Revueltas, mejor muerto que vivo

Foto: CNL-INBA
José Revueltas Foto: CNL-INBA

“‘La culpa no es de nadien, más que mía, por haberte tenido’. En la memoria de Polonio la palabra nadien se había clavado, insólita, singular, como si fuese la suma de un número infinito de significaciones. Nadien, este plural triste. De nadie era la culpa, del destino, de la vida, de la pinche suerte, de nadien. Por haberte tenido”. Este pasaje de El apando (Ediciones Era), cuento del mexicano José Revueltas, muestra en pocas líneas la fuerza de su pluma, aguda, concentrada, de atmósferas inquietantes y una rabia tensa.

Los huesos de ese mismo José Revueltas, que varias veces estuvo preso por sus ideas políticas y que hoy cumpliría 100 años, ya descansan tranquilos porque desde ayer hay una placa en su honor en el Palacio de Lecumberri (antes penitenciaría y hoy, Archivo General de la Nación). Ahí pasó dos años y medio encerrado, luego de su participación en la revuelta estudiantil de 1968, y en su celda escribió El apando, que justo se desarrolla en prisión y da cuenta de la barbarie como norma de los marginales. Asimismo, se develó una placa con su nombre en el complejo penitenciario de Islas Marías, que también lo tuvo como interno.

Qué elegancia de la modernidad: meter en prisión a los escritores incómodos y, cuando se mueren, reivindicarlos con un homenaje que sale en los periódicos. Para los políticos conviene mucho más el Revueltas muerto que vivo, pero para la gente de a pie como yo, una figura crítica como la suya se antoja necesaria en el caótico México de hoy.

8 comentarios en “Revueltas, mejor muerto que vivo”

  1. Dices:
    “Qué elegancia de la modernidad: meter en prisión a los escritores incómodos y, cuando se mueren, reivindicarlos con un homenaje que sale en los periódicos.”
    Y tienes muchísima razón, la historia está llena de esas paradojas. Aquí cerca murió Miguel Hernández, en la cárcel, ahora todo son homenajes y recuerdos y conmemoraciones. Siempre fue incomodo en vida.
    Pero no solo son cosas modernas, ni atañen únicamente a los políticos. Son viejas como la humanidad. Cuantos místicos cristianos, auténticos, estuvieron a punto de morir en la hoguera o murieron en ella. No hablemos ya de los científicos o investigadores. Los “rebeldes” una vez muertos son ejemplo a seguir por el mismo “bando” que los condenó.
    Hay una apropiación indebida del personaje, de la historia y de la memoria, que se moldean a medida de los intereses. Por eso la ignorancia conviene tanto.

    Le gusta a 1 persona

    1. Uy, Miguel Hernández es unos de mis poetas favoritos de la vida. Y sí, sé que esto ocurre en todos lados y desde siempre: hay gran conveniencia política en “reivindicar” a los muertos, sean artistas, filósofos, científicos o “profetas”. Es parte del sinsentido cotidiano y, como dices, de los intereses que lo gobiernan todo.
      Un abrazo y gracias por pasar

      Me gusta

    1. Uf, incontenible la imbecilidad que nos rodea. Me recuerdo de aquello que repetía, divertido, Facundo Cabral: “mi abuelo decía que le temía a los pendejos… porque son muchos”.
      Abrazos que intenta huir de la estupidez

      Le gusta a 1 persona

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s