Archivo de la etiqueta: tango

Qué me van a hablar de amor

Julio Sosa
Julio Sosa
El tango es mi José Alfredo particular. No es que yo me sienta argentina o porteña o uruguaya. Es que me gusta el humor del gotán, contrapuesto al tono lastimero, rebajadito y grandilocuente del de Guanajuato. Se toma muy en serio.

Aquí va un fragmento de “Qué me van a hablar de amor”, tango favorito en la voz de Julio Sosa, con esa lucidez sobre la caducidad de las querencias. Por cierto, yo sí dejaba que Sosa me arrimara esa boca y me hablara de lo que quisiera.

“Me están sobrando los consejos,
que en las cosas del amor
aunque tenga que aprender
nadie sabe más que yo […]

Yo anduve siempre en amores
¡qué me van a hablar de amor!
Si ayer la quise, qué importa…
¡qué importa si hoy no la quiero!
Eran sus ojos de cielo
el ancla más linda
que ataba mis sueños;
era mi amor, pero un día
se fue de mis cosas
y entró a ser recuerdo.
Después rodé en mil amores…
¡qué me van a hablar de amor!”

#SábadoDeMúsica: “Por esa puta costumbre”

Foto: Cacho Castaña
Foto: Cacho Castaña

Da click aquí para oír la canción:

Para abrir el sábado como gente decente ahí va esta canción del argentino Cacho Castaña. La semana pasada platiqué que intentaría en este espacio los #SábadosDeMúsica colectivos, es decir, con la participación de quienes quieran sumar sus temas preferidos, que yo añadiré a la entrada. La idea es hacer una especie de playlist enriquecido por todos. Hoy propongo el tema: “la canción que más me ha pegado recientemente”. Aquí, la mía: de voz y letra desgarradas, me encanta. Debo ser masoquista.

Por esa puta costumbre
de andar haciéndome el vivo,
el que se las sabe todas
y todas las ha vivido.
El que tuvo mil amores
llorando sobre su almohada.
¡Por esa puta costumbre
al final no tengo nada!

Por esa puta costumbre
de regalar carcajadas,
para mostrarle a la gente
que nunca lloro por nada.
Inventando mil historias
para deslumbrar amigos.
¡Por esa puta costumbre
cuántas cosas he perdido!

Soy Cacho de Buenos Aires
y no hay farol que me alumbre.
¡Mi gran amor lo perdí
por esa puta costumbre!
Soy cacho de Buenos Aires
y tengo un sueño escondido,
cantar igual que Gardel
“¡Mi Buenos Aires querido!”.

Y aquí van las sugerencias de la comunidad:

  1. @adrianodelucio “Cuando estoy contigo”, de Armando Manzanero
  2. @cherrera313 “Amiga”, de Denise de Kalafe y María José
  3. @arr1910 “Lost Stars”, de Adam Levine
  4. @cobixreyes “Sorry Seems To Be The Hardest Word, de Joe Cocker
  5. @JorgeLuisBorgia “Enjoy The Ride”, de Morcheeba
  6. @vboletta “Milonga del pelo largo”, de Adriana Varela
  7. Viramo Spiro “Las cosas que no se tocan”, de Intoxicados

El afán de callejear (así, tal cual)

Imagen 3

“Mala suerte”, tango de 1939, es perfecto para bienvenir el fin de semana, sobre todo en esta deliciosa versión de la muy joven Francis Andreu, el secreto mejor guardado del arrabal uruguayo. Resulta una agradecible cátedra de honestidad, de ésas que hoy poco se dictan: un amante asume la “mala suerte” de andar solo porque no puede dejar la farra. Con esa claridad, para qué se necesita el sol.

“Se acabó nuestro cariño”, me dijiste fríamente,/
yo pensé pa’ mis adentros, puede que tenga razón./
Lo pensé y te dejé sola, sola y dueña de tu vida,/
mientras yo con mi tristeza me jugaba el corazón.//

Y apreté fuerte los ojos y cerré fuerte los labios/
pa’ no verte, pa’ no hablarte, pa’ no gritarte un adiós/
y tranqueando despacito me fui al bar que está en la esquina/
para ahogar con cuatro tragos lo que pudo ser tu amor.//

Yo no pude prometerte/
cambiar la vida que llevo,/
porque nací calavera/
y así me habré de morir./
A mí me gusta la farra,/
el café, la muchachada,/
y donde haya una milonga/
yo no puedo estar sin ir.//

Bien sabés cómo yo he sido,/
bien sabés cómo he pensado,/
de mis locas inquietudes,/
de mi afán de callejear./
Mala suerte si hoy te pierdo,/
mala suerte si ando solo,/
el culpable soy de todo/
ya que no puedo cambiar. […]

Milonga del alucinado/para alucinar

El sábado adquiere otra textura y otra temperatura con los ecos de  este impresionante poema de Jaime Dávalos, con música de Eduardo Falú e interpretación de Liliana Herreros. Es como si la distancia se solidificara en música…

“Siento mi pulso en la sombra midiendo tu ausencia/
lento derrumbe del tiempo que corre en mis venas,/
¿dónde estarás a esta hora en que tu presencia/
todo lo habita de un vaho de sol y madera?/
Toda mi sangre te aguarda/
toda mi vida te espera/
¿dónde estás?//

Mientras las cosas que amamos siempre te recuerdan,/
crece un aroma secreto desde las tinieblas,/
mi soledad alucinada de nuevo te inventa:/
es que te llevo, mi alma, tatuada en las venas.”//

-Milonga del alucinado

Da click aquí para escuchar la canción: http://m.youtube.com/watch?v=M_zuBZV1IQg