Codiciar la nuez de Adán

Imagen 3

 

Aquí va un pequeño poema mío que celebra esa delicia de la geografía masculina, con frecuencia pasada por alto cuando se habla de sexo, pero en el juego del deseo exquisita de imaginar, acariciar, chupar, morder, besar. Si Adán hubiera sabido cuánto iba a estar presente en mis fantasías…

 

Quiero tu cuello

ahora

grueso

lamerle la nuez

como áspera es la noche.

Quiero tu cuello

quiero

grueso

lamerle la nuez.

 

-Julia Santibáñez

4 comentarios en “Codiciar la nuez de Adán”

  1. Otra vez me sorprenders, con apretadísimo poema; Los frutos vegetales siempre fueron afines al cuerpo y a sus apéndices. Creo que en las hermanas de Eva, hay más atributos frutales que en los adanes (debí decir Adán, porque este nombre bíblico significa: el hombre, o la humanidad misma). Esos de las féminas, sí son deliciosos, con tersuras especiales, temperaturas que pueden variar en un rango del tibio al hirviente, son sabores peculiares en el contenido de sus néctares y con reacciones insospechables si se les sabe dar el tratamiento adecuado. Las nueces solo las conozco, formando parte de los panes navideños. Y engordan. Gracias Julia. Besos para vos de parte del hombre que no tenía nuez. Raul

    Le gusta a 1 persona

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s