Archivo de la categoría: deseo

Cachonderías aparte, el deseo es la razón que me mantiene aquí.

Lo que me pasa con cierta combinación de letras

Algunos nombres me interesan más que el resto.

Quiero poner los ojos en el espacio entre sus signos, meterme en el dulzor de cada uno de sus sonidos.

Me atrae la mitología que los envuelve.

Su capacidad de combustión.

No conozco las letras que dan forma a algunos nombres.

 

#MiércolesDePoesía Las muchachas que hacen eso en lo oscuro

Gustave Courbet, Las durmientes, 1866
Gustave Courbet, Las durmientes, 1866

Sería su cumpleaños 100 pero no lo celebró, porque en 2011 cruzó a la acera de enfrente. Y ahí se cuentan distinto los años.

Cuando el chileno Gonzalo Rojas (1916-2011) se preguntaba ¿qué se ama cuando se ama?, ensayaba respuestas sobre el asunto, tan falso y tan hermoso. Este poema, sobre el sexo entre mujeres e incluido en Las hermosas (Poesía Hiperión), es un intento por explicar “la furia del espectáculo” mientras “llueve peste por todas partes de una costa/  a otra de la Especie”. Qué a gusto, que existan equívocas doncellas.

Vaya como buena excusa para hacer de Rojas este #MiércolesDePoesía.

A unas muchachas que hacen eso en lo oscuro

“Bésense en la boca, lésbicas
baudelerianas, árdanse, aliméntense
o no por el tacto rubio de los pelos, largo
a largo el hueso gozoso, vívanse
la una a la otra en la sábana
perversa,
y
áureas y serpientes ríanse
del vicio en el
encantamiento flexible, total
está lloviendo peste por todas partes de una costa
a otra de la Especie, torrencial
el semen ciego en su granizo mortuorio
del Este lúgubre
al Oeste, a juzgar
por el sonido y la furia del
espectáculo.
Así,
equívocas doncellas, húndanse, acéitense
locas de alto a bajo, jueguen
a eso, ábranse al abismo, ciérrense
como dos grandes orquídeas, diástole y sístole
de un mismo espejo.
De ustedes
se dirá que amaron la trizadura.
Nadie va a hablar de belleza”.

 

 

Naufragio

 

captura-de-pantalla-2016-12-15-a-las-10-48-42

La noche tiene costas, bahías de calma que con frecuencia te incluyen. El día, las suyas, con sus propias reglas y vientos.

Yo navego entre paisajes, entre una y otra geografía, pero a veces soy quien flota a la deriva en una pequeña balsa.

Y trata de no enloquecer.

 

Por un beso de esos

Foto: Julie Andrews y Rock Hudson en Darling Lili (1970)
Foto: Julie Andrews y Rock Hudson en Darling Lili (1970)

“Se inclinó y la besó de una forma que ella sintió que debía besarla siempre” (p. 182). -D. H. Lawrence, El amante de Lady Chatterley, Sexto Piso.

A veces, pocas veces, un beso cambia por completo el norte y el sur, porque si alguien es capaz de decir todo eso con los labios, entonces el lenguaje no sirve de mucho. Y, en este caso, tampoco yo y mis labios hemos de mucho. Hasta este momento.

captura-de-pantalla-2016-10-15-a-las-10-08-02

Si esto es amor de tenebra, no sé

captura-de-pantalla-2016-11-22-a-las-8-56-41

“[…] Pronto, ¡pronto! Que unidos, enlazados,
boca rota de amor y alma mordida,
el tiempo nos encuentre destrozados”.

Estos tres versos finales pertenecen al “Soneto de la guirnalda de las rosas” de Federico García Lorca. El poema fue desconocido por décadas y dado a conocer apenas hace unos 30 años, como parte de los Sonetos del amor oscuro, en los que el poeta asume su preferencia homosexual. Da click aquí para ir a los demás poemas de la serie, publicados por Lumen.

Me alucina cómo hace plástico el aturdimiento, la indefensión que provoca el amor.

¿Amor oscuro? PorDió.

Sugerencia para conjurar el frío (y noticia: este blog llega a 8 mil seguidores)

captura-de-pantalla-2016-11-15-a-las-8-01-49

Hoy, la revista mexicana Blanco Móvil publica algunos poemas míos, lo cual me da una relación especial con este martes: le quita un poco el congelamiento inminente.

Aquí va uno de ellos a propósito del clima, de la necesidad de jugar con fuego para no morir ateridos.

Sí, tú, haz caso.

P.D. Hoy mismo este blog llega a 8 mil seguidores. No me la creo, me parece que alguien me está jugando una broma. Igual me dejo consentir con la noticia y me dan ganas de invitar una taza del mejor café del mundo a cada persona que  sigue este viaje de palabras. Gracias de corazón. De veras. De entrañas.

Da click aquí para ir a los poemas en el sitio de Blanco móvil.

#MiércolesDePoesía Lizalde, antídoto

Pintura: Kurt Van Wagner
Pintura: Kurt Van Wagner
El día no quiere amanecer, luego de que el innombrable derrotara toda lógica en Estados Unidos. Por eso (o a pesar de eso) convoco un poema de Eduardo Lizalde, quien acaba de ganar el Premio Carlos Fuentes: las palabras como un antiveneno.

Profilaxis

Los amantes se aman, en la noche, en el día.
Dan a los sexos labios y a los labios sexos.
Chupan, besan y lamen,
cometen con sus cuerpos las indiscreciones
de amoroso rigor,
mojan, lubrican, enmielan, reconocen.
Pero al concluir el asalto,
los dos lavan sus dientes con distintos cepillos.