo así. Ese miedo a la inefabilidad nos caracteriza a todos, incluso sin ser poetas… ese miedo a no saber explicar lo que sentimos, a que se pudra en nuestro interior, a que se estanque… et ça pue.

    Malheureusement, il y a des jours comme ça…

    Soy muy fan de tu blog.

    Me gusta

    1. Sí, en cualquier ámbito la energía se puede atascar y adquirir un tono verduzco opaco, así que por supuesto que “vivan”!
      Me imagino que todos por allá deben estar derretidos, si incluso para nosotros de clima tropical eso ya es calorenserio. Pues nada que una buena cerveza no cure, salud!

      Me gusta

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s