La dualidad que Rilke entendió como nadie

Pintura: Binh Nguyen Thanh
Pintura: Binh Nguyen Thanh

Otro #MiércolesDePoesía inaugura la mañana en que resuenan estos versos de Rainer María Rilke, el poeta que respiraba con la pluma y amaba las dos caras de las cosas: “Deja que te suceda lo bello y lo terrible.Sólo hay que andar: ningún sentimiento es remoto”. Muchos volúmenes caben en esas letras. 

PD Recomiendo muchísimo este blog antiguo de la poeta y traductora Natalia Litvinova, de donde tomo el fragmento; aborda la etapa rusa de Rilke, su contacto con Tolstoi, Tsvetáieva y Ajmátova, así como sus vasos comunicantes con pintores rusos y hasta poemas que escribió en esa lengua.

 

 

 

11 comentarios en “La dualidad que Rilke entendió como nadie”

  1. Es muy bello!! Me trae hermosos recuerdos este autor…. Leí por recomendación “Cartas a un joven poeta” y me pareció un libro esplendido, de un pequeño lugar donde apoyarse para caminar.

    Le gusta a 1 persona

    1. Las Cartas son hermosas, sí, y también las Elegías de Duino, con aquel verso deslumbrante: “Todo ángel es terrible”.
      Y qué bella forma tienes de decirlo: “un lugar donde apoyarse para caminar”. Me parece que todos los grandes autores lo son, ¿no es así?
      Saludos y gracias por pasar

      Le gusta a 1 persona

    1. A mí me sorprendió mucho. Sé poco de la historia de Rilke, pero ciertamente no tenía idea de su “etapa rusa”. Otra vez Natalia Litvinova ofrece un acercamiento valioso a esa cultura.
      Saludos

      Me gusta

  2. Es que la vida es dualidad, de manera inevitable. Quien no entiende eso siempre va a sufrir por uno u otro motivo. Claro, un poeta siempre lo expresará de manera inigualable; y tal vez por eso, más efectiva.
    Cariños.

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, lo es, pero qué difícil es aceptarlo de cotidiano. Suelo decantarme por la parte amable, rica, disfrutable de la vida, y me quejo por la dolorosa e incierta. El día que logre aceptar ambas de corazón empezaré a crecer.
      Abrazo

      Me gusta

      1. Creo que tu tendencia es de lo más natural y hasta me atrevería a decir que la más saludable. Es natural evitar el dolor y la incertidumbre (ésta palabra es la que no quise nombrar cuando dije que iba a meterme en temas personales). El asunto es que, cuando esas cosas dolorosas llegan de manera inevitable, debemos a aprender a aceptarlas. Incluso, haciendo un esfuerzo no pequeño, se puede aprender a ver las “pequeñas ganancias de las grandes pérdidas”.
        Abrazo.

        Me gusta

        1. Pues sí, es como dices. Aunque conozco y repito la teoría con total convicción, cuando llegan los momentos dolorosos me doblo al sufrimiento y quiero salir corriendo.
          En fin, a seguir remando a contracorriente…

          Me gusta

Responder a danioska Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s