Archivo de la etiqueta: W.H. Auden

Por esto intento escribir un poema

Captura de pantalla 2016-03-15 a las 10.42.15

“El impulso de crear una obra de arte surge cuando, en ciertas personas, el sobrecogimiento pasivo que provocan los seres y acontecimientos sagrados se transforma en un deseo de expresar ese sobrecogimiento mediante un rito de veneración u homenaje; y, para ser un verdadero homenaje, ese rito debe ser bello. […] En el caso de la poesía, el rito es verbal: rinde homenaje nombrando”. -W. H. Auden, El arte de leer, Lumen

Esto que dice Auden es justo el tema, el intento: ¿cómo pongo en palabras la inminencia de esa ola monumental que me envolvió, de manera que quien lea el poema sienta, efectivamente, que se le viene encima la pared de agua, que el azul más azul se multiplica encima y a los lados y abajo y más, que no puede sino cerrar los ojos y dejarse llevar?

Acaso lo procuro para tratar de decirme yo misma el miedo. El delirio. La adrenalina.

Poemas que saben a pan

Imagen 1

“La canción personal y el lenguaje… gracias a los cuales es posible aún para los que respiran partir el pan con los muertos” (“Personal song and language…/ Thanks to which it’s possible for the breathing/ still to break bread with the dead”).

Encuentro estos versos en la primera página de un libro hermoso que recibí como regalo ayer: El arte de leer, del enormísimo poeta inglés W.H. Auden (Editorial Lumen). Qué concepto más poderoso: la poesía, reino de la sonoridad y el lenguaje, como posibilidad de cruzar fronteras, como espacio de comunión entre mundos, porque sólo la palabra permanece cuando el aliento se desvanece. Los poemas de Auden tienen la dosis exacta de levadura y sal, satisfacen el hambre del que lee. Son obra de un panadero poeta, que se ensucia las manos para crear una hogaza bien trabajada, perfecta para compartir con otros. Creo que de eso se trata este oficio.