Archivo de la etiqueta: Rainer María Rilke

Cuando el amor es maldito de origen

Foto: Federico Robledo
Jaime López y Mónicca Gómez Foto: Federico Robledo

Anoche fui al teatro. Quise ver en escena a mi querido Jaime López, voz y presencia central en la escena del rock mexicano. Actúa en la obra Sangre en la comisura de tus labios, escrita y dirigida por Arturo Honorio, quien como teatrero ha colaborado con gente como Alejandro Jodorowsky. La actuación de Jaime convence y cimbra, mientras la de Mónicca Gómez es poderosa y la obra, impecable. No daré ningún spoiler pero trata sobre un amor turbio, jodido desde su origen, que revuelve las tripas. Plagado de odio, deseo y culpa, me hizo recordar aquello de Rainer María Rilke:

“¿Quién, si yo gritara, me escucharía entre las órdenes
angélicas? Y aun si de repente algún ángel
me apretara contra su corazón, me suprimiría
su existencia más fuerte. Pues la belleza no es nada
sino el principio de lo terrible, lo que somos apenas capaces
de soportar, lo que sólo admiramos porque serenamente
desdeña destrozarnos. Todo ángel es terrible”.

Se presenta en el Teatro de Azotea, espacio íntimo donde los 15 espectadores están literalmente en medio de la acción, lo que implica un reto adicional para actores y puesta en escena. De verdad vale mucho la pena.

Circulo Teatral, Veracruz 107, Col. Condesa, México, D. F. Reservaciones: 5553 1383

 

La dualidad que Rilke entendió como nadie

Pintura: Binh Nguyen Thanh
Pintura: Binh Nguyen Thanh

Otro #MiércolesDePoesía inaugura la mañana en que resuenan estos versos de Rainer María Rilke, el poeta que respiraba con la pluma y amaba las dos caras de las cosas: “Deja que te suceda lo bello y lo terrible.Sólo hay que andar: ningún sentimiento es remoto”. Muchos volúmenes caben en esas letras. 

PD Recomiendo muchísimo este blog antiguo de la poeta y traductora Natalia Litvinova, de donde tomo el fragmento; aborda la etapa rusa de Rilke, su contacto con Tolstoi, Tsvetáieva y Ajmátova, así como sus vasos comunicantes con pintores rusos y hasta poemas que escribió en esa lengua.

 

 

 

Espero al ángel del deterioro

20130725-080153.jpgRuinas. Catedral de Antigua Guatemala. Desplomada hace siglos por un sismo, hoy es una iglesia sin bancas, deshabitada de santos, sin velas ni incienso. No se oyen cantos, apenas una voz acurrucada entre la piedra, un aliento de vida en la invasión de la hierba. Estos muros dejados a la suerte defienden su estética, la no-vertical: el deterioro tiene una belleza insuperable. A cada paso espero al ángel milenario y seductor, que cante al arte nacido del abandono. Por alguna razón recuerdo a Rilke:

¿Quién, si yo gritase, me oiría desde los coros/
de los ángeles? Y aun suponiendo que alguno de ellos/
me acogiera de pronto en su corazón, yo desaparecería/
ante su existencia más poderosa. Porque lo bello no es sino/
el comienzo de lo terrible, ése que todavía podemos soportar;/
y lo admiramos tanto porque, sereno, desdeña el destruirnos./
Todo ángel es terrible […]

Rainer María Rilke, “Primera elegía”, Elegías de Duino

20130725-080123.jpg

20130725-080241.jpg

Quiénes son los ángeles…

20130226-074132.jpg

Italia es tierra de ángeles. Debe haber más por kilómetro cuadrado que en ninguna otra ciudad del mundo, o al menos así me lo parece. En cada calle uno se topa con una iglesia, una escultura, un monumento o un museo: ahí los seres alados asoman por cualquier parte. A veces adultos claramente andróginos y bellísimos, en otras niños gorditos de enormes cachetes, siempre mantienen ese misterio tejido en la sombra de sus alas. En cualquier caso me hacen recordar los versos de Rilke, en Las elegías de Duino:
“Todo ángel es terrible. Y sin embargo, ay, los invoco/ a ustedes, casi mortíferos pájaros del alma/ sé quiénes son ustedes…”. Dichoso poeta: yo lo ignoro, pero me encantaría saber en realidad quiénes son esos seres ingrávidos, portadores de noticias y protectores, que todos menos yo parecen encontrar en cada esquina.

20130226-073129.jpg

20130226-073155.jpg

20130226-073215.jpg

20130226-073348.jpg

20130226-073414.jpg