Archivo de la categoría: diseño

En una de mis 18 vidas futuras me encantaría ser diseñadora.

José “Monero” Hernández: Poner a actuar al Che

Foto: revista Santo y seña
Foto: revista Santo y seña

Aquí, lo que el reconocido ilustrador dijo sobre su nueva locura: dirigir las cámaras para el Che Guevara.

La cámara hace un close-up al cerillo que raspa una superficie y, con la cabeza hecha fuego, enciende un puro. Luego, una mano escribe: “Habana, 1965. Año de la Agricultura. Fidel: Me recuerdo en esta hora de muchas cosas, de cuando te conocí en México…”. Ok, no es una película, pero podría serlo porque cuenta una historia a partir de atmósferas visuales. Y encuadres fregones. Y movimientos de cámara. Es que al dibujar la novela gráfica Che, una vida revolucionaria, José Hernández desquitó sus años como estudiante de cine. Y sí, el libro parece hecho de celuloide. O parece una cinta que se transmutó en hojas. En cualquier caso, es como si el Che hubiera actuado para Hernández. Faltaba más.

Colaborador de La Jornada y de Proceso, coeditor de El Chamuco y ganador del Premio Nacional de Periodismo en 2001, José tomó como guión el libro canónico y homónimo de Jon Lee Anderson sobre el revolucionario (qué ávido). Por consiguiente, se aventó la puntada de tener como protagonista a un ícono mundial, el San Che, patrono de las revoluciones, que hoy es llavero, taza, camiseta, pluma, llévelo, llévelo. Pero es también el personaje tenebroso que otros denuestan, asesino más que mártir. Del blanco al negro y de regreso, ¿cuál de todos iba a poner a actuar? El camino que el caricaturista planteó, de acuerdo con Jon Lee y con la editorial Sexto Piso, fue el menos fácil: evitar los extremos y presentar a la persona de Ernesto “Che” Guevara, contradicciones incluidas. Así, en la novela figura el hijo de mamá, lo mismo que el guerrillero que ejecuta a un traidor y le requisa su reloj. O sea, el Che actúa de sí mismo. Y convence.

El libro que acaba de publicarse es el volumen 2, Cuba (“Si Star Wars arrancó a la mitad, ¿por qué nosotros no?”, preguntan José y sus ojos brillantes). A fines de este 2016 saldrá el 1, correspondiente a la estancia del guerrillero en México, y en 2017, el relativo a Bolivia, para coincidir con los 50 años de su muerte. En este primer volumen, espléndido en fondo y forma, no me parece que haya duda: el dibujante salió airoso como “director” del debut cinematográfico del Che.

Aquí, lo que dijo en entrevista sobre este trabajo.

DOS RASGOS
Aunque me impresionaba su congruencia, Guevara no era un referente para mí, sobre todo porque fue un convencido de la lucha armada y yo estoy totalmente en contra. Sin embargo, al estudiarlo vi que era íntegro hasta la exageración y lo admiré más. Nunca admitió trato preferencial para sí ni para los suyos. La congruencia fue uno de los rasgos que más me interesó enfatizar de él; el otro fue su idealismo. Sabía que en una revolución se triunfa o se muere y no le causaba conflicto. Luego de una batalla escribió en su diario: “Noté algo que nunca había sentido: la necesidad de vivir. Eso debe corregirse”. Imagínate.

NO SABÍA DIBUJAR
Una cosa es la caricatura política que hago, poner cabezotas y cuerpecitos, pero otra es hacer algo realista. Cuando trabajé el libro Septiembre. Zona de desastre con Fabrizio Mejía Madrid me di cuenta de que realmente no sabía dibujar. Para este libro tuve que hacer muchos bocetos antes de arrancar y luego, ya metido en el proceso, corregí mucho. Varias veces me amanecí dibujando.

Captura de pantalla 2016-04-12 a las 10.12.54

CONSTRUIR VERACIDAD
Quise presentar la historia de una manera cíclica, tanto narrativa como visualmente, así que el libro arranca cuando el Che sale de México y termina cuando deja Cuba. Me documenté bien, para que cada cosa fuera tanto veraz como verosímil. Leí unos 10 libros sobre el personaje y todas las novelas gráficas que encontré. También vi muchas fotos de él a lo largo de su vida y hasta estudié su caligrafía, para fusilármela cuando le escribe a Fidel. Por otro lado, investigué sobre esa época en la isla: cómo eran las casas, los coches, la ropa.

LABOR DE EDICIÓN
Como quise hablar de una persona, más que de un personaje, al decidir qué incluir equilibré momentos históricamente imprescindibles, con otros que no son tan relevantes pero tienen peso dramático. Por ejemplo, la relación del Che con su mamá era muy cercana y en las novelas gráficas sobre él casi no se aborda. A mí me parece narrativamente fuerte que, en diciembre de 1956, tras un ataque de Batista, los papás del Che leen en el periódico de Buenos Aires que lo mataron. La mamá llama a la redacción y le dicen que la noticia no está confirmada. Llega la noche de Año Nuevo, están tristes, y en eso un anónimo mete bajo la puerta una carta en la que él mismo confirma que está vivo. Me pareció indispensable no dejar fuera esa escena.

MÁS ALLÁ DE LA FOTO DE KORDA
Usando herramientas de cine que aprendí en el CUEC armé secuencias que funcionaran como pequeñas historias. Con ellas busco atrapar al lector, que se pique con la acción. ¿Quién me gustaría que leyera la novela? Ojalá les guste a jóvenes que sólo conocen al personaje por la foto de Korda y sea una puerta para que de ahí pasen, por ejemplo, al libro de Jon. Pero también creo que puede disfrutarla gente que conoce bien la revolución, porque le añade detalles nuevos.

ACCIÓN GRÁFICA
No me gustan las historietas con narrador. Es muy fácil que un texto lo diga todo, pero lo padre es que los hechos se cuenten con imágenes. Por eso, aquí los diarios y cartas del Che son los que complementan los dibujos. También cito de pronto lo que se dijo en un programa de radio, lo que publicó The New York Times o lo que otros personajes opinaron. Me gusta que las páginas tengan poco texto, que la acción se narre gráficamente.

Captura de pantalla 2016-04-12 a las 10.15.12

(Originalmente publicado en la revista Santo y Seña, marzo 2016).

#FILGuadalajara De poesía, seductores y otras banalidades

IMG_4882

Reporte desde el frente: las musas semidifusas se pusieron de nuestro lado anoche y la doble presentación de los libros Fiasco, de Rafael Carballo, y mi Rabia de vida/ Rabia debida fue todo lo buena que hubiéramos querido. Con Alma Delia Murillo, escritora que es todo lo inteligente y brillante que quiere (y es bien conocida su voracidad), hicimos una lectura a tres voces, platicamos de por qué la banalidad urgente de escribir poesía, hablamos de influencias, nos reconocimos lectores pero, sobre todo, firmamos una suerte de declaración de principios: hacer poesía es relevante y es una total necedad, ambas cosas al mismo tiempo más que nunca, con todo provecho. Cómo no voy a adorar a esos dos irresponsables-amantes-de-la-poesía con los que compartí la mesa y con quienes me unen tantos hilos vitalesAdemás, ante la mirada atenta de Josefina Larragoiti, directora de Editorial Resistencia, tuvimos un público sospechosamente interesado en escucharnos. Y al final hasta se vendieron libros, mismos que firmamos. Gracias a quienes nos acompañaron y gracias también a quienes mandaron buenas vibras. Aquí abajo pongo algunas fotos del evento, por el puro morbo.

En otro registro, para celebrar este #MiércolesDePoesía aquí va un poema de Tanya Huntingon, escritora estadounidense que vive en México hace tiempo, dedicado a esos seductores banales que huelen a ajo. Pertenece a la preciosidad de libro A Dozen Sonnets For Different Lovers, publicado por Ediciones Acapulco y con ilustraciones de Alejandro Magallanes (¿hay otro?). Me encanta el humor de los poemas cabroncitos, el concepto del libro y su ricura de diseño. Aunque la traducción de Hernán Bravo Varela no me enloquece, igual la incluyo abajo.

Con más alcohol encima del que la gente decente se permite, fruto de una monumental noche de fiesta y baile de Editorial Almadía, ya salgo corriendo a más actividades dentro de la FIL. Buen #MiércolesDePoesía.

for the Seducer

“We’re single. So what’s wrong with having flings?”
You asked. I hesitated, glanced around
the table… first I saw the Garlic King,
sans crown, of course, who nodded, looking down
and in a drunken stupor sighed and moaned;
“It must be you!” Beside him sat a man
who owns a restaurant for dogs. He groaned:
“So beautiful. Cute Lips, I am your fan”.
They were surreal. Grotesque antagonists
who’d managed to escape their comic book.
I wondered how to leap from there to tryst.
I wondered if desire was all it took.

You kissed me gently. That was how I fell,
“All right, then. Let’s go back to your hotel”.

para el Seductor

“Somos solteros. ¿Qué hay de malo en ser amantes?”
Preguntaste. Dudé, mientras miraba en torno
de la mesa… Al primero que vi fue al “Rey del Ajo”,
sin corona; asintió y agachó la mirada;
y en un sopor etílico suspiraba y gemía:
“¡Yo quiero que seas tú!” Se sentó al lado un hombre
que tenía un restaurante para perros. “Hermosa
—me gruñó—. Soy tu fan, mamacita”: Qué irreales
los dos. Antagonistas grotescos que lograron
huir de entre las páginas de un cómic. No sabía
cómo pasar de ahí a una cita amorosa,
ni si el deseo era lo único que hacía falta.

Me diste un beso tierno. Caí a tu pies, rendida.
“De acuerdo. Si tú quieres, volvamos a tu hotel”.

 

Captura de pantalla 2015-12-02 a las 12.13.29

 

Captura de pantalla 2015-12-02 a las 12.13.41

Captura de pantalla 2015-12-02 a las 12.12.01

Captura de pantalla 2015-12-02 a las 12.13.00

#LunesDeHumor Cómo no reírme de mí

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 9.23.31
Cartón: Rayma Suprani

Aunque la vida se luce burlándose de uno, siempre existe ocasión para más autohumor. Motivos hay de sobra, pero hoy me centro en la feroz extravagancia de no disfrutar a fondo lo que tengo por estar pensando en lo que no tengo (sí, en especial cuando se trata de pareja). Es lo que viene siendo el posgrado en fantasmagorías, la versión afectiva de la mosca en la pared, tan contrapuesta a aquella perla presocrática josesiana: “Ya lo pasado, pasado. No me interesa”. Cómo no reírme de mí cuando me veo así dibujada, tan chistosita yo.

El cartón merece un comentario adicional: es de Rayma Suprani, humorista gráfica venezolana quien ha tenido una postura crítica hacia Nicolás Maduro y, en su momento, hacia Hugo Chávez. Trabajaba en el periódico El Universal, el más grande y antiguo de ese país, y fue despedida en 2014 tras 18 años de trabajo, cuando representó la salud de Venezuela en un monitor cardiaco: la firma de Hugo Chávez como una línea recta, muerta. Está activa en Twitter como @raymacaricatura. Vale la pena.

Que el #LunesDeHumor sea menos lunes. A mis costillas.

#LunesDeMonos Cómo reírse de escritores y lectores durante 200 días

Captura de pantalla 2015-06-07 a las 18.49.57

En este #LunesDeMonos no propongo un cartón, sino una espléndida colección de cartones.

Desde su creación, en 1925, la revista The New Yorker estableció una indiscutible tradición de publicar buen humor gráfico (bueno en el sentido de “eficaz, que hace reír”, no en la bostezante acepción moralina). En especial me alegra que uno de sus temas recurrentes sean los libros, los escribidores y también sus cómplices perfectos: los leedores. Y esto no sorprende, dada la vocación literaria de la publicación por cuyas páginas han desfilado autores de primer nivel (Ernest Hemingway, John Updike y Julian Barnes, entre ellos) y han aparecido textos que se han convertido en referente de las letras contemporáneas.

Pues la excelente noticia es que ahora llega a mis manos una compilación de casi 200 cartones librescos titulada Los libros en The New Yorker. Están divididos en cuatro categorías: Autores, Editores, Lectores, Libreros. O sea, la crema y nata del mundillo literario. Publicado por la editorial española Libros del asteroide (qué nombre más musical se fueron a poner) y distribuida en México por los amigos de Sexto Piso, es un deleite de principio a fin. Hay sarcasmo, guiños de complicidad, travesura, humor negro. Además, la traducción (a cargo de Miguel Aguayo) está bien lograda. Ahí está el escritor que le dice a su hijita que ya está acostada: “Ahora cierra los ojos y duérmete o papá te leerá un poco más de su novela”. Y el tipo que, tratando de ligar a una mujer que lee en el parque, se adelanta: “¡Qué coincidencia! Estás leyendo el mismo libro que yo pensaba leer”. Y también el editor que le dice a un autor sobre manuscrito: “Como novela no funciona, pero nos gustaría publicarlo como calendario de mesa”.

Es humor en serio, es decir, ingenioso, divertidísimo, agudo. No sé cómo no había salido antes, pero qué bueno que ya existe.

(Originalmente publicado en mi blog Deli(b)rios, en el sitio web de la revista SoHo)

Screen shot 2015-05-28 at 10.21.09 AM

Captura de pantalla 2015-06-07 a las 18.46.31

Screen shot 2015-05-28 at 9.26.29 AM

 

Humor de incesto

Captura de pantalla 2015-04-26 a las 18.24.31
Cartón: Pablo Díaz

El fin de semana pasó demasiado rápido y de nuevo es mañana de lunes. Para animar el alma va este cartón del argentino Pablo Díaz. No pude encontrar más información sobre él, pero la estampa me parece muy buena, así que lo invité a este #LunesDeMonos.

Que la semana sea leve.

Muestrario de páginas en blanco

Fotos: Anacleta Palmer http://anacletapalmer.blogspot.mx
Fotos: Anacleta Palmer
http://anacletapalmer.blogspot.mx

Tenía tiempo de no pasar por la espléndida revista de fotografía online mambomag.com. Siempre que lo hago encuentro algo hermoso que traer a casa, para abrazarlo y hacerlo mío. Esta vez es el trabajo de la española Anacleta Palmer, artista residente en Chile. Fotógrafa en la mano derecha y diseñadora en la izquierda, combina ambas para crear la serie De cuerpo ausente. Se trata de imágenes descontextualizadas en torno al tema de la ausencia, del no-cuerpo, trabajadas con luz natural y sí, manipuladas para proponer “[…] un tesoro de lagunas y ausencias,/ un muestrario completo de páginas en blanco” (versos que tomo prestados del poema “Cosas que no tendremos” de la española Josefa Parra). Me encanta.

Captura de pantalla 2015-04-21 a las 7.20.55

Captura de pantalla 2015-04-21 a las 7.20.36

Captura de pantalla 2015-04-21 a las 7.20.19

Captura de pantalla 2015-04-21 a las 7.40.29

Captura de pantalla 2015-04-21 a las 7.19.21

Captura de pantalla 2015-04-21 a las 7.20.01

 

Humor para el lunes de regreso de vacaciones (por Jis)

Captura de pantalla 2015-04-13 a las 6.56.36

Llega el lunes y el ánimo se siente herido, apaleado, en especial si uno disfrutó de vacaciones y ahora debe reincorporarse a la vida productiva (ese invento jodido). Por eso el #LunesDeMonos es la opción necesaria para aligerar lo que de otra manera sólo puede verse negro. Aquí va un cartón del mexicano Jis, que describe de manera puntual mi estado de ánimo en esta mañana.

Nota para quienes leen este blog fuera de México: “hueva”, en perfecto idioma azteca, significa pereza, falta de ánimo, flojera, fiaca, pesadez.