Archivo de la etiqueta: Jorge Drexler

Te quiero dentro de mi existencia

Ilustración: Ilisa Millermoon
Ilustración: Ilisa Millermoon

Llega el viernes pero no cualquiera, sino EL viernes cuando quien más me quiere regresa a vivir a México. Fueron dos años de una relación a distancia, macerada a fuerza de entusiasmo y compromiso, con ganas de cuestionar la lógica porque cuando nos veíamos sabíamos que sí, valía la pena cocinar esta locura.

Encontrando días al mes para coincidir en el D.F. o Buenos Aires pero también en Milán, Bogotá, Chiapas, Guatemala, San Luis Potosí o Cartagena de Indias, nos hundíamos en un adictivo coctel de amores y deseo. Así, en este viernes de fiesta más que ningún otro, termina una etapa e inicia otra, igualmente desafiante y rica. Kevin Johansen y Jorge Drexler me acompañan a celebrar con este tema delicioso que escribieron para mí, una declaración de amor que canto a voz en cuello. Salud…

“El que se quede sin dar el paso, no voy a ser yo./
Quien se canse de tus abrazos, no voy a ser yo./
No voy a ser yo, no voy a ser yo./
Tengo tiempo y tengo paciencia, y sobre todo/
Te quiero dentro de mi existencia de cualquier modo,/
Y aunque falte tal vez bastante, no voy a ser yo/
El que se canse antes, no voy a ser yo […]”

 

Jorge Drexler y yo nos damos de besos

Imagen 3“México y yo nos estamos conociendo. Me está regalando el beso de la primera cita, que es chiquito pero maravilloso, y cada vez es más grande. A ver adónde llegamos”, le dice el cantante uruguayo a la revista Gente (junio 2013). Por supuesto, se refiere a nuestra incipiente relación, es decir, a la que tenemos él y yo: lo conocí a través de “Polvo de estrellas”, la canción inspirada en el poema de Ernesto Cardenal y me cayó bien. Luego, fui con mi amiga Anavi a un concierto y no me cayó bien pero me gustó su música, sus letras. No le he oído nada nuevo pero aún llevo este beso en los labios: “[…] cuando duermo apareces/ y también cuando me callo./ Vienes siempre que te marchas/ acudes cuando te llamo./ Sueles estar en las calles/ si miro atrás, si me paro./ Cuando me quedo en silencio/ apareces siempre tú”.

Vamos a ver adónde llegamos él y yo (mientras tanto, debería confesarle que le dedico a mi pareja las canciones que él me escribe).