De libromancia y poesía

Imagen 3Resulta que algo que yo hago hace años tiene un nombre rimbombante: “[el poeta Jorge Fernández Granados] tiene un pequeño ritual, que su colega Daniel Samoilovich denomina ‘libromancia’, y que consiste en que cuando no tiene tiempo para leer un libro entero de poesía, lo que hace es tomarlo, soplar y leer la página en que se abre. ‘De esa manera, puedo descubrir qué voz de poeta se anida en él’, cuenta”.  -Mónica Maristáin, “Jorge Fernández Granados, El silencio: propósito extremo de la poesía”, revista Gente! (junio, 2013).

Así de simple: el poeta me plagió la idea y la presume sin pudor. Ok, acepto que yo no le soplo, nomás abro el libro y leo el primer verso que salta. No me quejo mucho porque ese sistema tan mío me ha dejado a cuestas versos imperdibles, como estos de mi “plagiario”:

[…] Los días se van llevando las cosas que he querido./
Con pasos secretos, a mi espalda/
se desvanecen. Las cosas/
pequeñas, provisionales. Las cosas/
que supuse que eran mías.//

Y cada vez me siento/
más solo, pero más ligero./
Un emigrante, digamos,/
que va perdiendo su equipaje/
pero no lo lamenta […]

-Jorge Fernández Granados, Si en otro mundo todavía (Almadía)

12 comentarios en “De libromancia y poesía”

  1. Esto lo hago desde comencé a leer poseía (allá por el pleistoceno) a ver si se va a creer original el maromo este 😉 Abro un libro, le soplo

    El tiempo

    Ahora que todo el mundo vive hacia el futuro

    mi melancolía y yo hemos decidido
    vivir en el pasado.

    Cristina Peri-Rossi

    Me gusta

  2. El azar puede resultar a veces traicionero, ocultando en la penumbra de la suerte la que tal vez fuera nuestra alma ya contada, lo propio hecho versos por carne ajena, la ansiada resonancia tantas veces buscada y que pasa rozándonos, sin darnos cuenta, en la cara trasera de una hoja a la que nunca más daremos la vuelta y no hallaremos, ya oculta de nuevo tras la búsqueda en otro tiempo, que casi irremediablemente no encontraremos.

    Me gusta

  3. Me alegra ver que somos unos cuantos los que practicamos el misterioso arte de la “libromancia” jajajaja

    Yo a veces practico la “blogomancia” y encuentro rincones como este, o versos como estos otros:

    “Entre palabra y palabra, tú.

    Tú, inevitable, jugueteando con mis suspensivos.”

    de Alejandra díaz Ortiz (http://alejandradiazortiz.wordpress.com/2013/07/03/tension-textual-no-resuelta/)

    Me encanta esta práctica 😀

    Saludos!

    Me gusta

  4. Sí, creo que muchos tenemos patentada la libromancia! Ahora, que la blogomancia también es una maravilla redonda redonda. El blog de Alejandra me gustó…
    Gracias por pasar por aquí.
    Saludos librescos!

    Me gusta

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s