Hoy, día de guerrilla lectora

20140321-052344.jpg

Este día toca liberar un libro, dejarlo “olvidado” en algún lugar público para que un lector lo encuentre y lo haga suyo. La iniciativa, originalmente argentina y cada vez más extendida, funciona cuando sea pero el 21 de marzo los olvidadores se ponen de acuerdo en una especie de guerrilla lectora. En Twitter, este año se promueve con el hashtag #SiembraUnLibro, detrás del cual está el entusiasmo de @El_Esagui y cómplices. Qué rico pensar que un día, en no mucho tiempo, ciudades y pueblos de Hispanoamérica amanezcan sembrados de ejemplares en parques, paradas de autobús, cines, iglesias, como si los libros brotaran por sí mismos, se nacieran fruto de sus ganas de ser leídos.

Aquí mi aportación variadita, comprada ex profeso para el disfrute de otros:
1. Los rituales del caos, de Carlos Monsiváis (Era), un clásico de crónica urbana que atisba con humor en las muchas expresiones del folclor nacional;

2. El alma del hombre bajo el socialismo y notas periodísticas, de Oscar Wilde (Biblioteca Nueva), vistazo a la opinión del irlandés sobre temas varios aunque destacan las páginas autocríticas, en las que Wilde comenta su propia obra;

3. Álbum Iscariote, de Julián Herbert (Era/Conaculta), lo más reciente y arriesgado del poeta de Acapulco, que a veces también escribe novelas como Canción de tumba.

Los dejaré en donde alguien pueda encontrarlos, con una nota que diga: “Este libro es parte de la Liberación Mundial de Libros. #Siembra un libro”. Que vuelen y aterricen en manos que los acaricien, los hagan suyos. Amén.

PD Anda, libera tú también un libro.

20 comentarios en “Hoy, día de guerrilla lectora”

      1. ¿A ti no te “sobran” libros en casa que leíste y sabes que no volverás a leer? Esos pueden abrir puertas a otros. Claro que si la gente no sabe de que va, igual creen que te lo olvidaste y te llaman para devolvertelo…, jajaja

        Le gusta a 1 persona

  1. Hace algún tiempo participé en una iniciativa similar y fue muy gratificante. Desde entonces más de una vez “olvido” algún libro en la estación de metro, en una de ellas, desde el vagón pude a ver a la persona que lo recogía, quizás después de leerlo habrá hecho lo mismo.
    Abrazos y buen fin de semana.

    Le gusta a 1 persona

  2. Me enteré tarde, pero mejor así, aquí llovió todo el día y los libros se hubiesen echado a perder. Hace un año, aproximadamente, encontré Seda, de Alessandro Baricco; una novela breve pero encantadora. Debo reconocer que no la dejé abandonada “al azar”; sino que la dejé en un portal para que la leyera una persona en especial. Nunca supe si la novela siguió su derrotero, pero algún día lo averiguaré.
    Abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Uy, encontrar Seda es un doble premio. Es la que más he gustado de Baricco, junto con Océano Mar.
      Según yo se valen las “trampas” como la que hiciste. El asunto es poner los libros a circular…
      Abrazo

      Me gusta

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s