Éste es el loco que se metió en mi cama

Es un fantasma demente que no me deja dormir. Y estoy feliz. Una y media de la mañana. Estoy en mi cama (adentro, no encima: es pertinente la exacta preposición) y él está conmigo. No me puedo dormir. Otra vez cometí la estupidez de ponerme a leer, a las 11:30 p.m., «un par de páginas» antes deSigue leyendo «Éste es el loco que se metió en mi cama»