Cuando el amor es maldito de origen

Foto: Federico Robledo
Jaime López y Mónicca Gómez Foto: Federico Robledo

Anoche fui al teatro. Quise ver en escena a mi querido Jaime López, voz y presencia central en la escena del rock mexicano. Actúa en la obra Sangre en la comisura de tus labios, escrita y dirigida por Arturo Honorio, quien como teatrero ha colaborado con gente como Alejandro Jodorowsky. La actuación de Jaime convence y cimbra, mientras la de Mónicca Gómez es poderosa y la obra, impecable. No daré ningún spoiler pero trata sobre un amor turbio, jodido desde su origen, que revuelve las tripas. Plagado de odio, deseo y culpa, me hizo recordar aquello de Rainer María Rilke:

“¿Quién, si yo gritara, me escucharía entre las órdenes
angélicas? Y aun si de repente algún ángel
me apretara contra su corazón, me suprimiría
su existencia más fuerte. Pues la belleza no es nada
sino el principio de lo terrible, lo que somos apenas capaces
de soportar, lo que sólo admiramos porque serenamente
desdeña destrozarnos. Todo ángel es terrible”.

Se presenta en el Teatro de Azotea, espacio íntimo donde los 15 espectadores están literalmente en medio de la acción, lo que implica un reto adicional para actores y puesta en escena. De verdad vale mucho la pena.

Circulo Teatral, Veracruz 107, Col. Condesa, México, D. F. Reservaciones: 5553 1383

 

2 comentarios en “Cuando el amor es maldito de origen”

  1. TE AMO
    En traje de ceremonia
    te digo “te amo”
    y me cuesta decírtelo
    al viento duradero de Poniente
    viento que sopla de esa parte
    que tú sabes
    en Pontevedra
    una de las cuatro provincias
    en que se divide
    la Comunidad de Galicia
    que pagamos los hombres a escote
    para costear un baile
    un abrazado
    derribados los dos hacia adelante
    pagando yo el pontazgo
    derecho o tributo de tránsito
    por ese puente de Amor
    formado de maderos
    o de una sola tabla
    por donde pasa la dignidad
    de un pontífice erecto
    ejerciendo el gobierno de su diócesis
    en la que tu, maja mía
    mandas
    pues tú tienes los ornamentos
    que sirven a un prelado
    para la celebración
    de los amores divinos
    ya que tu hermoso vientre contiene
    las ceremonias pontificias
    y las de las funciones episcopales
    del casamiento
    o vidrio de amor
    sobre el cual se extiende el esmeril.

    -Daniel de Cullá

    Le gusta a 1 persona

Añade tus palabrasaflordepiel

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s