Archivo de la etiqueta: Quino

#LunesDeHumor No cuenten con mi mal genio

Cartón: Quino
Cartón: Quino

Amanecí asquerosa, repulsivamente optimista: hoy nadie me quita la convicción de que las cosas van a  mejorar.

Como señala Quino en el cartón, asumo el masoquismo que implica, porque demanda mantenerme al pie de la trinchera. Sería más fácil bajar los brazos y abandonarme a la derrota pero gracias, no lo quiero.

Así que hoy no cuenten con mi derrotismo ni con mi mal genio. Andaré todo el día con sonrisa estúpida, aunque sea lunes.

#LunesDeMonos ¿Alguien, unas muletas para el alma?

Cartón: Quino
Cartón: Quino

Ayer Colombia votó por el “No” a la paz. Tengo muy queridos amigos colombianos y me lastima su dolor hondo. El mundo está de veras de cabeza, así que no dudo que en unos meses el discurso lacerante de Trump gane las elecciones en EUA. ¿Cómo alimentar el optimismo en un mundo tan desquiciado? Carajo, ¿dónde se consiguen las muletas que pedía la Mafalda del imprescindible Quino?

Perdón por lo negro de este #LunesDeMonos. Si alguien puede documentar mi optimismo se lo voy a agradecer de veras.

#LunesDeMonos Después de 40 años juntos, qué más da el resto

Cartón: Quino www.quino.com.ar
Cartón: Quino http://www.quino.com.ar

Hace meses que no pasa por aquí el magnífico Quino, así que hoy le levanto el castigo de forma temporal y lo invito al #LunesDeMonos, con este cartón acidito que ahora me parece simpático pero en unos años, no muchos, seguramente me hará llorar. Y no, no porque un esposo o novio me vaya a preguntar algo similar (a como voy, con cambio de modelo cada cinco años en promedio, la cosa no pinta hacia allá), sino porque a mí misma se me va a olvidar para qué se usaban ciertas partes del cuerpo.  Aprovecho, pues, para reírme hoy.

Deseo que el cartón haga que el lunes de todos sea menos lunes…

Adán sigue teniendo la culpa

Cartón: Quino
Cartón: Quino

Para aceitar el arranque de semana aquí va un cartón del genial Quino, papá de Mafalda y de otros hijos brillantes, además de profeta de la sociología. La fuerza incontestable del dibujo me obliga a añadir un par de notas explicativas, a leer según el caso.

Si eres hombre: Por favor no te sientas aludido. El cartón se refiere a tu amigo, tu primo y tu compadre, jamás a ti.

Si eres mujer: Ésta es la razón bíblica por la que muchos hombres dicen buscar pareja pero en realidad quieren una mamá, es decir, alguien que cocine, aguante pataletas, levante la ropa, consienta y cure raspones. Si tienes quejas puedes hacerlas llegar a PrimerAdán@gmail.com.

Si eres Dios: Hubieras empezado todo de nuevo. De veras.

Mafalda, entrada en años

Imagen 1
Dibujo: http://www.dosisdiarias.com

La encantadora Mafalda que concibió Quino pedía detener el mundo para poder bajarse. Ahora, el ilustrador chileno Alberto Montt (quien recién presentó el volumen dos de su serie En dosis diarias, publicado por Sexto Piso), propone una variante: la de la Mafalda madura y ligeramente amargada, que pide que sean otros los que se bajen.

No es por hacerle mala sangre al sábado, pero me identifico con su petición. Perdonen: sé que es época de amor al prójimo, villancicos y demás publicidad que tintinea, pero además de que la fecha no me inspira, algunos simplemente no se lo merecen.

Da click aquí para ir a la entrada Historia del náufrago con mala ortografía, con un cartón de Montt

 

Idea para que la boda salga gratis

Ilustración: Quino
Ilustración: Quino

Por supuesto, el dibujo es aportación del genial Quino, papá de Mafalda y sus amigos. Reto a cualquiera a encontrar una mejor manera de sacarle partido al casamiento, en esta era donde la publicidad gobierna. Hasta hoy, protagonizar una boda estaba totalmente fuera de mis planes de vida, pero empiezo a reconsiderarlo sólo porque mataría por saber quién de los invitados me felicita por la idea progresista.

Por qué no veo milagros papales

 

Cartón: Quino
Cartón: Quino

Para sobrellevar mejor el inicio de semana y los acontecimientos de ayer, domingo, aquí un cartón del genial Quino. Cualquier similitud con los milagros atribuidos al hoy santo Juan Pablo II (antes Papa y encubridor de pederastas) es totalmente intencional.

 

Quino no pudo ser Picasso (pero Picasso tampoco fue Quino)

Imagen 1

Esta semana, el dibujante Quino, padre de la fascinante Mafalda y compañía, recibió la Legión de Honor entregada por el gobierno francés. A propósito del reconocimiento dijo: “Yo quería ser Picasso, estoy contento del resultado con Mafalda, pero no del todo”. La postura canónica (y pedante) dice que una historieta está lejos un cuadro consagrado, que cómo compararlos. No coincido. Cada uno tiene su lugar y radio de influencia, merece sus aplausos. El arte culto no es más arte que el dibujo. Es decir, no es más destacado un cuadro que una ilustración, una escultura que un graffitti, un poema épico que un corrido. Por igual interpretan el mundo, lo traducen a un idioma personal y así tocan a otros.

Creo que el Picasso creador de Guernica suscribiría lo dicho por Quino. Cuando le preguntaron de qué hablaría hoy su célebre personaje respondió: “De la estupidez humana”. Tanto el pintor español como el dibujante argentino tejieron en torno a ella y qué bueno: necesitamos la voz de Picasso y la de Quino porque la estupidez abunda, a veces gana la partida, y hay que contrarrestarla por todos los frentes.

Da click aquí para leer una entrada sobre Mafalda como “mamá”

Oficios impensados para tiempos de crisis

Imagen 1Ablandador de zapatos, masticador de carne dura para ancianos sin dientes y hacedor de antigüedades exprés son algunas ocupaciones que el colombiano Daniel Samper Pizano sugiere para tiempos de crisis en El discreto encanto del liguero (Panamericana Editorial/ El Áncora Editores). Aquí, otras dos igual de ocurrentes:

“Usador de toallas: Nada seca peor que toalla nueva. En casas, clubes y gimnasios recompensarían con gusto a quien desgaste las toallas nuevas hasta que adquieran esa capacidad de absorción de agua que únicamente el repetido uso da. Equipo: buena voluntad y agua caliente.

Hacedor de colas: Algunos vivos descubrieron ya el truco: vender puestos en las colas. No es, pues, una idea original, pero sirve para reiterar que cuando uno no tiene nada que hacer porque está desempleado, una buena manera de no hacer nada es hacer cola, para después negociar el turno. Lo mejor es que este oficio puede combinarse con otros como masticar carne o amansar zapatos, que no resultan incompatibles con la espera. Equipo: buena voluntad y paciencia. Un banquito ayuda a veces”.

La literatura y su bendita capacidad de hacer reír sin dejar de ser crítica.

Mafalda y el Día de la madre

Screen shot 2013-05-10 at 9.48.55 AM

Debo haber tenido unos 15 años. Era 10 de mayo, es decir, Día de la madre en México. La fecha me resultaba desde entonces insoportablemente cursi, así que para romper la solemnidad le regalé a la mía esta tira de Mafalda. Aunque mi mamá tiene un montón de virtudes, el humor no se cuenta entre ellas: mi regalo me parecía divertidísimo pero no fue bien recibido (seguro no he madurado porque todavía me lo parece). En todo caso sirvan hoy ese recuerdo y la tira para dos fines:

1. Burlarme un poco de la fecha pero aprovechar la excusa para agradecer en el alma tener aún a mi mamá, con todo lo que ella significa de amor, aguante y apoyo. Educada a la forma tradicional, quizá no ha compartido 90% de mis decisiones trascendentes, pero me ha respaldado y abrazado en todas: estudiar en una universidad pública pudiendo hacerlo en una privada, casarme muy joven con el hombre que lo hice y tener una hija con él, divorciarme años después, dejar la seguridad de un empleo para saltar al mundo de las revistas, abandonar la fe familiar, vivir sola con mi hija en vez de regresar al hogar materno, no “resignarme” a ser sólo mamá y defender con garra ser mujer=tener pareja, amar a un hombre que vive en el extranjero. Siempre ahí, siempre cariñosa, ha sido el “te quiero” más constante a lo largo de mi vida. Y eso no es poco.

2. Decirle hoy a mi hija que en efecto nos graduamos el mismo día, que si soy mamá es gracias a su llegada al mundo y que agradezco a todos los dioses que precisamente ella sea la personaja favorita de mis cuentos.