Archivo de la etiqueta: Carmen Galindo

De dónde viene “ser un aviador”

captura-de-pantalla-2016-11-25-a-las-8-51-56

Yo quiero en otra vida (si no se puede en ésta) ser un aviador. O una. Da igual. No de los que pilotan aviones y hacen piruetas en el aire, sino de los que cobran sin trabajar, sin aparecerse por la oficina de gobierno en la que dicen estar empleados. Me dedicaría a leer, eso sí, con una chamarra como la de la foto.

Ese uso mexicano del oficio lo consigna el Diccionario de la Real Academia: “Aviador. Honduras y México. Persona que tiene una sinecura” y, a la vez, define Sinecura como “empleo o cargo retribuido que ocasiona poco o ningún trabajo”. ¿De dónde viene, pues, nuestra actual acepción jodida?

En mi necia búsqueda de etimologías encuentro que dice Carmen Galindo en El lenguaje se divierte, publicado por el ISSSTE hace años: “Después de la Segunda Guerra Mundial, las dependencias gubernamentales recibían a nuestros veteranos de guerra (aviadores) y les daban un empleo. Cada oficina debía amparar a algunos (de ellos)”. No ofrece fuentes, pero suena verosímil.

Lo único que quiero en esta vida es aviar. Y vestirme de verde.

Da click aquí para ir al blog de Gerardo Mendive, con otra explicación del origen de la expresión.

A

15 segundos para contestar

Imagen 1

Las adivinanzas son de mis juegos de lenguaje favoritos. Pequeñeces de bodegón, se presumen cuando vienen visitas: rompen la respuesta en fragmentos, algunas son ingenuas y otras juegan con el doble sentido (sexual pero no sólo), unas son auténticos haikús. Tienen larga historia en este suelo: en su Historia general de las cosas de la Nueva España, Fray Bernardino de Sahagún cita adivinanzas de los primeros mexicanos, todas precedidas de la frase “qué cosa y cosa”, como: “¿Qué cosa y cosa que tiene los cabellos canos hasta el rabo y cría plumas verdes?”: la cebolla.

Aquí van algunas encantadoras. El reto es adivinarlas, pero abajo vienen las respuestas. Éstas son mexicanas, agradecería mucho si alguien añadiera ejemplos de otros países…

1. “Si el enamorado es entendido, aquí va el nombre de la dama y el color de su vestido”.

2. “Agua pasa por mi casa/ cate de mi corazón/ el que no me lo adivine/ es un burro cabezón”.

3. “Lo duro mete en lo blando/ y lo demás queda colgando”.

4. “Tienen picos y no comen/ tienen ojos y no ven/ tienen hojas sin ser plantas/ y cortan, sin ser desdén”.

5. “Una señorita muy enseñorada/ pasa por el agua/ y nunca está mojada”.

Citadas por Carmen Galindo en El lenguaje se divierte (ISSSTE).

Respuestas: 1. Nombre: Elena, color: morado. 2. Aguacate (fruto llamada “palta” o “avocado” en otros países americanos). 3. Aunque despierte el morbo, la respuesta es blanca: el arete. 4. Las tijeras. 5. La Luna.

‘Go you to know’ y otras intraducibles

Imagen 2

  • ‘For if the flies’
  • ‘You left me whistling in the hill’
  • ‘Here only my fried pigskins crackle!’

Cada idioma tiene expresiones intraducibles, que resultan divertidas en otra lengua. Las primeras dos las conozco hace años mientras “You left me whistling…” y “Here only my pigskins…” son de Carlos Fuentes, dice Carmen Galindo en El lenguaje se divierte (ISSSTE). Según el Diccionario de Mexicanismos significan:

  • Go you to know = Ve tú a saber: Tener dificultad para averiguar algo. ‘Ve tú a saber cuándo me pagan’.
  • For if the flies = Por si las moscas: Por si acaso. ‘Guardé el dinero bajo llave, por si las moscas‘.
  • You left me whistling in the hill = Me dejaste chiflando en la loma: Quedarse esperando. ‘Mi novio no llegó por mí, me dejó chiflando en la loma‘.
  • Here only my fried pigskins crackle! = Aquí sólo mis chicharrones truenan: Imponerse sobre otros. ‘Aquí, nena, yo mando. Sólo mis chicharrones truenan‘.

Me gustan esos juegos entre idiomas, que en México suelen hacerse con el inglés dada la cercanía con EUA y la prevalencia de esa lengua. Son otra variante del riquísimo Spanglish, pero no tienen que limitarse a él. Va este ejemplo de Carlos Fuentes con el francés:

  • Faute de baguette, mangez des tortillas: A falta de pan, tortillas: Si no se tiene lo deseado hay que conformarse con lo que está a la mano.

¿Más aportaciones?